Por qué las ventanas de los aviones son redondas y no cuadradas

Ventana de un avión

Getty Images

  • Si vuelas habitualmente seguramente te hayas preguntado por qué las ventanas de los aviones son redondas u ovaladas. ¿Es una razón funcional o meramente estética?
  • El hecho de que las ventanas de los aviones no tengan esquinas obedece a un propósito concreto. Y curiosamente, en la era más primitiva de la aviación, eran cuadradas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

La ingeniería aeroespacial ha evolucionado mucho a lo largo de los últimos años, permitiendo que los aviones se llenen con un número de pasajeros mucho más elevado y recorran distancias por el aire a una velocidad mucho mayor. Un elemento importante de estos pájaros metálicos que surcan los cielos se trata de las ventanas, que tienen un carácter ovalado.

¿Por qué las ventanas de los aviones no tienen esquinas? Desde Aerotime revelan un poderoso motivo: la forma redonda, aunque agradable a la vista, no se debe a una función ornamental, sino que las esquinas redondeadas están diseñadas para ayudar a distribuir la presión ejercida sobre la ventana de manera uniforme, reduciendo la probabilidad de que una ventana se agriete al cambiar la presión del aire. 

Curiosamente, hasta los años 50 las ventanas de los aviones eran cuadradas, en una época en la que las aerolíneas volaban más lento y más bajo. Cuando subieron de altitud para ahorrar costes y combustible, estos vehículos espaciales tuvieron que estar más presurizados: a mayor altura, mayor diferencia de presión entre en el interior y el exterior del avión, ya que la densidad del aire es más baja y genera menor resistencia para el avión.

Tres aviones tuvieron accidentes a causa de las ventanas cuadradas

Sucedió entre los años 1953 y 1954, cuando tres aviones de Havilland Comets, el primer avión de pasajeros, tuvieron explosiones y graves accidentes, llegando a caer al mar debido a la tensión concentrada propiciada por los bordes afilados de sus ventanas. En total, murieron 43 personas.   

El análisis de los choques, y las lesiones similares en los pasajeros mostraron que el error por fatiga del metal originada en las esquinas de las ventanas fue la responsable de haber derribado los aviones. 

Tiene todo el sentido del mundo, ya que donde existe una esquina, hay un punto débil: si la ventana es cuadrada, existen 4 puntos que pueden estallar bajo estrés. Mientras, las ventanas curvas distribuyen la tensión que podría agrietar y reducen las posibilidades de rotura y deformación, sobreviviendo a la extrema diferencia de presión entre el interior y el exterior de la aeronave. 

El diseño ovalado de las ventanas de los aviones que ha llegado a nuestros días es el que permite volar con seguridad y mirar el mundo desde arriba como una experiencia casi mágica, a más de 10.000 metros de altura. 

Otros artículos interesantes:

El aislante acústico más ligero del mundo puede reducir el ruido del motor de los aviones a niveles de un secador de pelo

Los aviones hundidos en el fondo del mar más alucinantes que se pueden visitar

Viajes burbuja, turismo de proximidad, cruceros y caprichos: las grandes tendencias de 2021 y los cambios que han llegado para quedarse