Tu viejo móvil esconde un tesoro: por qué debemos reciclar la basura electrónica en lugar de exprimir la minería hasta la extenuación

Residuos electrónicos

Getty Images

La tasa de reciclaje de basura tecnológica sigue siendo baja, y el mundo se ahoga en residuos electrónicos, cuya gestión y tratamiento sigue siendo ineficiente, pese a que sus materias primas pueden seguir reutilizándose y contribuir de este modo a la economía circular. 

Científicos de la Royal Society of Chemistry (RSC) del Reino Unido han solicitado un esfuerzo global por aumentar el reciclaje de los desechos electrónicos y alertan de que la expansión de la minería para obtener metales raros y componentes valiosos para los dispositivos es no solo finita, sino insostenible. 

En un futuro bastante cercano, extraer todos los metales preciosos y minerales orientados a la tecnología de consumo no será posible, mientras que la solución pasa por reciclarlos. "De esta manera se podrían evitar los problemas de la cadena de suministro en el futuro y reducir los impactos ambientales", destaca en un comunicado Tom Welton, director de RSC.

Los desechos electrónicos tienen metales preciosos como oro, plata, cobre, platino y paladio, materiales voluminosos como el hierro y el aluminio y también plásticos a los que se le puede dar una segunda vida.

Un estudio publicado por la organización apunta a un cambio de actitud en los consumidores con respecto a la sostenibilidad y a los hábitos de compra: hay una demanda en alza de tecnología más sostenible. 

La encuesta también subraya la confusión y la frustración que envuelven al consumidor debido a la falta de información clara y precisa. Más del 60% de los usuarios se cambiarían a los rivales de sus marcas tecnológicas preferidas si optasen por una fabricación sostenible, y el 70% coincide en que es difícil y costoso reparar los dispositivos electrónicos.

Se acabó pagar por arreglar la pantalla del móvil: científicos coreanos crean un material autorreparable

Además, tres cuartas partes de los encuestados creen que se debe tomar medidas urgentes por parte de los gobiernos para atajar la crisis de la basura electrónica. Más de la mitad expresan su preocupación por las consecuencias ambientales de tener viejos aparatos en casa, aunque confiesan no saber qué deben hacer con ellos. 

Desde la Royal Society of Chemistry piden más inversión pública y privada en investigación para separar mejor las materias primas críticas de los residuos electrónicos. También es importante que los gobiernos revisen la infraestructura de reciclaje y los fabricantes aboguen por prácticas tecnológicas más sostenibles. 

La basura que más crece

Los desechos electrónicos son el residuo doméstico que más crece en todo el planeta, según la ONU. En 2019 se batió el récord de 53,6 millones de toneladas métricas de desechos electrónicos en todo el mundo, y la cifra podría llegar a los 74 millones de toneladas métricas para 2030, duplicando su cantidad en 15 años. 

Ese año, solamente el 17% de la basura electrónica se recolectó y recicló, lo que implica que valiosos materiales valorados en 57.000 millones de dólares (54.000 millones de euros) se quemaron o fueron a parar al vertedero. Todo un desperdicio ambiental y económico. 

Otros artículos interesantes:

El 'oro beige': reciclar cartón ilegalmente está haciendo que la Administración pierda millones

La basura electrónica se dispara un 21% en los últimos 5 años y alcanza un nuevo récord mundial

7 buenas ideas para reciclar y aprovechar tu antiguo móvil

Te recomendamos