Pasar al contenido principal

Las primeras vacunas contra el coronavirus podrían proteger contra la enfermedad, pero no evitar la infección

Vacuna contra el COVID-19 en Rusia
Reuters
  • Las primeras vacunas que se aprueben contra el COVID-19 podrían no impedir que la persona se infecte, sino ayudarle a combatir mejor la enfermedad y protegerle de un cuadro grave, según informa Bloomberg.

  • Adolfo García-Sastre, director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes vinculado al Hospital Monte Sinaí de Nueva York, asegura que una vacuna podría seguir siendo útil aunque no proteja contra infección. 

  • "Con que proteja contra la enfermedad o disminuya el contagio ya tendría sentido", explica.

  • Los primeros datos de la vacuna de Oxford, uno de los proyectos más avanzados, sugieren que podría evitar un desarrollo grave de la enfermedad, pero no impedir la infección. 

  • Descubre más historias en Business Insider España

Las primeras vacunas que se aprueben contra el COVID-19 podrían no impedir que la persona se infecte, sino ayudar a combatir mejor la enfermedad y proteger de un cuadro grave, según informa Bloomberg.

Aunque todo el mundo espera encontrar una vacuna que proteja a toda la población contra la infección, los expertos advierten de que las primeras que lleguen al mercado no sirvan para eso. Sin embargo, no tiene por qué ser una mala noticia. 

La enfermedad de COVID-19 se manifiesta de formas muy diferentes entre los pacientes, generando cuadros totalmente asintomáticos mientras que otros acaban falleciendo. Por eso, una vacuna que impida que la enfermedad se desarrolle hasta causar la muerte seguiría siendo útil, explica Robin Shattock, que dirige la investigación de una vacuna experimental en el Imperial College London, a Bloomberg. 

La incertidumbre que existe en torno a la inmunidad contra el coronavirus también impide determinar si se encontrará una vacuna que proteja contra infección a largo plazo.

Leer más: La ciencia apuesta por probar una vacuna que lleva décadas en el mercado para luchar contra el COVID-19: "Hay una reserva de millones de dosis y es muy barata de fabricar"

Sin embargo, en el caso de que los datos que se descubran sobre la inmunidad no ofrezcan resultados esperanzadores, Adolfo García-Sastre, director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes vinculado al Hospital Monte Sinaí de Nueva York, aseguraba que una vacuna podría seguir siendo útil en una reciente entrevista con Business Insider España.

El experto reconocía que, "cuanto más protejas de infección, mejor es la vacuna", pero advertía de que tampoco es necesario que funcione así. "Con que proteja contra la enfermedad o disminuya el contagio ya tendría sentido", explicaba.

Una de las vacunas más avanzadas y en la que los gobiernos y fabricantes de vacunas están poniendo más esperanzas es la que está siendo desarrollada por la Universidad de Oxford. Los primeros datos sobre su eficacia en ensayos con animales sugieren que no impide la infección. 

"Esa vacuna no parece ser un golpe de gracia para protegerse contra la infección, pero podría ser realmente muy buena para protegerse contra la enfermedad", asegura Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, a Stat News.

Y además