Una 'joint venture' en la que participa Mercedes asegura que puede transformar el transporte público en la España rural: así lo está haciendo en varias zonas de Europa

ViaVan transporte público
ViaVan
  • Las zonas rurales suelen sufrir carencias en materia de transporte público, y esa es una situación que la joint venture de Mercedes-Benz Vans y Via ViaVan quiere cambiar en España.
  • A continuación encontrarás 3 ejemplos de cómo ViaVan está cooperando con empresas locales para facilitar servicios de transporte bajo demanda que hagan los recorridos más eficientes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En los pueblos de entre 25.000 y 50.000 habitantes es difícil diseñar líneas de autobuses, porque estas tienen sentido cuando las personas pueden caminar hasta las paradas, pero si no es el caso es complicado conseguir que el servicio se utilice.

A consecuencia de su poco uso, es común que el campo acabe estando desatendido y que en él predomine el vehículo privado. Es la situación a la que quiere darle la vuelta ViaVan, la joint venture de Mercedes-Benz Vans y Via, en marcha desde 2017 y con 55 empleados en Europa. Via cuenta con acuerdos con 150 socios en unos 22 países.

Ahora, la empresa revela que está poniendo el foco en España y que, en concreto, en la España rural considera que cuenta con oportunidades de negocio.

"España en particular creo que tiene bastantes desafíos compartidos con otros sitios, porque sus comunidades rurales no están particularmente bien conectadas por transporte público", cuenta su CEO, Chris Snyder, en una entrevista con Business Insider España.

"Fuera de las ciudades en muchos casos es donde hay más problemas graves que en las grandes ciudades", recalca, insistiendo en que es "bastante optimista" por el feedback que ha recibido de sus conversaciones en el país.

ViaVan se dedica a facilitar tecnología a empresas de transporte público, ciudades y universidades, entre otros, contribuyendo a crear servicios "eficientes, compartidos y bajo demanda", según aseguran desde la empresa. También cuenta con un servicio de furgonetas compartidas en Reino Unido y Países Bajos, por el que en ocasiones ha sido comparada con Uber

Muchos servicios de transporte en zonas rurales españolas no se han reactivado tras el confinamiento por su baja demanda

La reactivación del transporte público en zonas rurales españolas es, según el CEO, un desafío, pero a la vez se trata de un contexto en el que su solución de buses bajo demanda "se adapta muy bien" a zonas rurales. "Sin duda tiene un posible efecto positivo muy interesante en zonas de extrarradio y zonas rurales. Ahí creo que podemos hacer un impacto positivo".

En la península algunos medios han denunciado cómo tras el confinamiento las frecuencias de trenes y autobuses no se han restablecido al 100%, "anclando al aislamiento a miles de trabajadores y estudiantes", que tampoco cuentan con una fecha de restablecimiento de la normalidad.

En un reportaje de Invertia (El Español), el alcalde de Jadraque, Héctor Gregorio, lamentaba la pérdida de población que sufre la comarca de la Sierra Norte de Guadalajara, en la provincia con el mismo nombre, que en parte atribuía al recorte de frecuencias ferroviarias.

"Nos obligan a viajar más en automóvil particular", declaraba. "Y mientras el servicio público, infrautilizado y generando gasto sin posibilidad de aumentar ingresos". Además de Renfe, Alsa también ha llevado a cabo recortes de frecuencias.

Viavan, la 'joint venture' detrás de la primera línea de bus bajo demanda de Madrid

También antes de la pandemia 80 pueblos de Castilla-La Mancha han visto cómo sus conexiones peligraban, ya que ninguna empresa de transporte quería hacerse cargo de los servicios, según El Confidencial. El medio apuntaba a que las empresas necesitan una subvención de como mínimo 0,7 euros el kilómetro recorrido, y se recorren millones.

"Para tener beneficios hablamos de facturar 1,15 euros el kilómetro. En muchas rutas andamos por los 0,2 y 0,3 euros, casi nada. Si al menos pudiéramos llegar a 1,05 euros quizá cubriríamos gastos, y para eso necesitamos mucho apoyo público", explicaba al periódico una fuente del sector, a la que este no identificaba.

