Por qué el calor extremo convierte las vías del tren en espaguetis

Extreme heat causes railroad tracks in New Jersey to buckle, giving them a spaghetti-like look.
Extreme heat causes railroad tracks in New Jersey to buckle, giving them a spaghetti-like look.
AP

AP

  • Tanto Europa como los Estados Unidos están experimentando temperaturas récord este verano.
  • El intenso calor hace que las vías de acero se expandan y se doblen bajo el estrés adicional.
  • Los trenes reducen su velocidad en el calor extremo para poner menos fuerza adicional en las vías, lo que resulta en retrasos.
  • Descubre otras historias en Business Insider España.

En todo el mundo, el verano de 2019 se caracterizó por ser uno de los más calientes y áridos de la historia. Y 2020 parece seguirle la pista.

El calor extremo no sólo es peligroso para las personas, a modo de insolaciones o deshidrataciones, y los aviones, sino que hace que incluso los viajes en tren sean peligrosos al hacer que las vías del tren se doblen.

Cuando las temperaturas suben, las vías de acero se expanden y alargan con la dilatación. La expansión relacionada con el calor ejerce mucha presión en los amarres, lastres y anclajes de los rieles que mantienen las vías fijas en el suelo. Eventualmente, las vías se doblarán bajo la fuerza de los trenes, formando las llamadas "dobleces del sol" y convirtiéndose prácticamente en espaguetis.

Leer más: Los 8 mejores trucos para dormir bien con mucho calor que funcionan

El problema, en realidad, se produce más por el agua que por el calor, porque la humedad puede afectar al terreno donde va asentada la vía. Cuando una trinchera no está bien diseñada o hay deslizamientos o arcillas expansivas, es necesario drenarlo para evitar más que posibles accidentes

En la foto de arriba, tomada el 24 de julio de 1978, las vías ferroviarias torcidas de Nueva Jersey llevaron al descarrilamiento de un vagón de pasajeros, que se puede ver en el fondo. La presión y las altas temperaturas hicieron descarrilar uno de los trenes y mantuvieron las vías cerradas durante días, hasta que se pudo arreglar el recorrido.

Bajo la luz directa del sol, los rieles de acero pueden alcanzar hasta 20 grados más que la temperatura del aire, según el Britain's Network Rail. Para evitar accidentes cuando el termómetro supera los 46 grados, las redes ferroviarias exigen que los trenes reduzcan su velocidad, causando retrasos y cancelaciones. Los trenes que se mueven más lentamente ejercen menos fuerza adicional en las vías, lo que ayuda a evitar el pandeo.

Las carreteras se ven afectados por la reverberación del suelo, y todos aquellos firmes totalmente elásticos, que no son tan rígidos como el hormigón, se ablandan por el calor y pueden producir “las famosas rodaduras o grietas en las carreteras”, asegura a EFE el presidente de la Asociación Española de Transportes, José María Pérez Revenga.

Una versión anterior de este artículo fue publicada el 1 de julio de 2013.

LEER TAMBIÉN: Los anticuerpos contra el coronavirus desaparecen rápido y crece la preocupación por la pérdida de inmunidad

LEER TAMBIÉN: Cuánto gana un empleado de Ikea en España: mira su sueldo y sus condiciones laborales

LEER TAMBIÉN: Así es como puedes perder peso sin hacer dieta: 11 trucos que recomiendan los expertos

VER AHORA: Mascarillas, grupos burbuja o PCR masivos: cómo han preparado otros países la vuelta a las clases para prevenir contagios

    Más:

  1. curiosidades
  2. Historia
  3. Ciencia