3 o 4 cervezas al día podrían reducir el efecto de la vacuna, según científicos

Un camarero sirve cervezas en una terraza.

REUTERS/Henry Nicholls

  • El consumo de alcohol podría debilitar el efecto de la vacuna y agudizar los efectos secundarios, según varias investigaciones. 
  • Un grupo de científicos estadounidenses han advertido de que 3 o 4 unidades de alcohol estándar limitaría la respuesta inmunológica.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La comunidad científica ha ratificado en varias ocasiones que el consumo de alcohol puede estar ligado a una respuesta inmunitaria debilitada, como ejemplifica una de las investigaciones publicadas en Alcohol Research.

"El alcohol altera las vías inmunológicas de formas complejas y aparentemente paradójicas. Estas alteraciones pueden afectar la capacidad del cuerpo para defenderse de las infecciones [como podría ser con el COVID-19], contribuir al daño orgánico asociado con el consumo de alcohol e impedir la recuperación de una lesión tisular", concluyen.

Esto también podría afectar a la eficacia de las vacunas contra el COVID-19 y a la severidad de los efectos secundarios que aparecen al estimular el sistema inmunitario, por la deshidratación que provoca el excesivo consumo de alcohol. 

Qué podrías comer antes y después de la vacuna contra el COVID-19 para reducir los efectos secundarios

Varios expertos con sede en Estados Unidos, Reino Unido y Rusia han insistido en ello. 

Una funcionaria de salud rusa, Anna Popova, recomendó a los residentes que evitasen tomar alcohol en al menos 2 meses alrededor de su cita de vacunación. Pero los expertos señalaron que era una restricción muy severa y que podría incluso afectar a la administración de la vacuna. 

Muy lejos de las directrices rusas, la profesora de la Universidad de Manchester, Reino Unido, Sheena Cruickshank, aconsejó evitar tomar alcohol el día de antes y poco después de recibir la candidata para "tener su sistema inmunológica funcionando al máximo".  

Por qué las mujeres y los jóvenes tienden a experimentar efectos secundarios más graves con las vacunas contra el COVID-19

No obstante, eso no significa que no debas ingerir ni una gota de alcohol, tal y como han explicitado otros expertos a Business Insider

"No hay evidencia de que, si toma una cerveza o una copa de vino un par de días después de recibir la vacuna, eso va a interferir con su respuesta inmune o protección después de la vacuna", ha aclarado William Moss, director ejecutivo de International Vaccine Access Center en la Universidad Johns Hopkins, EEUU.

Los científicos estadounidenses del Instituto Nacional de Abuso de Alcohol han concluido que, lo que se consideraría un consumo excesivo, serían 4 unidades estándar en un día para hombres y 3 para mujeres. Estas unidades estándar se considerarían como 148 mililitros de vino, 44 mililitros de licores destilados o 355 mililitros de cerveza.

"Una ingesta de alcohol pequeña como una caña o un vino no debería afectar. Otra cosa es llevar 6 copas encima o beber esas cantidades todos los días. Evidentemente la respuesta de todo su sistema inmune tanto a vacunas como a bacterias iba a estar disminuida, igual que los anticuerpos y las defensas que producen las vacunas", coincide la vocal de la Sociedad Española de Inmunología, Carmen Martín Alonso, según Nius Diario, quien recalca que un consumo crónico va a empeorar tu respuesta inmune en general y estarás menos protegido ante cualquier bicho o diferentes enfermedades.

LEER TAMBIÉN: Todas las diferencias entre las vacunas contra el COVID-19 resumidas en una sencilla tabla que puedes llevar a tu cita de vacunación

LEER TAMBIÉN: 7 síntomas para identificar posibles trombos tras las inyecciones de la vacuna de AstraZeneca y Oxford

LEER TAMBIÉN: 12 datos que tienes que conocer antes de ponerte las vacunas de Pfizer, AstraZeneca, Moderna y Janssen, según los prospectos de CIMA

VER AHORA: Qué es Twitch y por qué está tan de moda