He ido a Manchester para visitar Arcade Club, el templo de los videojuegos retro en Europa, y el viaje ha hecho renacer mi niño interior

Arcade Club, donde los adultos vuelven a ser niiños
Alberto Payo
  • Arcade Club cuenta con más de 300 máquinas arcade, otras de ritmo, baile o shooting y decenas de pinballs
  • Además de juegos míticos de los ochenta o noventa se pueden encontrar interesantes rarezas orientales
  • Niños y adultos son bienvenidos, pero los primeros tienen vetado el acceso a una de las plantas

Toda aventura suele implicar un viaje. Éste ha supuesto dos: a otro país y en el tiempo. 

Al noroeste del Reino Unido se encuentra el mayor espacio dedicado a las máquinas arcade de Europa. Se fundó en 2015, cuando el informático Andy Palmer, se dio cuenta de que la parte trasera de su tienda, en la que acumulaba decenas de máquinas de juegos retro que coleccionaba, se le había quedado pequeña y que había una posibilidad de crear algo más grande e importante.  

Así nació Arcade Club, un club que se ha convertido en todo un símbolo de una era pasada. Una especie de Meca para los gamers y amantes de videojuegos retro, a la que estos deberían ir al menos una vez en su vida. Si no para reencontrarse con las reliquias que ocuparon el ocio de sus tiempos mozos, para conocer esas leyendas de las que quizás les han hablado sus hermanos mayores o padres. O las publicaciones especializadas.

Leer más: Hemos probado el primer videojuego que convierte el spinning en una guerra de tanques y que puede ser el futuro de los gimnasios para 'millenials'

Arcade Club no se sitúa en una bulliciosa calle del centro de Manchester. No es como aquella colorida sala Picadilly, que durante algunos años estuvo ubicada en plena Gran Vía. Si no te atreves a conducir por la izquierda y optas por el transporte público, deberás coger algún autobús que salga del centro de la urbe de las abejas y llegar hasta la apacible localidad de Bury. Te llevará una hora. Que no te engañen los niños correteando, los perros y algún artista callejero que toca algún tema de Ed Sheeran u Oasis. Tu destino está cerca.

Tras llegar a la estación central de autobuses de Bury, hay que andar durante unos 10 minutos y adentrarse en una zona mezcla de suburbio y polígono industrial. Un hombre que vende comida en una pequeña furgoneta rodeada de residuos en la que parece que también vive me dejó francamente confundido. Pero no me había perdido. 

No hay carteles del Arcade Club o indicaciones que lo hagan encontrarlo fácilmente. Finalmente, entre casas bajas y almacenes abandonados, me topé con el edificio que lo alberga. Me vinieron a la mente Cobo Calleja, las raves clandestinas, aquellas naves donde se celebraban los eventos ‘snuff’ de las pelis de Hostel o ese par de ruedas de prensa ‘en el quinto pino’ que organizó una agencia buscando ser original.

Lo cierto es que no me esperaba un parque de atracciones o un resort de Disney, pero tampoco que el club fuera tan ‘alternativo’. El lugar es industrial y decadente. Y ese toque indie es precisamente el que le da su mayor encanto.

El edificio ha sido rehabilitado, pero no al 100%. En la parte derecha también se ha abierto una sala de escape room (la verdad es que no encuentro mejor lugar para ello). 

Alberto Payo

 

Una figura de Sonic de dos metros de alto (del de toda la vida, no el hipertrofiado para su película) te recibe y te marca el camino, después de pasar por taquilla.

Alberto Payo

 

La planta de abajo ya se encuentra llena de máquinas, pero no de las que funcionan. En los pasillos puedes toparte con algunas que desconozco si están en boxes, han sido retiradas, no caben en las zonas habilitadas o simplemente están esperando su oportunidad para ‘abandonar el banquillo’.

Alberto Payo

 

Resulta curioso subir las escaleras del Arcade Club y ver a través de sus ventanas ahumadas algunas casas adosadas con su ropa tendida, una iglesia o verdes montañas. En total, el centro cuenta con tres plantas, aunque la planta baja sirve como mera recepción.

