Las variantes del coronavirus podrían saltarse los anticuerpos expandiéndose a través de las supercélulas, según un nuevo estudio

Vacunas contra el COVID

Reuters

  • Un nuevo estudio sugiere que las nuevas variantes de coronavirus podrían sortear los anticuerpos gracias a las supercélulas. 
  • Por suerte, el sistema inmunológico ha evolucionado junto a los virus y ha aprendido a construir defensas que funcionan. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Parece que aunque tengas anticuerpos por haber pasado el COVID-19 o ya te hayas puesto la vacuna no vas a estar seguro del todo. 

Un nuevo estudio del que se ha hecho eco Economic Times explica que las nuevas variantes del coronavirus podrían sortear esa barrera gracias a las supercélulas

Parece que una variante muy infecciosa sería capaz de cambiar las células humanas, haciendo que se fusionen con 2 o más células cercanas para dar lugar a estas supercélulas que son excelentes fábricas de virus. 

Más conocidas como sincitios, estas comparten múltiples núcleos (la parte de la célula que contiene el material genético) y abundante citoplasma (la sustancia gelatinosa que rodea el núcleo) y si consigue ser más grande hace que el virus se replique de forma más eficiente. 

El estudio de Alex Sigal y sus colegas probó dos variantes de coronavirus para determinar su capacidad de transmisión de célula a célula y puso el foco en averiguar si este modo de transmisión era capaz de evadir a los anticuerpos

La primera variante alfa (identificada por primera vez en Reino Unido) es sensible a los anticuerpos, mientras que la beta (identificada en Sudáfrica) es menos sensible. 

La investigación, que de momento no ha sido publicada en ninguna revista científica, dejó claro que ambas variantes eran capaces de evitar los anticuerpos. Lo más grave es que cuando el virus se afianza es mucho más difícil eliminar las células que pueden fusionarse entre sí. 

Los virus han estado entre humanos y animales durante milenios y han desarrollado infinidad de trucos para evitar que la detección por parte del sistema inmunológico. Además, es posible que busquen asociaciones con células vecinas para que las protejan de esos anticuerpos

Por ese motivo, se puede suponer que los anticuerpos serán efectivos para prevenir entradas y menos efectivos en las partes del cuerpo donde la infección ya está establecida. 

¿Esto quiere decir que las vacunas son ineficaces? Por suerte, el sistema inmunológico ha evolucionado junto a los virus y ha aprendido a construir defensas que funcionan. 

Las células T son glóbulos blancos que, tras la vacunación o infección, se entrenan para destruir las células infectadas, por lo que es complicado que se dé esa fusión para la expansión de un nuevo virus. 

Además, para traer cierta calma, Sigal habla sobre cómo demostraron que el virus de la hepatitis C se transmite de célula a célula en presencia de anticuerpos neutralizantes y actualmente hay antivirales de gran éxito que pueden curar a las personas que han estado infectadas con la enfermedad durante décadas. 

Tienen claro que con vacunas y antivirales eficaces se podrá apuntar a erradicar los virus que no integran sus genomas con los nuestros de las poblaciones humanas. Además, Sigal explica que las últimas tecnologías permiten actualizaciones rápidas de las vacunas para así garantizar un control efectivo contra variantes emergentes

Otros artículos interesantes:

Inmaculada Roldán espera una quinta ola de COVID-19 que afectará sobre todo a la población más joven

7 trucos para aguantar mejor el calor cuando llevas mascarilla

9 sitios al aire libre menos recomendados durante la pandemia por las probabilidades de contagio con COVID-19