Así por dentro es el vertedero de residuos nucleares más tóxico de Estados Unidos: millones de litros de lodo radioactivo enterrados en el subsuelo amenazan con liberar un nuevo Chernóbil

Las baterías de dos reactores de producción del Departamento de Energía caen en una demolición simultánea en la Reserva Nuclear de Hanford.
Las baterías de dos reactores de producción del Departamento de Energía caen en una demolición simultánea en la Reserva Nuclear de Hanford.
Jackie Johnston / AP
  • La Reserva Nuclear de Hanford es el área más contaminada de los Estados Unidos. Bajo el complejo se encuentran enterrados 212 millones de litros de residuos radiactivos que deben ser tratados.
  • La reserva produjo el plutonio para Fat Man, la bomba atómica que fue lanzada sobre Nagasaki en Japón, así como para el arsenal de armas atómicas de Estados Unidos durante la Guerra Fría.
  • En junio de 2019, la administración del presidente Trump anunció que reduciría los niveles de amenaza de algunos desechos radiactivos para ahorrar al gobierno 40.000 millones de dólares en limpieza.
  • El anuncio ha sido criticado como una forma de marketing y de ser demasiado simple, sin hacer realmente la parte de la limpieza más profunda.
  • La administración de Trump también quiere recortar la financiación de Hanford en 416 millones de dólares. Pero la limpieza necesita más fondos, no menos.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Situada en el desierto de Washington, la Reserva Nuclear de Hanford es el lugar más tóxico de Estados Unidos.

Enterrados bajo tierra, en tanques de almacenamiento, hay 212 millones de litros de desechos radiactivos. Muchos de ellos se están filtrando al suelo.

Según la NBC, algunos expertos nucleares han dicho que Hanford es "un Chernobyl subterráneo del que se espera que nunca cause una catástrofe similar".

Hanford produjo el plutonio para construir Fat Man, el arma atómica que fue detonada sobre Nagasaki al final de la Segunda Guerra Mundial, y  el arsenal nuclear de Estados Unidos durante la Guerra Fría.

En 1989, después de años de desestimar las preocupaciones sobre la contaminación, la dirección de la reserva finalmente admitió que el sitio necesitaba ser limpiado. Pero la limpieza de los residuos nucleares es difícil. No puede ser quemada o enterrada. El plan es construir una planta de gestión de residuos que los convierta en vidrio, que puede almacenarse durante miles de años. Es un proceso lento y costoso.

Como informó The Daily Beast, "Hanford es el peor tipo de problema causado por el hombre, que ha sido capaz de hacerlo, pero no de limpiarlo".

Cuanto más tiempo permanecen los materiales contaminados, peor se limpian después. Así es por dentro la reserva nuclear.

Hanford está construido en un desierto en Washington, repartido en 943 kilómetros cuadrados.

Vista aérea de la planta atómica de Hanford en Richland, Washington.

El gobierno desconfiaba de las repercusiones de un incidente grave y eligió un lugar aislado, lejos de las ciudades de la costa este. Pero está en una zona propensa a incendios forestales y posibles terremotos.

El último gran terremoto en la zona fue en 1936. Pero otro de igual magnitud podría liberar radiación, como fue lo que ocurrió con la central nuclear de Fukushima, Japón, en 2011.

El río Columbia pasa por el norte y por el este de Hanford. Al sur, Hanford tiene dos presas cercanas.

El río Columbia pasa por el norte y por el este de Hanford. Al sur, Hanford tiene dos presas cercanas.

El gobierno quería que el sitio estuviera cerca de las presas de electricidad y cerca del río, de modo que tuviera una fuente de líquido frío para enfriar los reactores.

En 2017, la EPA dijo que el agua subterránea contaminada estaba fluyendo libremente hacia el río.

La Reserva Nuclear de Hanford comenzó a operar el 6 de septiembre de 1944.

Una de las áreas de la planta de Hanford Engineering cerca de Pasco, Wash, donde se producen armas nucleares, en 1945.

Hanford jugó un papel vital en el proyecto secreto de Manhattan, que era el programa de investigación y desarrollo de armas nucleares del gobierno.

