Pasar al contenido principal

26 atracciones turísticas en Europa por las que merece la pena hacer cola

El palacio de Pena en Sintra (Portugal)
Flickr/Mark Fischer

Todos lo hemos hecho.

Vas a la Torre Eiffel en tu primer día en París. Entonces, te pasas tres horas en la cola. Tu agenda para el resto del fin semana acaba de saltar por los aires. 

Pasas la cola, entras, llegas hasta la parte más alta de la conocida torre, observas a tu alrededor, miras la ciudad en el horizonte y... te das cuentas de que lo mejor de todo el skyline de París no se ve.

Existen muchas trampas para turistas: lugares que suenan bien en teoría, pero que en la práctica terminan por arruinar sin contemplación tus vacaciones. Una vez que estás allí compruebas por ti mismo que, aunque son geniales para una postal, la visita no merece realmente la pena.

Sin embargo, sí que existen lugares, monumentos y paisajes por los que merece la pena hacer cola. Business Insider ha preguntado a profesionales del viaje como Lonely PlanetRare Escapes y KAYAK por las atracciones turísticas en Europa que de verdad merece la pena visitar.

Conoce los 26 mejores que hemos encontrado, desde el Big Ben de Londres (Reino Unido) hasta los jardines decorados de Manoir d'Eyrignac, en Francia.

The Shard, en Londres (Reino Unido)

The Shard, en Londres (Reino Unido)
Flickr/Sam Valadi

"Si se hace correctamente, el Shard de Londres es una forma genial de ver el horizonte urbano de Londres", explica el experto en viajes del comparador de viajes KAYAK Neil James Cartwright.

"La mayoría de las personas paga para subir al mirador, donde forman un rebaño con decenas de turistas que compiten por el poco espacio libre en las ventanas. Una mejor alternativa es visitar el Gong Bar, justo en la planta anterior al mirador".

"Puede que tengas que reservar una mesa con antelación y también existe un gasto mínimo de 30 libras (unos 34 euros) por mesa, pero si lo haces podrás sentarte en un bar precioso con algunos de los mejores camareros de Londres creando cócteles increíbles para ti".

"Las vistas son un 99% iguales que las del mirador y puede llegar incluso a ser más barato que si tienes que comprar entradas individuales [para el mirador] en un grupo pequeño. Recomiendo ir al atardecer, para que puedas ver cómo se desvanece poco a poco la ciudad de Londres mientras la sustituyen las luces".

La mezquita Azul, en Estambul (Turquía)

La mezquita Azul de Estambuel
Shutterstock/borozentsev

"Estambul es, en mi opinión, uno de los destinos más infravalorados en Europa", asegura Cartwright. "Es la única ciudad en el mundo que abarca dos continentes, realmente puedes sentir la mezcla de culturas mientras caminas, pero lo que realmente me impresionó y dejó con la boca abierta fue el interior de la Mezquita Azul".

"Los mosaicos, llenos de detalles complejo, cubren todas las paredes altas y el techo abovedado. El detalle de las obras de arte, su elaboración, y la inmensidad del lugar realmente convierten la mezquita en una atracción turística por la que vale la pena tomarse el tiempo necesario para visitarla".

Jardines de Tívoli, en Copenhague (Dinamarca)

Jardines Tivoli.
El hotel Nimb, en Tivoli. Flickr/Heidi De Vries

"Tívoli, dependiendo de la época del año, es uno de los parques de atracciones más hermosos que he visitado", dice Cartwright.

"Si lo visitas durante el período navideño, todo el parque está sin reparar en gastos para la iluminación y la decoración. Hay lagos con pequeñas embarcaciones, edificios ambientados en China y tampoco faltan pequeños cafés y restaurantes para tomar una copa de Gløgg [vino caliente] y protegerse del frío ".

Parque Güell, en Barcelona (España)

Parque Güell, Barcelona (España)
Shutterstock/Georgios Tsichlis

"No hay ningún lugar en el mundo como el Parque Güell de Barcelona", explica el director editorial de Lonely PlanetTom Hall.

Obra de Antoni Gaudí, estos parques y jardines públicos situados en el barrio de Gràcia de Barcelona son una combinación de flores ornamentales, arquitectura de formas orgánica y colores bajo el sol.

