La vacuna rusa Sputnik V tiene una eficacia del 91,4% para prevenir el COVID-19 y es más fácil de distribuir que las de ARN mensajero: Europa podría necesitarla si continúa la escasez

Vacuna rusa Sputnik

Reuters

  • La vacuna rusa Sputnik V tiene una eficacia del 91,6% en la prevención de enfermedad por COVID-19. 
  • Así lo revelan los resultados de su ensayo de fase 3 publicados, por fin, en la revista médica The Lancet. 
  • La eficacia de Sputnik V es una de las más altas del mercado, pero la UE no tiene contratos para adquirir la vacuna rusa. 
  • La escasez de vacunas y los retrasos de las farmacéuticas en Europa podrían obligar a la CE a optar por las polémicas vacunas rusas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La vacuna rusa Sputnik V tuvo una eficacia del 91,6% en la prevención del desarrollo del COVID-19, según los resultados de su ensayo clínico, publicados en la revista médica internacional The Lancet.

La vacuna rusa ha estado envuelta en polémica desde el principio, puesto que se aprobó y empezó a administrarse antes de que se comenzaran los ensayos de fase 3 y no se conocía nada sobre sus datos de seguridad y eficacia. 

"El desarrollo de la vacuna Sputnik V ha sido criticado por su precipitación indecorosa, sus atajos y su falta de transparencia", dice el profesor Ian Jones, de la Universidad de Reading, y la profesora Polly Roy, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en un comentario compartido por The Lancet y recogido por Reuters

"Pero el resultado del que se informa aquí es claro y se demuestra el principio científico de la vacunación", señalan los científicos, que no participaron en el estudio. "Otra vacuna puede unirse ahora a la lucha para reducir la incidencia del COVID-19".

Todas las diferencias que debes conocer entre la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson y las de Pfizer o Moderna

La vacuna ha sido desarrollada por el Instituo Gamaleya de Moscú y los resultados se basaron en los datos de 19.866 voluntarios, de los cuales una cuarta parte recibió un placebo. Según los científicos, se registraron 16 casos de COVID-19 sintomático entre las personas que recibieron la vacuna, y 62 entre el grupo de placebo.

Esto demuestra que un régimen de dos dosis de la vacuna —dos inyecciones basadas en dos vectores de adenovirus diferentes, administradas con 21 días de intervalo— es eficaz en un 91,6% contra la COVID-19 sintomática.

La vacuna lleva administrándose desde agosto, pero no parece que la UE tenga interés 

Sputnik V se convirtió en la primera vacuna en ser aprobada tras recibir la autorización en agosto y empezó a administrarse a profesionales sanitarios y la vacuna ya tiene demanda internacional. 

"Las solicitudes de vacunación de más de 1.200 millones de personas (2.400 millones de dosis, ya que Sputnik V es una vacuna de dos dosis) con la vacuna Sputnik V proceden de más de 50 países. Los suministros de vacunas para el mercado mundial serán producidos por los socios internacionales de RDIF en India, Brasil, China, Corea del Sur y otros países", señala la página web de la vacuna. 

Sin embargo, la UE no se ha mostrado interesada hasta ahora, o por lo menos no públicamente. Cuando se aprobó en un primer momento, el ministro de salud alemán llegó a asegurar que la nueva vacuna contra el coronavirus de Rusia no ha sido probada adecuadamente y el doctor Anthony Fauci, epidemiólogo jefe de Estados Unidos, también afirmó que "duda seriamente" de que Moscú haya desarrollado una vacuna segura y eficaz que esté lista para su uso. 

El jefe de inmunología del hospital de León: "Si algo nos puede sacar de esto, es la vacunación masiva"

Sin embargo, con los datos de The Lancet avalando su eficacia, la CE podría reconsiderar su opción ante la escasez de vacunas a la que se enfrenta y que está ralentizando la campaña de vacunación en los países europeos, bajo amenaza de las variantes. 

Ahora mismo, los contratos que ha alcanzado la Comisión Europea con las farmacéuticas solo aseguran vacunas para el 22% de los ciudadanos antes del verano.

La UE cuenta con las vacunas de Pfizer, Moderna y AstraZeneca que, en conjunto, se han comprometido a suministrar 210 millones de dosis antes de final de junio. 

Además, la EMA recibirá también la solicitud de autorización de Johnson&Johnson este mes y podría empezar a administrar sus dosis en marzo o abril. 

Si las farmacéuticas no aumentan su capacidad de producción y no se aprueban nuevas vacunas, la UE quizá tenga que plantearse apostar por la vacuna rusa. El Instituto Gamaleya ha asegurado que ya ha iniciado el proceso de enviar los datos a la EMA para su evaluación. 

Aunque no especifica cuál es su capacidad de fabricación, el Instituto señala que están escalándola y que el coste de la dosis sería menor a 10 dólares. Además, puede ser almacenada a una temperatura de entre 2 y 8 grados centígrados, lo que facilita su distribución frente a las complejas cadenas del frío de las de ARN mensajero. 

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

LEER TAMBIÉN: Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias

LEER TAMBIÉN: La posibilidad de que Europa alcance la inmunidad de rebaño en verano parece imposible con los contratos actuales

VER AHORA: José Miguel Aparicio, CEO de Audi España: “Los vehículos se van a transformar en plataformas de software que nos conectarán con nuestros clientes”