Alberto Payo

He decidido comenzar mi visita por la segunda planta, donde solo está permitido el acceso a mayores de 18 años (o de 16 si van acompañados de un adulto). Aunque nada más cruzar el umbral de la puerta, siento que mi edad mental se ha quitado dos o tres décadas de encima. Reconozco que me cuesta ubicarme un poco. Es como si de golpe te echaran toda la historia de los videojuegos encima. Las luces, las músicas de 8 bits cruzadas, los sonidos de dedos aporreando botones…. había olvidado lo que era estar en un salón recreativo. 

Después de tirar algunas fotos, me paro a observar el tipo de gente que hay en el Arcade Club. En la planta adulta se puede encontrar de todo.

Hay gente que sobrepasa la treintena y cuarentena, veinteañeros, gente que ha ido sola, grupos de dos o tres amigos, chicas, visitantes con la clásica apariencia de geek o nerd, parejas, hípsters, emos…

Alberto Payo

 

En la parte izquierda de la estancia se puede encontrar una generosa selección de máquinas de pinball. Empiezo a recordar que todo lo que pasara por la pantalla grande o chica acababa teniendo su propio pinball. Indiana Jones, Expediente X, Dr Who, Star Trek, Terminator, Elvira…

Alberto Payo

Es el momento de vivir la experiencia del Arcade Club no solo como un mero espectador. Como en una especie de ritual, me digo a mí mismo que es mejor comenzar por ahí y luego probar alguna máquina arcade. También pienso que es una estupidez y que en mi adolescencia no hacían falta preliminares. 

Mi primer instinto es ir a la ranura donde se introducen las monedas, pero rápidamente recuerdo que aquí no son necesarias. Me aferro al pinball para romper el hielo, mientras me voy mimetizando con el entorno.

La palanca, las bolas, los vericuetos por dónde entran y salen, las bombillas que parpadean, los pequeños ingenios mecánicos, los efectos de sonido… todo sigue en su sitio.

Alberto Payo

Jugar sin la presión de que la partida se puede acabar -al colársete todo el arsenal de bolas- logra que uno esté más relajado, pero también le quita cierta gracia al asunto. Esa sensación de alivio -pero también falta de emoción- se repetirá una y otra vez con cada máquina a la que ponga las manos encima durante mi tour. 

Retrotraerse a la época de los salones recreativos hace que uno se acuerde de cuando su tiempo de estancia en ellos dependía de las monedas que tuviera en el bolsillo. Una vez que se acababan, el único sentido de mantenerse allí era arremolinarse en torno a una máquina y ver cómo otros jugaban. Quizá para animarlos o para asegurarse de que no superaban nuestro record (sí, ese de las tres iniciales eras tú). 

Este hub de las ‘maquinitas’ acaba con aquellas limitaciones presupuestarias. Arcade Club es como un buffet libre de los videojuegos retro. Un ‘All you can play’ en toda regla. Desfoga y pulsa botones hasta que te hartes. Por las 16 libras que cuesta la entrada (6 libras para niños) puedes pasar todo un día jugando a lo que quieras (o a lo que puedas). Probablemente llega un momento en que tus falanges o vista se resientan por la falta de costumbre. 

Es curioso como el cerebro se configura de la misma manera que una situación parecida que viviste antes. Una de mis barreras iniciales en este templo del arcade es tener cierta reticencia a jugar a títulos de los que no tengo ni idea. O cuya dinámica de juego o movimientos no controlo. Pero soy consciente de que es algo que me viene de atrás. 

En los noventa eras capaz de ir a un determinado bar o recreativo solo porque allí estaba un juego que te gustaba mucho o dominabas. No había lugar para inventos o para jugar a cualquier máquina que no conocías. No estaba permitido ser un cafre o un novato, porque siempre había alguien del barrio cerca o mirando. Podías practicar en soledad, para hacerte mejor, pero siempre pensando en ‘fardar’. Eso sí que era presión social, y no la de Instagram. Y si estabas solo, podías dejar tu marca en la clasificación, para que otros supieran que los habías superado. En el Arcade Club, eso no existe y puedes jugar sin todo ese estrés

La segunda planta también incluye una zona de PCs y distintos espacios para jugar a consolas tradicionales.