"Aunque puede llenarse demasiado, se trata de una salida divertida y pintoresca a una parte de la ciudad a la que, de otro modo, es posible que no pudieras ir", añade Hall.

Santa Sofía, en Estambul (Turquía)

Estambul, Turquía
Flickr/Justin Schier

Santa Sofía ha sido una iglesia, una mezquita, y ahora un museo en los tres milenios de vida que tiene. Su gran estructura ornamentada fusiona historia y belleza en un sitio verdaderamente impresionante que necesitas experimentar por ti mismo para poder comprender.

"Santa Sofía, en Estambul, puede absorber la masa de personas que recibe y sigue siendo uno de los mejores edificios del mundo", dice Hall.

La Calzada de los Gigantes, Irlanda del Norte

Irlanda del Norte, The Giant's Causeway
Shutterstock/Yudai

"Olvida las largas colas y las entradas descaradamente caras, la Calzada del Gigante (o de los Gigantes) en Irlanda del Norte está experimentando un resurgir de popularidad desde que sirvió como escenario en la serie Juego de Tronos", explica el cofundador de la página web con inspiración para viajes y propuestas de itinerarios IQPlanner, Dmitrijus Konovalovas.

"Aunque la visita al centro de visitantes bien merece la pena las 8,50 libras (unos 9,6 euros) de la entrada para conocer la ciencia y las leyendas del lugar, los visitantes más ahorradores pueden entrar directamente a este lugar Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO por una arcada al lado del centro de visitantes".

Galería Uffizi, en Florencia (Italia)

Galería de los oficios, Florencia (Italia)
Shutterstock/vvoe

"Recomiendo encarecidamente comprar una entrada de acceso preferente para la Galería Uffizi en Florencia; los visitantes menos preparados pueden perder hasta medio día de sus vacaciones en la cola", explica Konovalovas.

"Con más de 1.000 visitantes al día durante la temporada alta, es uno de los museos más visitados del planeta. Los verdaderos amantes del arte deberían visitarlo al menos dos veces para experimentar la colección en todo su esplendor".

Pamukkale, Turquía

Pamukkale, Turquía
Flickr/Rafaela Ely

"Pamukkale, en Turquía, es el lugar más visitado del país; la multitud que se reúne lo demuestra", cuenta Konovalovas. "Pero con un poco de planificación previa, la experiencia de visitar este fenómeno geológico espectacular y uno de los lugares Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO no tiene por qué ser un calvario".

"La mejor manera de disfrutar de una visita sin agobios es pasar la noche en el pueblo de Pamukkale, ya que la mayoría de los visitantes no llegan hasta la tarde", añade.

Pompeya, Italia

Pompeya, Italia
Flickr/Andrea Schaffer

"Soy amante de la historia y Roma es una de mis ciudades favoritas del mundo. Pero si también eres un entusiasta de la historia, tienes que ir más allá y preparar una visita a Pompeya", asegura el vicepresidente sénior de la empresa de cruceros de lujo Seabourn, Chris Austin.

"El silencio es fascinante, hipnotizante. Todas las colas que pueda haber merecen la pena, pero mi recomendación es que te desvíes, que encuentres un lugar en el que sentarte y hagas tuyo el momento".

Camden Lock y Camden Market, en Londres (Reino Unido)

Camden, Londres (Reino Unido)
Flickr/samchills

"Soy inglés y estoy enamorado de Londres, y la ciudad tiene muchas zonas de tiendas famosas, pero sus mercados son lo que más vale la pena, lo que más inspira", explica Austin.

"Camden es famoso en todo el mundo y un gran lugar para comprar ropa y regalos originales. El mercado de Portobello Road en Notting Hill tiene una variedad increíble de antigüedades los sábados", cuenta. "Termina tu visita en cualquiera de los mercados de Londres con pastel, puré y una pinta de cualquier pub londinense de toda la vida".

El castillo de Edimburgo (Reino Unido)

Castillo de Edimburgo (Escocia)
Stockcube/Shutterstock

"El castillo de Edimburgo ofrece una perspectiva increíble sobre la historia de Escocia y sus alrededores", opina el CEO y fundador de la página de microaventuras y excursiones Rare Escapes. "Solo las vistas ya merecen la pena".

