La propagación del coronavirus entre personas vacunadas podría aumentar el riesgo de una variante aún más peligrosa

Una soldado vacuna a una mujer contra el COVID-19.

Ed Jones/AFP vía Getty Images

  • Las autoridades sanitarias de Estados Unidos creen que la propagación del COVID-19 entre los vacunados puede dar lugar a nuevas variantes que evadan las vacunas.
  • Según los CDC, el virus "está a sólo unas mutaciones de evadir las vacunas". 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus podría estar "a sólo unas pocas mutaciones de distancia" de evolucionar hacia una variante que pueda evadir las vacunas desarrolladas contra el COVID-19, según las declaraciones de este martes de la directora de los Centros para el Control y Prevención de enfermedades de Estados Unidos, Rochelle Walensky.

Conforme a los hallazgos de una investigación publicada este viernes en la revista Scientific Reports, las personas vacunadas —al contrario de lo que se esperaba— desempeñan un papel clave en ese riesgo

La mejor manera de frenar las muertes y los casos graves del COVID-19 es desplegar rápidamente las vacunas. Sin embargo, los investigadores han descubierto que la probabilidad de que surja una cepa resistente a las vacunas es mayor en un escenario que combina 3 condiciones: primero, una gran parte de la población está vacunada, pero no todos; segundo, hay una gran cantidad de virus circulando; y, tercero, no hay medidas para frenar la posible transmisión viral de las personas vacunadas. ¿Te suena?

Cómo diferenciar entre los síntomas del COVID-19 y los efectos secundarios de la vacuna

Antes del auge de la variante delta, que ahora es responsable de más del 68% de los casos de coronavirus en España, esta situación no era un motivo de preocupación porque las investigaciones sugerían que las personas vacunadas no eran propensas a transmitir otras versiones del virus. 

Pero, según un estudio de los CDC publicado este viernes, las personas vacunadas pueden transmitir la variante delta con la misma facilidad que las no vacunadas. Esto podría ayudar a explicar el reciente aumento de los casos de COVID-19 en todo el mundo —España inclusive—.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que, en un entorno en el que delta se está extendiendo entre todas las personas —independientemente de su estado de vacunación—, es imprescindible conseguir que más personas se vacunen inmediatamente para evitar la aparición de una nueva variante resistente a la vacuna.

El desarrollo de las vacunas es una "carrera armamentística evolutiva" contra las variantes

La gente anda por las calles con mascarillas.

John Lamparski/Getty Images

Los investigadores crearon un modelo matemático que predice qué condiciones se asocian con el mayor riesgo de que surjan nuevas variantes que puedan evadir las vacunas.

Con ello han descubierto que, si una parte de la gente está vacunada pero quedan muchas personas sin vacunar, una variante que pueda eludir o evadir parcialmente las defensas inmunitarias inducidas por la vacuna tiene una ventaja competitiva sobre otras versiones del virus. 

Las infecciones con la variante delta son probablemente más graves, según las autoridades sanitarias de Estados Unidos

Así que, con el tiempo, esas cepas menos aptas —que no pueden infectar a los huéspedes vacunados— se extinguen, dejando que las resistentes a la vacuna dominen el escenario viral. Entonces, si la transmisión del virus no se controla (por ejemplo, si hay mucha gente de fiesta sin mascarillas), esas nuevas variantes dominantes pueden extenderse fácilmente y seguir evolucionando.

"Esto significa que la cepa resistente a la vacuna se extiende más rápidamente entre la población cuando la mayoría de la gente está vacunada", explica Simon Rella, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria, que ha trabajado en el estudio a CNN.

Rella y sus colegas señalan que esta dinámica puede dar lugar a que "el desarrollo de vacunas juegue a ponerse al día en la carrera armamentística evolutiva contra las nuevas cepas". 

Las personas parcialmente vacunadas podrían enseñar involuntariamente al virus a esquivar las defensas del organismo

Investigadores en un laboratorio.

Javier Pulpo/Europa Press/Getty Images

Los virólogos llaman "mutantes de escape" a las variantes de un virus que eluden las defensas inmunitarias inducidas por la vacuna o la enfermedad. Hasta ahora, ninguna variante del coronavirus puede escapar completamente a las vacunas desarrolladas contra el COVID-19.

Pero la razón por la que una futura variante podría hacerlo es porque todas las vacunas se dirigen a la proteína espiga del coronavirus, es decir, a las protuberancias afiladas en forma de corona de la superficie del virus que le ayudan a invadir las células humanas. 

Si múltiples mutaciones significativas alteran suficientes características de esa proteína, los anticuerpos podrían no ser capaces de reconocer o combatir adecuadamente esa nueva variante.

Este gráfico muestra la eficacia de cada una de las vacunas contra todas las variantes del coronavirus: la protección podría ser entre un 10% y un 30% menor

Las infecciones entre personas parcialmente vacunadas aumentan el riesgo de una mutación que implique un cambio de juego porque el cuerpo tarda en desarrollar los anticuerpos, las células T y las células B que combaten el virus, y la respuesta inmunitaria aumenta drásticamente tras la segunda dosis. 

Por ende, si alguien se infecta en el intervalo, da al virus una idea de a qué se enfrenta. En el caso de delta, según las investigaciones, una sola inyección de las vacunas de Pfizer o AstraZeneca sólo es eficaz en un 33,5% contra la variante.

"No tener a todos inmunizados crea una circunstancia perfecta para que surjan variantes mutantes de escape", advierte a Business Insider James Hildreth, inmunólogo y presidente del Meharry Medical College. 

"Si hay algunas personas que tienen niveles bajos de inmunidad, en cierto modo, eso es casi peor que no tener ninguna inmunidad".

Hildreth añade que la inmunidad parcial "puede en realidad impulsar la formación y presencia de virus que no se unen al anticuerpo".

"Van a tomar el relevo y serán los que más transmitan", sentencia.

Protestas antivacunas en Estados Unidos.
Protestas antivacunas en Estados Unidos.

Scott Eisen/Getty Images

El nuevo estudio respalda el cambio en las directrices de los CDC que indican ahora a los vacunados que deben llevar mascarillas en las zonas de alta transmisión

En esta misma línea, Hildreth, que está totalmente vacunado, defiende que la mascarilla se debe llevar para no convertirse en un vector y propagar involuntariamente el virus a otros

Otros artículos interesantes:

Los síntomas del COVID-19 están cambiando con las nuevas variantes: estas son ahora mismo las 5 primeras manifestaciones del coronavirus

La variante Lambda entra en España: 5 cosas que necesitas saber sobre esta cepa más contagiosa y con capacidad para evadir las vacunas

Así es la variante Beta del coronavirus, que se expande por Francia y crece en España

Te recomendamos

Y además