Ventajas de la estrategia ‘Buy & Hold’: invertir a muy largo plazo, incluso manteniendo las posiciones a lo largo de décadas

Mercado de valores de Nueva York.
Mercado de valores de Nueva York.
Brendan McDermid / Reuters
  • Adquirir títulos de una empresa y sostener su propiedad en el tiempo (‘comprar y mantener’) es una apuesta con un alto grado de seguridad.
  • El inversor puede beneficiarse del interés compuesto y del pago de los dividendos que reparten las compañías entre sus accionistas.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

“Si no te sientes cómodo manteniendo una acción durante diez años, no deberías tenerla en propiedad ni diez minutos. Mi horizonte preferido de inversión es para siempre”. Así explica Warren Buffet su querencia por el largo plazo al apostar por un valor, una empresa o un sector. ¿Por qué esa elección, cuál es el motivo que lleva a muchos otros expertos a recomendar esta vía? Te explicamos las ventajas de la estrategia Buy & Hold, en la que se contempla incluso mantener las posiciones a lo largo de décadas.

Concepto de ‘Buy & Hold’

Aunque trasladarla a la práctica entraña ciertas dificultades, esta línea de inversión es sencilla en la teoría. Consiste en adquirir títulos de una empresa y sostener su propiedad en el tiempo, tal y como su denominación indica ‘comprar y mantener’. No existe un consenso respecto a la duración del largo plazo, pero, como mínimo, va desde los cinco a los diez años, según las fuentes, pudiendo alargarse toda una vida. 

Cómo distribuir e invertir el plan de pensiones según tu edad

Claves al ‘comprar y mantener’

Como ya se ha apuntado, la filosofía Buy & Hold es simple. No obstante, hay un paso fundamental en el proceso. Sucede cuando se realiza la selección de las empresas -conviene que sean varias-, al dar forma a la cartera por la que se va a apostar a largo plazo. ¿Qué negocios son interesantes en este campo? Pues, en principio, con carácter genérico, los que cumplan estas condiciones: 

  • Que cuenten con una estructura sólida
  • Que operen en sectores y en territorios estables
  • Que tengan un tamaño crítico suficiente, preferentemente grandes compañías.
  • Que presenten un amplio recorrido en los parqués como compañías cotizadas. 
  • Que repartan dividendos entre sus accionistas, mejor si son suculentos.
  • Que presenten ganancias recurrentes.

Asimismo, dado el horizonte temporal de la inversión, conviene evitar destinar dinero a la misma que pueda ser necesario a corto o a medio plazo. Es decir, el capital para dedicar al Buy & Hold debe ser prescindible en el día a día.

Consejos para gestionar tu dinero de la mejor forma a partir de los 20, los 30 y los 40 años

Ventajas de la estrategia ‘Buy & Hold’

Entre los aspectos positivos de esta filosofía destacan los siguientes:

  • Al tratarse de una inversión a largo plazo, los riesgos de pérdida se reducen.
  • No hay más que echar un vistazo a la evolución de los circuitos bursátiles en horizontes amplios para comprobar que, apoyándose en ellos, es mucho más probable lograr beneficios. Si se toma cualquier índice a 30 años, por fijar un suponer a la larga, el rendimiento positivo es prácticamente seguro.
  • Como son posiciones estables, cabe la posibilidad de seguir añadiendo cantidades fijas -mensualmente, por ejemplo- a incrementar el número de títulos en la cartera.
  • También existe la opción de agregar al capital inicial los importes recibidos en concepto de dividendo. De esa manera, el inversor obtendrá rendimiento del interés compuesto a través de la reinversión de beneficios.
  • De haber llevado a cabo una buena elección para conformar la cartera, las ganancias que reparten las empresas pueden resultar unos ingresos extra interesante para sus accionistas.

Cuánto dinero dejarás de ganar por los impuestos a largo plazo si no sabes con qué productos invertir

Riesgos del Buy & Hold

Como no existe inversión con ausencia total de peligros, también hay que tener en cuenta las amenazas que figuran a continuación:

  • Obviamente, la selección de empresas para conformar la cartera es clave. Por ello, hay que intentar no dejarse llevar por empresas que, de entrada, pueden parecer ‘la gallina de los huevos de oro’ y después se quedan en un mero espejismo. No hay que perder de vista que, en esta estrategia a largo plazo, hay que apostar por compañías estables y regulares.
  • Como sucede en la mayoría de las inversiones, la diversificación es fundamental. En este caso, más si cabe, debido a las particularidades temporales que presenta el Buy & Hold.
  • Dejarse llevar por el pánico. Si se mantiene una posición con un horizonte temporal amplio, lo más probable es que aquélla registre pérdidas o resultados negativos en un momento determinado. Cuando el inversor se encuentre en ese escenario, debe tratar de tener presente que su estrategia es a largo plazo. Todos los valores atraviesan crisis o bajadas puntuales. De hecho, hasta se puede dar un golpe de timón y aprovechar esas situaciones para ampliar la cartera comprando más acciones de la misma empresa a un menor precio.

Otros artículos interesantes:

Cómo invertir 100 euros al mes de forma automática y lograr beneficios

Olvídate de las cuentas infantiles: por qué es mejor que le regales a tus hijos un fondo de inversión

Cuándo deberías invertir y cuándo solo ahorrar, según un coach financiero