Estos son algunos lugares en los que ViaVan está colaborando con las administraciones públicas para crear servicios de transporte bajo demanda:

Kent, Reino Unido

En la ciudad de Sevenoaks, la empresa local Go-Coach contaba con muchos autobuses que pasaban una vez cada hora. En algunas zonas más alejadas, los buses solo pasaban una vez a la semana y además, la pandemia del coronavirus llevó a que gran parte de la población se quedase en casa.

La empresa tuvo que buscar cómo solucionar la situación en la que no podía cortar el servicio, porque era importante para trabajadores esenciales, pero a la vez necesitaba reducir costes. En colaboración con ViaVan, la compañía consiguió lanzar un nuevo servicio bajo demanda que sustituía a todas sus rutas fijas.

Las autoridades europeas deberían tener en cuenta que los patinetes compartidos sustituyen a caminar y al transporte público, por lo que se emite más CO2 a la atmósfera, según un nuevo estudio

La empresa asegura que ha conseguido rutas mucho más eficientes, llevando a un 77% más de personas en su primer mes y recorriendo menos kilómetros en cada trayecto —un 46% menos—, ya que solo se acerca a recoger a las personas que lo han solicitado a través de la app.

ViaVan también asegura —no podemos asegurar que estos datos sean ciertos— que ahora los usuarios esperan una media de 11 minutos, un tiempo mucho inferior que el habitual antes.

Tees Valley, Reino Unido

En Tees Valley, al noreste de Inglaterra, ViaVan se ha unido a Stagecoach Group, empresa de transporte público británica, para lanzar un nuevo servicio que han llamado Tees Flex. En este caso, se presta con 9 furgonetas de Mercedes y busca ofrecer un medio de transporte a habitantes de comunidades aisladas en la región.

El jefe de Lime en España cree que las bicicletas de Uber que acaba de adquirir podrían ser la solución para los ayuntamientos españoles que no tienen su propio sistema público

Los usuarios reservan los viajes a través de una aplicación, la web o por teléfono, y luego comparten el trayecto. Las furgonetas se detienen en "paradas virtuales" que se indican en la misma app y que la tecnología de ViaVan ha diseñado para que los usuarios no tengan que recorrer una gran distancia caminando, pero a la vez manteniendo la eficiencia de los viajes, aseguran desde la empresa.

El servicio arrancó en febrero y cubre las zonas de Darlington y Stockton; Hartlepool, y Redcar y Cleveland. Por ahora se trata de un piloto que funcionará durante 3 años.

Brandeburgo, Alemania

En Brandeburgo, ViaVan y la Berliner Verkehrsbetriebe (BVG), la principal empresa de transporte público en Alemania, para conectar las estaciones de tren que no cuentan con mucha demanda. El servicio se llama BerlKönig BC y es el segundo que la joint venture desarrolla en la ciudad. 

En todos estos casos, ViaVan facilita a las empresas de transporte público locales la tecnología para conseguir una aplicación que les ayude a tanto saber quién necesita el servicio como calcular los vehículos que necesitan para cumplir con las restricciones de seguridad por la pandemia del COVID-19.

Cyclofix, la startup que conecta a ciclistas con mecánicos a domicilio que se ha aliado con Decathlon, multiplica por 10 su negocio en plena pandemia

Del mismo modo, las empresas también pueden escalar los servicios que ven que tienen más demanda, volviendo a crear líneas fijas si así lo consideran, en caso por ejemplo de que los volúmenes de pasajeros sean suficientes.

De esta manera, el servicio bajo demanda se complementaría con las líneas fijas, pero todo en la misma aplicación. Igualmente, la compañía facilita que para algunas zonas con menos demanda se introduzcan vehículos más pequeños, tipo taxis, ya sean de carácter público o privado.

Otros artículos interesantes:

Homyhub, la solución española para abrir el garaje con el móvil que ha conquistado a Correos, Naturgy, Iberdrola o Volkswagen, prepara su expansión internacional

Iomob, la startup española que integra todos los transportes de una ciudad en una misma app, triplica sus clientes durante la pandemia

Caravelo, la startup española que pretende revolucionar la manera en la que compramos billetes de avión con suscripciones a las aerolíneas al estilo Netflix