Pasar al contenido principal

El veto de Trump a Huawei podría afectar a Intel y Qualcomm, pero los fabricantes de procesadores tienen cosas más importantes de las que preocuparse, según un experto

la industra de los chips encara cosas peores que el veto a Huawei
El presidente de EE.UU., Donalt Xi Jinping.d Trump y el presidente chino Xi Jinping. NICOLAS ASFOURI/AFP/Getty Images
  • Se espera que el veto de Trump a Huawei afecte a los fabricantes de chips, cuyas acciones cayeron tras conocerse el anuncio de la lista negra.
  • Pero un analista ha asegurado que la "guerra fría tecnológica" es solo uno de los problemas a los que se enfrenta la industria de los procesadores, que actualmente se están recuperando de la escasa demanda en el mercado de los centros de datos.
  • Descubre más historias en Business Insider.

Las acciones de los fabricantes de chips sufrieron una caída estrepitosa después de que la Administración Trump pusiera en la lista negra a Huawei la semana pasada, lo que refleja el temor del mercado al ver que podrían estar en medio de una "guerra fría tecnológica" entre Estados Unidos y China. 

A pesar de ello, un analista ha asegurado que lo que debe hacer China es quitarse de en medio a esas compañías cuando estén fuera de juego.

"Aquí hay un doble contratiempo. Está claro que el veto de Trump es una nube negran en la industria de los procesadores, pero no es más grave que la presión que hay ahora mismo en el sector", ha dicho a Business Insider USA Dan Morgan, vicepresidente de Synovus Trust Co., una compañía de administración de patrimonio.

Huawei fabrica una gran cantidad de equipos de telecomunicaciones y productos electrónicos para el consumidor, incluidos móviles. Para ello, el gigante tecnológico compra componentes a los fabricantes de chips líderes del mercado, entre los que se encuentran Intel y Qualcomm, que han visto mermadas sus ventas tras la prohibición, según Bloomberg. Las tensiones comerciales también podrían afectar a otros fabricantes de chips de EE. UU. que venden a empresas con sede en China.

El problema es que, después de que el veto de Trump se hiciera público, las acciones de estas compañías cayeron de forma drástica. El Índice de Semiconductores de Filadelfia, el barómetro más conocido de inversión en chips, ha estado cotizando en torno a un 5% el martes, algo que lleva arrastrando desde su cierre del viernes.

Leer más: Qué va a pasar con tu móvil Huawei con el veto de Google

"Los fabricantes de procasadores y otras compañías de EE. UU. se encuentran actualmente bajo una gran presión, en parte porque perderán ingresos cuando interrumpan sus relaciones con Huawei como cliente. La compañía china depende de muchas empresas estadounidenses para fabricar sus equipos de 5G", ha dicho Morgan en un comunicado.

Pero el efecto del veto de Huawei probablemente no será especialmente significativo, o por lo menos eso es lo que opina el experto. Solo el 2,6% de las ventas de Qualcomm provienen de la organización asiática, mientras que Intel obtiene solo el 1% de sus ingresos, según la investigación de Synovus.

Además, la cadena de suministro global utilizada por la industria tecnológica de Estados Unidos también se ha vuelto tan compleja que "señalar la presión financiera sobre los fabricantes de chips de una guerra comercial entre Estados Unidos y China es difícil", afirma.

Leer más: Todo lo que sabemos sobre el "plan B" de Huawei: el sistema operativo alternativo a Android que podrían usar sus próximos móviles

"La mayoría de las consecuencias serán indirectas, según nuestros controles, y cualquier impacto arancelario directo en los fabricantes de chips será mínimo, probablemente", ha indicado Morgan.

Lo que sí es más significativo es la incertidumbre del mercado a la que se enfrentan los fabricantes de chips. Este hecho ha sido subrayado en los resultados de las principales compañías de procesadores, entre las que se encuentran Intel y Nvidia, donde ambas han destacado que las ganancias que han recibido a través de los centros de datos han resultado peores de lo esperado. Y es que hay que tener en cuenta que ambas organizaciones fabrican semiconductores que potencian los data center y las plataformas de computación en la nube.

La construcción de redes se ha estancado, lo que ha afectado a las ventas de chips, y los fabricantes de los mismos han señalado que no saben cuánto durará esta pausa.

"Eso es más devastador que el veto de Trump, ya que se enfrentan a algo desconocido. Aunque la prohibición de EE. UU. es algo importante, el sector de los semiconductores tiene problemas mayores", ha destacado.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además