La vacuna nasal contra el alzhéimer empieza los ensayos en humanos por primera vez

Una trabajadora en un laboratorio prueba un spray nasal (no relacionado con el alzhéimer) en una fábrica de productos farmacéuticos y de belleza en Saint-Chamas, Francia, el 21 de enero.
Una trabajadora en un laboratorio prueba un spray nasal (no relacionado con el alzhéimer) en una fábrica de productos farmacéuticos y de belleza en Saint-Chamas, Francia, el 21 de enero.

Nicolas Tucat/AFP/Getty Images

  • El Brigham and Women's Hospital lidera el primer ensayo en humanos de una vacuna nasal contra el alzhéimer.
  • La vacuna está diseñada para prevenir o ralentizar la progresión de la enfermedad.
  • Utiliza un fármaco, Protollin, para estimular a las células inmunitarias a eliminar la placa viscosa del cerebro.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los tratamientos para el alzhéimer parecían una perspectiva improbable hace tan sólo unos meses. 

Los ensayos de medicamentos han intentado y fracasado durante 20 años producir tratamientos que detuvieran la progresión de la enfermedad. Y varias de las grandes empresas farmacéuticas han abandonado por completo la misión de desarrollar soluciones para el Alzheimer. 

Es decir, las únicas esperanzas de mejora de los pacientes eran los fármacos que disminuían los síntomas —como la pérdida de memoria, el insomnio y la pérdida del lenguaje o la capacidad de razonamiento— durante un tiempo limitado. 

Pero, ahora, el abanico de tratamientos para el alzhéimer parece estar abriéndose por fin. 

Los científicos advierten de la "pandemia de demencia" que podría acelerar el COVID-19: hasta 80 millones de afectados para 2030

La semana pasada, el Brigham and Women's Hospital anunció que iba a liderar el primer ensayo en humanos de una vacuna nasal contra el Alzheimer, diseñada para prevenir o ralentizar la progresión de la enfermedad

El ensayo es pequeño: 16 personas de entre 60 y 85 años de edad con síntomas de alzhéimer recibirán 2 dosis de la vacuna con una semana de diferencia. 

No obstante, cabe destacar que realmente se basa en décadas de investigación que sugieren que la estimulación del sistema inmunitario puede ayudar a eliminar las placas beta-amiloides del cerebro. 

Estas placas viscosas son un rasgo distintivo de la enfermedad de Alzhéimer. Se forman cuando se acumulan trozos de la proteína beta-amiloide entre las células nerviosas, lo que puede alterar la capacidad de una persona para pensar o recordar información. 

Crean un algoritmo que detecta los cambios cerebrales previos al alzhéimer con casi un 100% de precisión

La vacuna consiste en la pulverización de un fármaco llamado Protollin directamente en las fosas nasales, con el objetivo de activar las células inmunitarias para que eliminen la placa. 

El concepto no es del todo nuevo, pero es especialmente prometedor ahora que los científicos comprenden mejor cómo tratar la enfermedad, según explicado a Business Insider Jeffrey Cummings, profesor de ciencias sobre el cerebro de la Universidad de Nevada, en Las Vegas, Estados Unidos.

"La idea de activar las células inmunitarias es cada vez más importante en el tratamiento del alzhéimer, dice Cummings. Asimismo, destaca que un aerosol nasal podría ser mejor para administrar Protollin a las células inmunitarias que una inyección o un inhalador.

Los resultados del ensayo podrían decirnos más sobre cómo frenar la progresión de la enfermedad, ya que los participantes deben estar en una fase temprana y, por lo demás, gozar de buena salud. Sin embargo, antes de que la vacuna nasal pueda pasar a ensayos de mayor envergadura, los investigadores deben demostrar que es segura y determinar qué dosis administrar.

La autorización de nuevos fármacos para el alzhéimer tras la polémica

Campus de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) en Silver Spring, Maryland, el 14 de octubre de 2015.
Campus de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) en Silver Spring, Maryland, el 14 de octubre de 2015.

