Una vacuna por la nariz y sin aguja: expertos aseguran que el espray antiCOVID puede provocar una respuesta inmune en el sitio de la infección

Un estudiante recibe la vacuna en espray nasal contra la gripe H1N1.
Un estudiante recibe la vacuna en espray nasal contra la gripe H1N1.

Hyungwon Kang/Reuters

  • Las vacunas que se inoculan con un pinchazo en el brazo no son las únicas: también existen las vacunas intranasales, que se administran por medio de un espray y en la nariz.
  • Solo 7 de las casi 100 vacunas contra el coronavirus que se encuentran actualmente en ensayos clínicos son de tipo intranasal, pero pueden ser útiles en la lucha contra el COVID-19, sostienen dos científicos.
  • Entre sus ventajas se encuentran que pueden provocar una respuesta inmune en el lugar de la infección y que no requieren un pinchazo, lo que podría ayudar a disipar las dudas de los millones de personas que sienten fobia hacia las agujas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Moderna, Pfizer, AstraZeneca, Janssen, Sinopharm, Sinovac. Las vacunas contra el COVID-19 están comercializadas por distintos fabricantes, elaboradas con diferentes tecnologías y requieren 2 dosis o una, pero tienen algo en común: se administran a través de un pinchazo.

Sin embargo, hay un mundo más allá de este tipo de vacunas, conocidas como intramusculares. Se trata de las vacunas intranasales, que no se administran en el brazo ni con una aguja, sino a través de la nariz y por medio de un espray.

Es, por ahora, un mundo reducido, ya que solo 7 de las casi 100 vacunas contra el coronavirus que se encuentran actualmente en ensayos clínicos son de tipo intranasal. Algo "sorprendente" para los autores de un artículo científico, publicado recientemente en la revista Science.

Hay muchas razones por las que una vacuna intranasal contra el coronavirus (SARS-CoV-2) sería útil en la lucha contra las infecciones por COVID-19, explican los expertos, que señalan que sus ventajas incluyen "la administración sin agujas, la entrega del antígeno en el lugar de la infección y la obtención de inmunidad en la mucosa del tracto respiratorio".

"En comparación con las vacunas intramusculares, las vacunas intranasales proporcionan dos capas adicionales de protección", abundan los expertos: Frances E. Lund, del departamento de microbiología, y Troy D. Randall, de la división de inmunología clínica y reumatología, ambos de la Universidad de Alabama en Birmingham (Estados Unidos).

Estas producen, por un lado, inmunoglobulina A (un anticuerpo) y células B y T de memoria residentes en la mucosa respiratoria, que constituyen una barrera eficaz contra la infección en esos lugares; y, por otro, células B y T de memoria residentes de reacción cruzada, que pueden responder antes que otras células inmunitarias si una variante del virus inicia una infección, por lo que proporcionaría "cierto nivel de inmunidad contra las cepas variantes del SARS-CoV-2".

Además, el hecho de no requerir un pinchazo no es una ventaja menor: la fobia a las agujas está provocando dudas en muchas personas acerca de si ponerse o no la vacuna contra el COVID-19.

La fobia a las agujas podría ser la causa de estas dudas sobre la vacunación en el 10% de los casos en el Reino Unido, según un estudio recogido por The Conversation, mientras que uno de cada 4 estadounidenses siente aversión hacia ellas, informa News24.

Este tipo de vacunación ya se ha utilizado con éxito durante años contra la influenza o virus de la gripe, explican los expertos, que sugieren que "la estrategia de vacunación ideal" implicaría una vacuna intramuscular más un refuerzo intranasal.

Se "podría utilizar una vacuna intramuscular para provocar una respuesta sistémica de inmunoglobulina G de larga duración y un amplio repertorio de células B y T de memoria central, seguida de un refuerzo intranasal que reclute células B y T de memoria en las fosas nasales y guíe aún más su diferenciación hacia la protección de la mucosa, incluida la secreción de inmunoglobulina A y las células de memoria residentes en los tejidos del tracto respiratorio", profundizan los científicos.

Otros artículos interesantes:

El coronavirus podría estar "a pocas mutaciones de evadir las vacunas", alertan desde Estados Unidos

España compra 3,4 millones de dosis adicionales de Pfizer contra el COVID-19 para acelerar la vacunación en agosto

Sanidad sugiere que se necesitará una tercera dosis de refuerzo y confirma que habrá que vacunarse cada año contra el COVID-19