El gobierno compró la tierra en 1943, y desalojó a 1.500 personas en 30 días.

El primer reactor se construyó en 11 meses, y la mayoría de los 50.000 empleados no sabían en qué estaban trabajando...

Trabajadores de Hanford.

Fuentes: Court House News, Los Angeles Times

...hasta que la primera bomba nuclear fue detonada sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945.

Una señal al borde de la carretera en el Monumento Nacional Hanford Reach.

Fuente: Court House News

Para mantener en secreto el complejo nuclear, el gobierno prohibió la intrusión y estableció una zona de exclusión llamada Hanford Reach.

Una golondrina se asienta en una planta desértica junto al río Columbia, cerca del Monumento Nacional Hanford Reach.

En lugar de la tierra trabajada por los agricultores y ganaderos, ha permanecido intacta durante 75 años, y la vida silvestre ha crecido a pasos agigantados. En el año 2000, el ex presidente Bill Clinton hizo del área de 79.000 hectáreas un Monumento Nacional.

En la zona hay manadas de alces, salmones Chinook que se reproducen en tramos del río en otoño, y también hay abundancia de aves, incluyendo búhos, halcones de Swainson y gorriones de artemisa.

El reactor "B" fue el primer reactor nuclear a gran escala jamás construido. Esta es su sala de control.

El reactor "B" fue el primer reactor nuclear a gran escala jamás construido. Esta es su sala de control.

Fue el reactor "B" el que produjo el primer plutonio en los Estados Unidos. El primer suministro de plutonio fue entregado al ejército el 2 de febrero de 1945.

 
 
 

El plutonio de Hanford fue utilizado en la Prueba Trinity, la primera bomba nuclear detonada. También, en Fat Man, la bomba nuclear que fue detonada sobre Nagasaki el 9 de agosto de 1945.

El plutonio de Hanford fue utilizado en la Prueba Trinity, la primera bomba nuclear detonada, y en Fat Man, la bomba nuclear que fue detonada sobre Nagasaki el 9 de agosto de 1945.

Fuente: Tri-City Herald

Después de la Segunda Guerra Mundial, hubo una breve pausa en la producción. Sin embargo, en 1948, el plutonio volvió a ser una prioridad.

Cartel de la era de la Guerra Fría en la planta de Hanford

Esta vez fue para abastecer a los Estados Unidos de un arsenal nuclear durante la Guerra Fría. En 1955 se construyeron cinco reactores más. La producción continuaría hasta finales de los años ochenta.

 
 
 

Cuando la planta estaba en funcionamiento, con nueve reactores nucleares y cinco plantas de reprocesamiento, producía alrededor del 65% del plutonio utilizado por el gobierno de los Estados Unidos.

Trabajador vestido con trajes de plástico de polietileno reparando la parte radiactiva de la central atómica en 1954.

Los reactores no se construyeron todos a la vez, sino en un período de veinte años, de 1943 a 1963.

 
 
 

Hanford produjo 67 toneladas métricas de plutonio en total, y fue responsable de gran parte de las 60.000 armas nucleares fabricadas por Estados Unidos en 1987.

En 1972, los trabajadores sacan el combustible del núcleo del reactor de pruebas Hanford.

Fuentes: The Atlantic, New York Times

Pero producir el plutonio tuvo un coste. Cada pequeño lote producido dejaba una gran cantidad de residuos contaminados.

En 1988, el empleado Steve Flores se encuentra cerca mientras el Oficial de Seguridad Radiológica Mike Nolan revisa los barriles de desechos nucleares comerciales de clase A de bajo nivel con un contador Geiger.

Fuente: Hanford

Los desechos sólidos pueden ser cualquier cosa, desde herramientas contaminadas, hasta ropa o equipos rotos.

Los desechos sólidos pueden ser cualquier cosa, desde herramientas contaminadas, hasta ropa o equipos rotos.

Mientras que los residuos líquidos suelen ser agua o lodos contaminados, que tienen la misma consistencia que la mantequilla de cacahuete.

 
 
 

Las señales del impacto de Hanford en el medio ambiente fueron notables ya en 1960, cuando una ballena de 17 metros, muerta en la costa de Oregón, irradiaba rayos gamma.

