Por qué vacunar a los niños podría ser clave en la lucha contra la pandemia del coronavirus

¿Qué sucederá con las vacunas a los niños? La población infantil también puede ser clave en la lucha antiCOVID

Valentyn Ogirenko/Reuters

  • Las estrategias de vacunación de los gobiernos contra el coronavirus están priorizando a la población más expuesta y con mayor riesgo.
  • El debate surge respecto a si los niños y niñas también deben vacunarse, y cuándo. La evolución del virus, la respuesta ante las variantes y el resultado de los estudios sobre la eficacia de las vacunas en menores, clave para su respuesta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La campaña de vacunación contra el coronavirus en España ha empezado con los residentes y personal sanitario de residencias de mayores, otro personal sanitario y sociosanitario, grandes dependientes que no estén institucionalizados y personas mayores de 80 años.

Ante la escasez de vacunas, el Gobierno ha optado por priorizar a los grupos de población que entiende más expuestos al coronavirus o con un mayor riesgo de salud. Esto ha ido dejando fuera de las primeras etapas a buena parte de la población joven, que igualmente puede contraer el COVID-19 y sufrir sus efectos, pero es en teoría menos vulnerable.

Un apartado especial merecen los niños y niñas, que a lo largo de meses han supuesto un desafío para la investigación. Si muestran algún síntoma diferente al de los adultos, cuánto tiempo tienen el virus activo en su organismo y la posibilidad de que su sistema inmune se encuentre más preparado han sido algunas de las cuestiones que se han ido analizando.

Los datos a finales de año han indicado que la población infantil representa un pequeño porcentaje de las infecciones por coronavirus, lo que sugiere que su sistema inmune está mejor equipado y se adapta y responde más rápido. 

Sin embargo, aún no está del todo claro cuál es su papel en la transmisión del virus. Las últimas informaciones de los expertos indican que sí pueden contagiar, pero parece que su capacidad es menor.

¿Debe vacunarse a los niños contra el coronavirus?

Todos estos datos colocan a la mayoría de la población infantil al final de la cola para la vacunación contra el COVID-19, si es que llega a ser necesario inocularles la dosis. La posición al respecto no está tan clara.

Por un lado, su edad, sistema inmune y menor capacidad de transmisión del virus los coloca por criterios médicos y de priorización entre los últimos en vacunarse. Por otro, acabar con el coronavirus pasa por vacunar a toda la población, o a una gran mayoría.

La incertidumbre y la logística son los principales desafíos en la campaña de vacunación en España: todo lo que debería ocurrir para alcanzar la inmunidad de rebaño a finales de verano

Hasta que todos se vacunen, niños incluidos, no dejará de existir un "riesgo significativo de un resurgimiento" del virus, ha declarado John Edmunds, parte de un grupo asesor científico del gobierno británico.

Además, inmunizar a los niños también supondrá una mayor protección para los adultos y sobre todo para las personas mayores que entren en contacto con estos. 

“No puedo imaginar cómo podríamos esperar la erradicación del virus, salvo que estemos dispuestos a inmunizar a la mayoría de la población”, advierte Stanley Plotkin, inventor y desarrollador de varias vacunas para otras enfermedades, según recoge The Guardian.

En una línea similar se expresan otros expertos, para quienes la vacunación de niños y niñas eliminaría "reservorios" del COVID-19: grupos de personas que alojan de forma crónica el germen de la enfermedad, actuando como depósito del virus y generando la posibilidad de propagación.

Es el caso de Paul Heath, investigador principal de la rama británica de los ensayos de la vacuna Novavax, quien explica a The Guardian que "puede ser una estrategia razonable vacunar a los niños" para que no supongan un riesgo para adultos no vacunados y ancianos.

También hay voces en España que sugieren lo mismo: "Vacunar a los niños en un contexto en el que la mayoría de la población está inmunizada podría ayudar a frenar cualquier posible transmisión y evitar tener reservorios del virus", afirma Salvador Peiró, experto en Salud Pública, a El Periódico.

Por otro lado, hay una serie de elementos que se deben tener en cuenta: la prioridad parece clara, y apunta a la vacunación de la población de mayor edad, más expuesta y adulta antes de vacunar a jóvenes y niños; además, hay incógnitas por despejar, como la evolución del virus ante las nuevas variantes, y si una inmunidad de la mayoría es suficiente para tener bajo control el COVID-19. 

Ese es el caso para muchas enfermedades infecciosas, por lo que, "si para [controlar] el coronavirus resultara que tenemos que inmunizar a todos, eso sería una excepción, no la regla", aclara al medio británico Adam Finn, miembro de un equipo que realiza estudios pediátricos de la vacuna COVID-19 en la Universidad de Bristol. 

Esta es precisamente otra de las incógnitas: la eficacia y seguridad de las vacunas en niños y niñas. A este respecto, el CEO de Moderna ya ha adelantado que no tendrán datos sobre su vacuna en niños pequeños hasta 2022, aunque comenzarán los estudios "pronto".

Por su parte, Pfizer ya lleva un mes evaluando la eficacia de su vacuna en voluntarios de 12 a 15 años, mientras que el pasado 13 de febrero Oxford y AstraZeneca comenzaron sus estudios en 240 niños de entre 6 y 17 años.

De sus resultados y de la evolución del coronavirus y de la vacunación, entre otros factores, dependerá si la población infantil debe vacunarse también, y cuándo, con algunos expertos apuntando a la posibilidad de finales de año.

Al final, la decisión de inmunizar a los más pequeños pasará por algo tan simple como "si necesita hacerse, o no", concluye Adam Finn.

Otros artículos interesantes:

7 obstáculos que dificultan que España llegue a la inmunidad de rebaño este verano tal y como espera el Gobierno

El CEO de Moderna adelanta que no habrá datos sobre la eficacia de la vacuna en niños hasta 2022

Oxford y AstraZeneca estudiarán su vacuna contra el COVID-19 en 240 niños de entre 6 y 17 años de edad