 

 

Sagrada Familia, en Barcelona (España)

Sagrada Familia, Barcelona (España)
Flickr/Katherine Price

"Para mí, [el mejor sitio] tiene que ser la catedral de [Antoni] Gaudí, la Sagrada Familia de Barcelona", opina el editor jefe del portal de búsqueda de vacaciones y viajes HolidayPirates, Niamh Walsh.

Considerada la basílica católica inacabada más grande del mundo, la construcción de la Sagrada Familia comenzó en 1882. "Cualquier fotografía nunca le hace justicia", destaca Walsh.

Catedral de Santa María Del Fiore, en Florencia (Italia)

Catedral Santa Maria Del Fiore, Florencia (Italia)
Flickr/Alex Ansley

Gracias a sus lujosos interiores y su imponente magnitud, Walsh cree que las catedrales siempre merecen la pena, y casi siempre son más baratas que un museo.

"Debes hacer un viaje a Florencia para ver la Catedral de Santa María del Fiore porque, al igual que la Sagrada Familia, también es mucho más impresionante al conocerla de cerca".

Oia, en la isla de Santorini, Grecia

Oia, en la isla de Santorini (Grecia)
Oia, Santorini. Flickr/Alma Ayon

"La isla de Santorini en las Cícladas, específicamente las icónicas ciudades azules y blancas de Fira y Oia, debería ser algo que todo el mundo vea al menos una vez en su vida", apunta Walsh.

"Esta isla es un enclave perfecto que lo tiene todo: cultura increíble, sol radiante y el ambiente más relajado y pacífico donde quiera que vayas".

Palacio de Pena, en Sintra (Portugal)

El palacio de Pena en Sintra (Portugal)
Flickr/Mark Fischer

Según la fotógrafa de viajes y miembro de la comunidad de Passion Passport Sezgi Olgaç, "visitar el Palacio de Pena es como entrar en un cuento".

"El enorme palacio está ubicado en lo alto de las colinas sobre Sintra, y el recorrido por su grandioso interior te ayuda a imaginar a los reyes y reinas portugueses que vivieron dentro de sus muros", explica. "Fotografiar los colores pastel y la arquitectura extravagante me produjo pura alegría".

Jardines del Manoir d'Eyrignac, en Dordogne (Francia)

Jardines Manoir d'Eyrignac en Dordogne (Francia)
Shutterstock/Pack Shot

Para el director general de Marugal Hotel Group, Pablo Carrington, "nadie debería perderse los extraordinarios jardines de Manoir d'Eyrignac en Francia".

Según varias publicaciones, estos jardines ornamentados han sido mantenidos por la misma familia durante 22 generaciones. Las esculturas con setos y los grandes estanques completan un paisaje que transmite serenidad.

 

El Palacio Real, en Madrid (España)

El Palacio Real en Madrid (España)
Flickr/PromoMadrid

"El Palacio Real en Madrid es el más grande de Europa y probablemente el menos conocido", explica Carrington. "Haga que sea su primera parada del día, temprano en la mañana, para evitar las colas".

Sainte-Chapelle, en París (Francia)

Sainte-Chapelle en París (Francia)
Flickr/mat's eye

"Si bien es casi imposible evitar las colas de turistas en toda la ciudad, sobre todo durante el verano, Sainte-Chapelle es uno de los lugares más impresionantes de París", asegura el fundador de la aplicación HolidaySwap, James Asquith.

"Por alguna razón desconocida, tiene la mitad de cola que muchos de los otros grandes hitos turísticos de la capital de Francia", cuenta. "Prepárate para dejarte deslumbrar por la hermosura de sus vidrieras".

El Gran Canal, en Venecia (Italia)

El Gran Canal en Venecia (Italia).
Flickr/Pedro Szekely

"Prepárate para grandes multitudes y literalmente cientos de botes en el agua en verano, pero eso en sí mismo es un espectáculo que hay que ver para creer", piensa Asquith.

"Este destino único se puede visitar con pocas colas y gastos, simplemente prepárate para cantidad enorme de personas".

El grito de Munch, en Oslo (Noruega)

'El grito', en Oslo (Noruega)
Flickr/Jorge Lascar

"Para poder ver según qué obras de arte tendrás que hacer cola durante horas solo para echar un vistazo rápido a un retrato turbio, enmarcado por el cabello de un extraño. Pero el cuadro de El grito, que muestra el atardecer bañado de rojo sangre de Edvard Munch, merece un puesto en cualquier lista", explica el creador del sitio web de viajes InsideTheTravelLab, Abi King.