Una bañena muerta

Los científicos sospechaban que había comido plancton contaminado con productos que habían flotado por el río Columbia hasta el mar.

 
 
 

Es cierto que era un territorio nuevo para los Estados Unidos. Aquí, Homer Moulthorp usa uno de los trajes que inventó para evitar que los empleados se envenenaran por radiación.

El ingeniero Homer Moulthorp, usando uno de los trajes de plástico de polietileno que inventó para proteger a los técnicos de la radiación en las plantas de energía atómica.

El traje de plástico fue apodado "La horrible alucinación de Homero". Antes de eso, los empleados tenían que usar ropa pesada que tenía que ser enterrada después de haber sido usada una vez.

Para monitorear el envenenamiento por radiación, los científicos que trabajan en el complejo probaron animales, incluyendo ratas, gatos, perros, vacas, ovejas, cerdos y caimanes.

Probando la tiroides de una oveja en busca de radiación.

Las pruebas eran para tratar de determinar qué efecto tendría la radiación en las personas. En 2007, se descubrieron 40.000 toneladas de animales muertos, incluidos 18 caimanes. El 95% de los residuos eran estiércol contaminado.

 
 
 

Debido a que se trataba de un nuevo tipo de ciencia, gran parte de los residuos nucleares estaban mal gestionados y se eliminaban de forma inadecuada.

Los trabajadores de la planta de Hanford, Washington, de Nuclear Engineer Co. el 23 de abril de 1979, retiraron la tapa del recipiente que contenía el contenedor sellado de residuos de radioactividad de baja actividad.

Cuando Hanford produjo por primera vez desechos nucleares, los trabajadores simplemente recopilaron la ropa y herramientas contaminadas y las enterraron en el desierto, sin registrar dónde. Esto dificultó el proceso de limpieza en los años venideros, ya que el área es tan grande, y no hay manera de saber con seguridad qué es lo qué está enterrado y dónde.

Hanford tenía diferentes procesos para diferentes desechos: los líquidos ligeramente contaminados entraban en los estanques, los desechos sólidos eran enterrados y algunos gases eran liberados al aire.

El proceso de enterramiento de una vasija de reactor clausurada.

A lo largo de la reserva hay 1.600 vertederos. 7,3 millones de metros cúbicos de desechos radiactivos sólidos están enterrados en trincheras y túneles.

 
 
 

Pero lo más preocupante son los residuos altamente radiactivos que se almacenaban en 177 tanques, cada uno con una capacidad de entre 208.000 y 378.000 litros.

Parque de tanques subterráneos con 12 de los 177 tanques de almacenamiento de residuos del sitio.

Los primeros 149 tanques fueron construidos con una sola cubierta de acero. En 1968, los funcionarios desarrollaron un nuevo modelo de doble pared, almacenando residuos en 26 de ellos.

En total, los tanques contienen el doble de radioactividad que lo que se liberó durante el desastre de Chernobyl de 1986 en Rusia. En 1989, 68 de los 149 tanques se habían filtrado.

En 2010, Robert Álvarez, un ex funcionario del Departamento de Energía, dijo que se enterró suficiente plutonio en Hanford para crear 1.800 bombas del tamaño de las que se detonaron en Nagasaki.

 
 
 

Junto con los tanques, las cápsulas de cesio y estroncio se almacenan en agua.

Junto con los tanques, las cápsulas de cesio y estroncio se almacenan en agua

El Estroncio también se llama "buscador de huesos" porque permanece en los huesos de las personas una vez ingerido y aumenta su riesgo de contraer cáncer.

En 1989, la Agencia de Protección Ambiental, el Departamento de Energía y el Departamento de Ecología del Estado de Washington firmaron el Acuerdo Tri-Partito para limpiar el área.

En 1988, un trabajador mira a través de la puerta abierta de un almacén de combustible nuclear. Las barras serán transformadas en combustible para bombas.

Para entonces Hanford ya no fabricaba plutonio. Desde mediados de la década de 1960, los reactores habían estado cerrados hasta que el último lo hizo en 1987. Era exclusivamente un peligro ambiental masivo que necesitaba ser limpiado.

