Parece 'Flubber', pero es un robot capaz de salvarte la vida: esta baba magnética puede agarrar objetos y navegar por lugares estrechos del cuerpo

Robot magnético

Advanced Functional Materials

A primera vista lo han comparado con la película Flubber, la pasta slime con la que juegan los niños o incluso una caca, pero se trata de un robot viscoso y magnético con prometedoras prestaciones para el futuro.

Creado por un equipo de científicos encabezados por Li Zhang, de la Universidad China de Hong Kong, este limo baboso contiene partículas magnéticas para que pueda manipularse para viajar, rotar o formar formas de O y C cuando se le aplican imanes externos, pudiendo agarrar cosas.

Aunque ya existen robots elásticos capaces de manipular objetos y autómatas basados en fluidos que pueden navegar en espacios reducidos, son poco comunes las innovaciones que conjugan ambas tecnologías. 

En este robot se dan cita con un resultado espectacular y de apariencia "asombrosa" y "aterradora", según los comentarios vertidos en redes sociales. 

La masa viscosa puede autorrepararse, deformarse para caber en huecos estrechos y rodear objetos más pequeños, aunque los científicos todavía están tratando de comprender sus propiedades. "El objetivo final es desplegarlo como un robot", explica Zhang, cuya investigación se recoge en la revista revisada por pares Advanced Functional Materials. 

Entre sus prestaciones, el limo tiene propiedades viscoelásticas que permiten que en ocasiones se comporte como un sólido, y en otras como un líquido.

En cuanto a sus materiales, el robot está hecho a partir de un polímero llamado alcohol polivinílico, bórax —común en productos de limpieza— y partículas de imán de neodimio, detalla The Guardian

“Es muy parecido a mezclar agua con almidón de maíz en casa”, dijo Zhang. Mezclar los dos produce oobleck, un fluido no newtoniano cuya viscosidad cambia bajo la fuerza. Si lo tocas muy rápido se comporta como un sólido, pero si lo manipulas con suavidad y lentitud, su conducta es la de un líquido.

Así es el primer robot pizzero, creado por el MIT: es capaz de trabajar y dar forma a materiales blandos

Por el momento no hay planes para usarlo en un entorno médico, si en el futuro se encapsula adecuadamente podría reducir el daño de tragarse objetos pequeños como una batería, accediendo al sistema digestivo del paciente. 

El principal problema pendiente de solventar es que las partículas eléctricas en el limo resultan tóxicas. Para formar una capa que a priori protege de esta toxicidad, el invento se cubrió con una capa de sílice. La seguridad dependería del tiempo que se mantuviese el robot dentro del cuerpo. 

Por el momento, no podrá cumplir ningún propósito real hasta que sus cualidades tóxicas se eliminen por completo. 

Otros artículos interesantes:

Estas caras robóticas capaces de expresar dolor pueden entrenar a los médicos para usar la fuerza precisa y reducir sus sesgos con el paciente

El MIT diseña un brazo robótico que podría ayudar a la gente mayor a vestirse

Investigadores del MIT crean un nanorrobot capaz de viajar por tu cuerpo para diagnosticar enfermedades

Te recomendamos