Las vacunas podrían seguir protegiendo contra ómicron gracias a las potentes "células T": esta defensa es más difícil de medir, pero evita la enfermedad grave y la muerte

Dosis de la vacuna.

REUTERS/Clodagh Kilcoyne

  • Los primeros datos sugieren que ómicron podría evadir algunos tipos de protección de las vacunas.
  • La mayor parte de estas investigaciones se han centrado en las respuestas de los anticuerpos y han prestado menos atención a otro mecanismo: las células T.
  • Las células T podrían detener los peores estragos de ómicron, pero es posible que no detengan una infección leve.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A medida que se suceden los estudios y las predicciones sobre la variante ómicron del coronavirus, gran parte de la atención se ha centrado en la posibilidad de que las vacunas no funcionen tan bien contra esta.

Los países han establecido prohibiciones de viaje, han emitido advertencias graves y han impulsado sus programas de refuerzo con la esperanza de frenar la nueva cepa.

Sin embargo, gran parte de las advertencias y de la toma de decisiones no tienen en cuenta el hecho de que el cuerpo tiene 2 formas distintas de protegerse del virus. Y hasta ahora solo una de ellas podría ser insuficiente contra ómicron.

Las primeras investigaciones sugieren que ómicron podría sortear la primera línea de defensa del sistema inmunitario humano: los anticuerpos producidos tras la infección natural o la vacunación.

Pero hay indicios de que su fuerza de reserva con las llamadas células T, también preparadas tras la infección o la vacunación, puede proporcionar una fuerte defensa.

En el laboratorio, ómicron escapa a los anticuerpos de las vacunas

Cuando una nueva variante sale a la luz, los científicos realizan una serie de pruebas en el laboratorio para intentar determinar sus características.

La más rápida es una prueba que analiza la eficacia de los anticuerpos contra el virus, por lo que suele ser la primera de la que se entera todo el mundo.

Esas pruebas son las que impulsaron los recientes titulares de prensa en los que se advertía que incluso 2 dosis de la vacuna podían ser insuficientes.

Los primeros datos de laboratorio revelaron que los anticuerpos de quienes recibieron 2 dosis de la vacuna de Pfizer funcionaban significativamente menos contra ómicron, produciendo un efecto entre 25 y 40 veces más débil que con otras variantes.

Esto podría deberse a que las docenas de mutaciones de ómicron dificultan que los anticuerpos existentes hagan su trabajo de reconocer patrones en el virus y atacarlos.

Esquema anotado de la proteína Omicron Spike. Las deleciones están marcadas en azul, las mutaciones en rojo.

El efecto de las células T podría mantenerse intacto con ómicron

La forma en que las células T se comportan en el cuerpo lleva mucho más tiempo. Patrullan la sangre y están destinadas a abalanzarse sobre el virus y matarlo, una reacción que no requiere anticuerpos eficaces.

Ellas también aprenden de la infección y la vacunación anteriores y podría ser que su efecto se mantenga intacto con ómicron.

Las primeras investigaciones publicadas en un estudio no revisado por pares y en un comunicado de prensa de Pfizer y BioNTech afirmaron que las mutaciones de ómicron podrían no afectar a la capacidad de las células T para enfrentarse a él.

"Sugiere que las respuestas de las células T permanecen en gran medida intactas y deberían permanecer en gran medida intactas contra ómicron", ha dicho Andrew Redd, virólogo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, según NBC News.

El problema de las respuestas de las células T, sin embargo, es que son más lentas de actuar que los anticuerpos neutralizantes, ha comentado Eric Topol, fundador y director del Scripps Research Translational Institute, en una publicación de su blog.

Esto significa que, aunque en última instancia podrían ayudar al cuerpo a derrotar al virus, permitirían que se desarrolle primero una infección leve y que las personas enfermas propaguen el virus, según Topol.

"Espero que evite que la mayoría de las personas infectadas tengan que ir al hospital", ha expresado Rachel Graham, profesora adjunta del departamento de epidemiología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, a NBC news.

Por el momento, no hay suficientes datos para asegurar cómo funcionan estos mecanismos en el contexto de ómicron.

Un hombre recibe la vacuna COVID-19 en un centro de vacunación de COVID-19 en Gaborone, Botsuana, el 12 de octubre de 2021.

Los primeros datos de Sudáfrica, publicados el martes antes de la revisión por pares, sugerían que 2 dosis de la vacuna de Pfizer parecían haber reducido el riesgo de hospitalización en aproximadamente un 70%, incluso en un momento en el que ómicron constituía la mayoría de los casos. Esto se compara con las tasas de alrededor del 90% para la variante Delta.

Sin embargo, los expertos advirtieron que es demasiado pronto para concluir la eficacia de las vacunas contra ómicron a partir de estos datos únicamente, tal y como había informado anteriormente Business Insider.

Los primeros datos de la empresa sugieren que los refuerzos pueden mejorar el nivel de anticuerpos protectores contra ómicron, al menos en los países en los que las vacunas están disponibles.

Según los datos mencionados en un comunicado de prensa de Pfizer, que no se habían hecho públicos, los refuerzos multiplicaron por 25 los niveles de anticuerpos neutralizantes después de 2 dosis de la vacuna, lo que los llevó a los niveles observados con las variantes anteriores.

La Organización Mundial de la Salud ha dicho que no hay datos suficientes para decir que los refuerzos son necesarios para la mayoría.

Sin embargo, los Centros de Control de Enfermedades recomiendan que los adultos que reúnan los requisitos necesarios reciban refuerzos.

Otros artículos interesantes:

7 signos de que te has contagiado con la variante ómicron

Descubren una nueva versión de la variante ómicron más difícil de detectar con pruebas PCR

La cuarta vacuna contra el COVID-19 podría ser necesaria antes de lo esperado por la variante ómicron, según el CEO de Pfizer

Te recomendamos