 
 
 

A pesar del acuerdo, lo que supondría un intento lento, interrumpido con frecuencia, de limpiar el lugar más tóxico de Estados Unidos, a un precio de 2.000 millones de dólares al año.

La Planta de Disposición de Restauración Ambiental de la Reserva Nuclear de Hanford.

Fuente: The Guardian

Ya no es una fábrica de armas nucleares, las chimeneas de los reactores nucleares fueron derribadas...

Las chimeneas de dos reactores de producción del Departamento de Energía caen en una demolición simultánea en la Reserva Nuclear de Hanford, cerca de Richland, Washington, el sábado 14 de agosto de 1999.

Fuente: Hanford

... Y los reactores fueron aislados del mundo, también definidos como "completamente cubiertos".

Dos reactores productores de plutonio clausurados en la Reserva Nuclear de Hanford, cerca de Richland, Wash.

Permanecerán así durante 75 años, hasta que la radiación caiga a un nivel seguro y puedan ser eliminados.

 
 
 

En 1998, después de 50 años afirmando que las fugas de los tanques eran insignificantes, la dirección admitió que no era así.

Un trabajador con un traje de radiación habla con un hombre a través de una valla de alambre.

La gerencia también afirmó que pasarían 10.000 años antes de que los desechos llegaran al agua subterránea, sin embargo ya lo habían hecho.

Según el New York Times, después de que un millón de litros de desechos se filtraran al suelo, el Departamento de Energía no sabía cómo solucionarlo y se excusó diciendo que se necesitaba más información. Un año antes, la planta había despedido a un empleado después de haber hablado sobre el tema "con demasiada energía".

 
 
 

A pesar de que ya no producen plutonio, las zonas circundantes siguieron sintiendo los efectos de los residuos nucleares.

La foto muestra lo cerca que estuvo el incendio forestal de algunos de los reactores desaparecidos de la reserva.

En el año 2000, los incendios forestales amenazaron el complejo, y el Departamento de Salud de Washington informó de un aumento en los niveles de plutonio en la zona, aunque los niveles no eran peligrosos para la vida. Se cree que el aumento fue propagado por el polvo y las cenizas. También ha habido problemas con nidos de avispas radioactivas, moscas de la fruta y conejos.

Cuando en el área se encontraron excrementos de conejo radioactivos, se inició un protocolo de instalación de trampas para matar a los conejos.

 
 
 

Las plantas rodadoras radiactivas que rodaban por la reserva también causaron problemas a principios de la década de 2000.

Todd Ponczoch utiliza un contador Geiger para comprobar si hay radiación en la reserva nuclear de Hanford.

Cuando el cardo ruso se descompuso y se rompió de sus raíces, que podían llegar hasta 6 metros de profundidad, los cardos radioactivos podían rodar hasta seis kilómetros y esparcir radiación nuclear.

En 2002, se inició la construcción de la Planta de Vitaminas de Hanford, una planta de tratamiento de residuos, que es la clave para la limpieza de Hanford.

Planta de tratamiento de residuos en construcción.

La planta de tratamiento convertirá los residuos en vidrio, que podrá almacenarse de forma segura durante varios miles de años. Se espera que convierta más de 189 mil millones de litros de desechos contaminados. Pero se supone que no comenzará a procesarlos hasta el año 2036, y llevará años construirlo.

También ha estado plagada de incertidumbres en cuanto a la forma en la que los residuos se encontrarán cuando fluyan a través de las tuberías, lo que llevó a que la construcción se detuviera en 2012 hasta que se pudo resolver el problema.

 
 
 

En 2009, Hanford comenzó a ofrecer visitas guiadas para mostrar las instalaciones y el famoso reactor "B". Los tours son populares y en 2016, 10.000 personas la visitaron.

Alrededor de 80 personas conocen los contenedores de almacenamiento que contienen combustible nuclear gastado.

Se considera seguro para los turistas. Aunque probablemente no sea tan emocionante como un paseo por Chernóbil.

 
 
 

También se ha convertido en un destino turístico para los kayakistas del río Columbia.

Los kayakistas se fijan en la vista del Reactor B.