"Las colas son cortas y el cuadro impresionante. Además, la Galería Nacional de Oslo está repleta de tantas obras maestras que podrías pasar fácilmente una semana aquí".

El Louvre, en París (Francia)

El museo del Louvre, en París (Francia)
Flickr/Kevin Gessner

Cuando se trata de enfrentarse a una multitud de turistas en una de las galerías de arte más famosas del mundo, King tiene sus propios consejos para visitar el Louvre sin perder el tiempo haciendo cola.

"Compra las entradas con antelación para evitar la peor de las multitudes y luego pasa todo el día buscando la Venus de Milo mientras vas de ala en ala, a cada cual más repleta de obras de arte de primer nivel".

El Big Ben, en Londres (Reino Unido)

Big Ben, Londres (Inglaterra)
Unsplash/Jurica Koletic

El Big Ben de Londres se puede visitar fácilmente sin tener que luchar codo con codo contra la marea de turistas armados con cámaras de fotos.

"Coge el metro hacia Westminster y luego camina a lo largo del río Támesis a la sombra del Big Ben y las Casas del Parlamento", explica King. "Claro que habrá masas de gente, pero esto es Londres, así que todos siguen avanzando".

Sin embargo, una advertencia: el Big Ben está actualmente cubierto de andamios ya que están previstas obras de mantenimiento integral durante los próximos cuatro años.

La región de Cinque Terre de Italia

Cinque Terre, Italia
Flickr/Jason OX4

"No se trata tanto de un hito turístico concreto, sino de que toda la región de Cinque Terre en Italia —formada por cinco pueblos de pescadores— hace que merezca la pena salir del camino establecido para cualquier turista", explica la mente detrás de la página web con consejos sobre los puntos y millas aéreas God Save The Points.

"Las imágenes que puedas ver no hacen justicia a estos lugares", explica. "Las ciudades son perfectas desde cualquier ángulo".

 

Seljalandsfoss, en Islandia.

Seljalandsfoss, Islandia
Flickr/Laszlo Ilyes

"No hay atracción turística gratuita que sea más impresionante que la cascada de Seljalandsfoss, en Islandia", asegura el fotógrafo de viajes Lachlan Menzies.

"Su tamaño y belleza son indescriptibles. Si puedes, visítala con el sol de medianoche de verano (cuando el sol se pone entre la medianoche y la una de mañana alrededor del solsticio de verano) y prepárate para quedarte sin palabras por las arrastrado la luz radiante que se cuela a través del agua".

 

 

Museo Rodin, en París (Francia)

Museo Rodin, en París (Francia)
Escultura de 'Las tres sombras', inspirada en 'La divina comedia' de Dante en los jardines del Museo Rodin, en París (Francia). Shutterstock/wjarek

"Cuando viajo, a menudo no puedo escaparme más que un fin de semana o unos días, así que soy consciente de lo importante que es sacar el máximo provecho a ese tiempo", asegura la responsable de la cuenta de Instagram FollowMeTo, Nataly Osmann.

"Me encanta Francia por la cantidad de lugares a los que quieres volver una y otra vez. Todos deberían visitar el Museo Rodin en París, es una de las galerías más tranquilas de la ciudad formada por una serie de edificios y jardines preciosos. Además, se puede comprar la entrada a través de internet para ahorrar tiempo".

Ciudad del Vaticano

Escaleras en el Vaticano, en Italia.
Flickr/Aurelien Guichard

Aunque su mujer prefiere las vistas de París, el fotógrafo de viajes Murad Osmann piensa que todo el mundo debería conocer por sí mismo la Ciudad del Vaticano al menos una vez en su vida.

"Con sus museos e iglesias, la Ciudad del Vaticano es un lugar imponente, y, técnicamente, un país propio, aunque no es necesario el pasaporte para poder entrar".

"Asegúrate de visitar la Basílica de San Pedro, la iglesia más grande del mundo y, a menudo, también considerada como uno de los santuarios católicos más sagrados del mundo", dice Murad.

Te puede interesar