AP Photo/Andrew Harnik, File

El ensayo de la vacuna nasal llega en un año prolífico en tratamientos para el alzhéimer

En junio, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) aprobó el primer medicamento nuevo contra el alzhéimer en casi 20 años, una solución de anticuerpos llamada Aduhelm

Pero dicha autorización no ha tardado mucho en generar controversia: muchos científicos se han preguntado si el fármaco merecía la luz verde de la FDA, porque no había demostrado mejorar definitivamente la memoria o la cognición en los ensayos clínicos.

Aduhelm ha demostrado reducir los niveles de placa en el cerebro de los pacientes con alzhéimer, pero un comité asesor de la FDA determinó que no había pruebas suficientes para confirmar que funcionara como tratamiento. 

El aducanumab, el polémico fármaco de Biogen pionero contra el alzhéimer que divide a los científicos, recibe luz verde en EEUU: por qué algunos médicos se negarán a recetarlo

Parte del escepticismo provenía del hecho de que el fabricante del fármaco, Biogen, había suspendido los ensayos clínicos de última etapa en 2019, porque suponía que el fármaco fracasaría. Pero, aproximadamente 6 meses después, un pequeño grupo de participantes empezaron a mostrar resultados positivos. 

"Biogen detuvo el ensayo creyendo que era inútil, luego siguió a los pacientes, y resultó no serlo. Pero, por supuesto, esto creó una gran controversia en la interpretación de los datos", describe Cummings. 

La FDA votó a favor de la autorización del fármaco en el marco de una vía especial acelerada, que da luz verde a los medicamentos con probabilidades de beneficiar a los pacientes incluso cuando no se sabe con certeza si funcionan bien. 

Los científicos consideran que se ha dado un giro a la investigación sobre el alzhéimer

Un médico revisa un escáner cerebral PET en el Banner Alzheimer's Institute de Phoenix.
Un médico revisa un escáner cerebral PET en el Banner Alzheimer's Institute de Phoenix.

Matt York/Associated Press

Actualmente, cerca de 800.000 personas padecen alzhéimer en España. Aunque la Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que entre el 30% y el 40% de los casos en España no se diagnostican.

En 2020, fallecieron más de 15.000 personas con esta enfermedad —15.571 para ser exactos—. 

Según los datos disponibles, las muertes por alzhéimer también son cada vez más frecuentes con el envejecimiento de la población: entre 2015 y 2020 los casos se han situado entre los 14.000 y los 15.000 fallecidos, entre 2014 y 2010 entre los 11.000 y los 14.000, pero entre 2009 y 2005 entre los 8.000 y los 11.000 casos.

Tu forma de conducir podría predecir si vas a sufrir alzhéimer antes de que síntomas, según una nueva investigación

No obstante, según Cummings, en los últimos 5 años, las nuevas tecnologías, como los escáneres cerebrales y los análisis de sangre, han facilitado la confirmación del diagnóstico de alzhéimer y la medición de la eficacia de los tratamientos. 

"Parece que hemos dado un paso adelante", defiende.

Además de Aduhelm, dice, hay otros fármacos de anticuerpos que se han mostrado prometedores. 

La empresa farmacéutica Eli Lilly tiene previsto presentar a la FDA los datos de su fármaco contra el Alzheimer, el donanemab, antes de finales de año, lo que lo coloca en vías de aprobación en 2022. Otras 2 empresas, Biogen y Eisai, están completando conjuntamente una solicitud a la FDA para su medicamento de anticuerpos, lecanemab.

"Estos otros fármacos que son muy parecidos" a Aduhelm, parecen producir un "beneficio clínico", sugiere Cummings.

"Esa es la clave: ¿los pacientes mejoran o al menos pierden su capacidad cognitiva menos rápidamente si son tratados? Eso parece ser cierto para todos estos tipos de fármacos", añade.

Otros artículos interesantes:

Avances en el estudio del alzhéimer: la enfermedad presenta 3 subtipos diferentes

Un estudio identifica las horas que deberías dormir para reducir el riesgo de Alzheimer

5 alimentos que pueden potenciar el riesgo de que tengas Alzheimer, según los médicos

Te recomendamos

Y además