En 2008, Columbia Kayak Adventures realizó de dos a tres giras al mes, que The Los Angeles Times describieron como "un parque temático al lado de la Central Nuclear de Chernobyl".

En cuanto a la radiación en el río, los funcionarios de salud dijeron que los peces analizados para detectar la radiación no representan un riesgo para la salud, mientras que los grupos ambientalistas dijeron que había un riesgo para las personas que nadaban y pescaban regularmente en el río.

 
 
 

A pesar de que el complejo continúa deteriorándose. En 2013, se descubrieron nuevas fugas en varios tanques subterráneos.

Trabajadores trabajan en la Granja Tanque'C' en la Reserva Nuclear de Hanford.

Aunque la gerencia ya sabía que un tanque tenía fugas, a un ritmo de hasta 1.135 litros de desechos por año, el descubrimiento de que otros cinco también tenían fugas fue especialmente preocupante.

Como dijo The Daily Beast, mientras que el lodo nuclear que gotea en el suelo y se mezcla con el agua subterránea puede sonar apocalíptico para mucha gente, para aquellos que están familiarizados con Hanford es sólo otro contratiempo, del cual ha habido muchos.

En 2015, Doug Shoop, el principal funcionario del Departamento de Energía en la reserva, dijo que la infraestructura se estaba rompiendo y que se liberaría más radiación nuclear.

Doug Shoop, gerente de la Oficina de Operaciones de Richland de la Reserva Nuclear de Hanford,

Fuente: Business Insider

Shoop tenía razón. En 2017 se derrumbó un túnel que almacenaba residuos radiactivos.

Un agujero de 6 por 6 metros de ancho en uno de los dos túneles que conducen a las instalaciones de PUREX del sitio de Hanford.

Fue cubierto de nuevo por los trabajadores y no se detectó contaminación, pero la EPA dijo que más túneles se derrumbarían a medida que el equipo se deteriorara.

 
 
 

El Departamento de Energía ha dicho que los 10.000 trabajadores de Hanford siguen en riesgo. Aquí, se revisa a un trabajador para ver si tiene radiación.

Especialistas revisan a un miembro en busca de radiación después de un día de trabajo para desmantelar el complejo K-Reactor en la reserva nuclear de Hanford.

Fuentes: NBC, Peninsula Daily News

En 2016, 61 empleados estuvieron expuestos a los vapores de tanques con fugas, dos años después de que se reportara que había un "vínculo causal" entre los vapores y el daño pulmonar y cerebral.

Un inspector de seguridad entra en la sala de procesamiento en la instalación de Recepción y Procesamiento de Residuos (WARP) en la Reserva Nuclear de Hanford el 30 de junio de 2005 cerca de Richland, Washington.

Fuente: NBC

El Departamento de Energía quería eliminar todos los residuos subterráneos para 2047, pero eso es poco probable.

Una señal advierte de posibles peligros en el suelo.

Ahora se acerca más a 2079 o a 2102. En febrero de 2019, el departamento publicó una nueva estimación de cuánto costaría el proceso. Había pasado de 110.000 millones de dólares a 660.000 millones de dólares.

Y mientras los costes aumentan, el presidente Trump quiere recortar la financiación anual para la limpieza en 416 millones de dólares.

Donald Trump

El senador de Oregon, Ron Wyden, dijo que la limpieza no se hará hasta dentro de 300 años si se aprueba el presupuesto de Trump.

La administración de Trump también quiere reclasificar los desechos de alto nivel como de bajo nivel para reducir costes.

 
 
 

Los ecologistas no dejarán de luchar por la limpieza, pero Tom Hanford, director ejecutivo del Hanford Challenge, dice que nunca se van a desenterrar todos los residuos.

El histórico reactor B

Le dijo a The Atlantic en 2018 que la mayoría de los desechos de Hanford no iban a ninguna parte. "Hanford va a ser una zona de sacrificio nacional durante cientos de años", dijo.

 
 
 

Otros artículos interesantes:

21 curiosidades del Servicio Secreto de los EE.UU. que seguro no sabías

25 curiosidades y datos que tal vez no conocías sobre Amazon

Te recomendamos