El verdadero motivo por el que se tiende a engordar cuando dejas de fumar: tu cerebro anhela la nicotina y hace que se te antoje comida basura

mujer comiendo comida basura en el coche
Getty
  • Al dejar de fumar la parte del cerebro que anhela la nicotina necesita buscar algo de reemplazo cuando se elimina esa sustancia.
  • Una reciente estudio encontró que al intentar abandonar el tabaco las personas tienden a preferir alimentos ricos en azúcares, carbohidratos y grasas, lo que puede llevarles a aumentar de peso.
  • A tenor de estos resultados,  quienes intentan dejar de fumar deberían ser conscientes de este problema para combatir esos antojos de comida basura por ejercicio u opciones más saludables.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Es algo popularmente conocido que dejar de fumar puede conllevar a un aumento de peso durante el proceso. 

De hecho este riesgo a engordar es lo que hace que muchas personas sucumban en su intento. Según los expertos prefieren seguir fumando a añadir kilos a su silueta.

El motivo de este aumento de peso al abandonar el tabaco se solía vincular al hábito oral del cigarro. Para distraerse de las ganas de fumar, los ex fumadores pensaban que engañaban a su mente tomando algún alimento. 

Recuerdo a amigos comentándome que abusaban de los chupa chups o constantemente estaban picoteando algo para tener las manos entretenidas y no anhelar un pitillo.

Una reciente investigación ha encontrado que el aumento de peso vinculado a dejar de fumar puede no ser debido ese reemplazo de la fijación oral.

Los nuevos datos, recopilados por los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota, demuestran una conexión clara entre la abstinencia de la nicotina y los malos hábitos alimenticios. 

Encontraron que las personas que están luchando por dejar de fumar se decantan, no por la comida en general, sino que buscan alimentos reconfortantes con alto contenido de carbohidratos y azúcar.

Sus hallazgos, publicado en la revista Drug and Alcohol Dependence, apuntan en concreto al sistema opioide, las funciones cerebrales responsables de la adicción y la regulación del apetito, como una posible causa de la preferencia por la comida basura durante la abstinencia de nicotina. 

Es decir, que en realidad, lo que hace el cerebro de una persona que está abandonando el tabaco es sustituir una adicción (a la nicotina) por otra ( la comida alta en grasas, azúcares y sal). 

Un "comportamiento compensatorio", que podría conducir al aumento de peso vinculado al intento de dejar de fumar.

Para llegar a estas conclusiones el equipo de investigadores estudió a un grupo de participantes fumadores y no fumadores de entre 18 y 75 años durante 2 sesiones de laboratorio. 

Todos fueron asignados aleatoriamente para abandonar durante 24 horas la nicotina y se les administró un placebo o 50 miligramos de un medicamento (naltrexona). Al final de cada sesión, los participantes recibieron una bandeja con aperitivos que diferían en calorías y dimensiones de salado, dulce y graso. 

Los resultados mostraron que los fumadores sometidos a las abstinencia de nicotina consumieron más calorías que los no fumadores y prefirieron alimentos de peor calidad. 

Los participantes fueron más propensos a seleccionar alimentos ricos en grasas después de la administración del placebo que tras recibir naltrexona ( utiizado para tratar el trastorno por consumo de opioides).

No es la primera vez que investigadores detectan cómo cierto tipo de comida produce una sensación en el cerebro parecida a la que generan el tabaco o la cocaína.

Una investigación en 2015 encontró que los ultraprocesados eran capaz de llevar a las personas hacia un comportamiento adictivo similar al que producen las drogas. 

Esto parece deberse a que algunos alimentos hacen que el cuerpo segrege dopamina, lo cual excita a a al cerebro. "Debido a que al cerebro le encanta la sensación causada por la liberación de dopamina, busca repetir. Si le hacemos caso podemos provocar ciclos viciosos de adicción", explicó con anterioridad el nutricionista Ashvini Mashru.

"Estos hallazgos amplían estudios anteriores que indican el impacto del consumo de tabaco en el apetito y ayudan a identificar la influencia de un vínculo biológico importante, el sistema opioide cerebral, en el deseo durante la abstinencia de nicotina", afirma Mustafa al'Absi investigador y autor principal del estudio.

"El miedo al aumento de peso es una preocupación importante entre los fumadores que piensan en dejar de fumar. La clave para eliminar estas barreras es comprender mejor los factores que aumentan la necesidad de alimentos ricos en calorías", añade.

Tener en cuenta esa atracción por la comida de baja calidad puede hacer que las personas que dejan de fumar orienten sus estrategias hacia alimentos más saludables o ignoren esos antojos con ejercicio para evitar engordar.

Otros artículos interesantes:

Estas son las 7 comidas más adictivas de todo el mundo

Cómo cambia tu cuerpo cuando dejas de fumar: estos son los beneficios de abandonar el tabaco

¿Cuánto te cuesta al año fumar? Este es todo el dinero que te puedes ahorrar si decides dejarlo

Te recomendamos

Y además