Pasar al contenido principal

Venecia está tan llena que ha empezado a segregar a turistas y residentes

Venecia
Dan Novac / Unplash

Venecia toma medidas extraordinarias contra la masificación turística.

A partir de este sábado y hasta el 1 de mayo la ciudad restringirá el paso a ciertas zonas del centro histórico: sólo podrán pasar quienes tengan la Venezia Unica Card, una tarjeta para residentes y visitantes habituales. Con esta ordenanza, los turistas podrán seguir visitando los sitios más populares pero tendrán que apañárselas utilizando calles secundarias. Las multas para quienes se salten las normas van de los 25 a los 500 euros, según informa Il Corriere della Serra

"Son medidas urgentes para asegurar la seguridad en el casco histórico", afirma el comunicado oficial. El alcalde Luigi Brugnaro ha explicado en declaraciones a ese mismo medio que su intención es "defender Venecia: un compromiso que hemos adquirido con la UNESCO pero, sobre todo, con los residentes".

Venecia tiene 50.000 habitantes y espera recibir 200.000 personas este puente, después de una Semana Santa particularmente congestionada. La ciudad, que lleva años sufriendo las consecuencias del turismo masivo, ensaya así un "nuevo sistema de gestión turística". Otras medidas incluyen desviar las rutas de los barcos que hacen viajes de un día y obligarles a atracar en Cannaregio, lejos del casco, así como limitar el número de coches que entran al centro: todo con el fin de evitar aglomeraciones y disuadir a los turistas de venir.

"Nuestro objetivo es informar a quienes quieran venir a Venecia que, en los próximos días, habrá un flujo extraordinario de gente y será difícil visitarla", indica el alcalde en su comunicado. "Los turistas saben que, si respetan la ciudad, son bienvenidos. Pero tenemos que salvaguardar la ciudad, por eso hemos adoptado medidas basadas en lo que nos permite la regulación".

El Ayuntamiento ha instalado señales para desviar a los visitantes y ha lanzado el hashtag #EnjoyRespectVenezia para difundir el mensaje en Twitter.

Además, insta a los visitantes a permanecer atentos a los perfiles oficiales en redes sociales para informarse sobre los cambios. 

 

Esta medida es sólo el principio: el alcalde quiere que, en el futuro, entrar al centro requiera reserva obligatoria. Para ello necesita una disposición especial del gobierno italiano, que podría incluirse en la nueva Ley Especial para Venecia. 

Te puede interesar

Lo más popular