Alberto Payo

 

Incluso han tenido el detalle de incluir algunos sofás, para que tengas la sensación absoluta de que estás jugando a la Play con tu compañero de piso.

 

¿Que eso sería imposible sin estar acompañado de una birra? No te preocupes, porque hay un bar en el que puedes pedir un par de cervezas o lo que quieras. Que no solo de ‘viciarse’ vive el hombre.

Alberto Payo

 

En este espacio también se pueden encontrar algunas máquinas dedicadas a la conducción, a los disparos o al ritmo o la música.

Alberto Payo

 

Pero lo que más sorprende de este ‘nivel’ del club, sin duda, son los numerosos arcades nipones que alberga. Son máquinas cuyos menús están totalmente en japonés y cuya forma de jugar te costará desentrañar. Suelen tener menos público, probablemente por el desconocimiento que implican, pero de vez en cuanto algún valiente las prueba.

Alberto Payo

 

La más estrambótica, con diferencia, es una en la que hay una mesa de verdad que debes tirar según tu nivel de cabreo. En una de las pantallas aparece un profesor que se coge un berrinche importante con sus estudiantes. He intentado jugar, pero no resulta nada sencillo entenderla. No sabes muy bien cuándo tienes que volcar la mesa.

Alberto Payo

Otras son jugables un poco de manera instintiva. Así, he pasado un buen rato probando un arcade japonés en el que tienes que tocar un tambor con unas baquetas cuando te lo marque la pantalla, al estilo de Guitar Hero. Lo llamativo es que hay una cámara selfie que te muestra cómo lo haces en tiempo real, pero con filtros que convierten tu cara en un conejo, un gato o en algo muy kawaii.

30 años de historia del arcade

Subir una planta más es ascender otro peldaño en la escala del retrogaming. La cúspide del Arcade Club, la tercera planta, está dedicada casi íntegramente al arcade y a las máquinas en formato ‘Cocktail’. Se trata de un auténtico museo con joyas de todo tipo, en el que harás un viaje de tres décadas por la historia de los videojuegos, pudiendo ser tú su protagonista. Centenares de máquinas que ni en sueños habrías pensado ver nunca juntas. El listado completo, con algunos de sus datos, se puede encontrar en la página web del centro

El reloj se para. Paso de juego a juego, de título a título. Me deleito con creaciones míticas de Atari, Nintendo, Sega, Capcom… Reconozco que algunas me parecían más divertidas en su día y que hoy se acusan un poco los malos gráficos, la lentitud o la tardanza entre que pulsas el botón y el personaje da una patada o un puñetazo.

Me ocurre con Double Dragon, por ejemplo. Es como volver a tragarte un episodio de Oliver y Benji o los Caballeros del Zodiaco hoy en día. Si antes te flipaban, hoy te parecen infumables a los 10 minutos.

Alberto Payo

 

Sin embargo, me parece que otros juegos siguen teniendo el mismo encanto. Le echo un buen rato a Golden Axe y no me privo de montar dragones o dar patadas a enanitos para conseguir ‘magias’.

Alberto Payo

 

Los juegos de lucha también me acaban atrapando. Echo alguna partida a Mortal Kombat, Street Fighter o Killer Instinct.

Alberto Payo

 

Uno de los mejores hallazgos con los que me he topado ha sido una máquina arcade de los X-Men que permite jugar simultáneamente a seis jugadores y que incluso te permite cogerte a Dazzler. Me arrepiento de no haber venido con más gente justo en este momento.

Alberto Payo

Pongo a prueba a mi memoria e intento acordarme de esas combinaciones de botones necesarias para hacer algún movimiento especial o combo. A veces resulta. Recuerdo los tiempos en los que iba al kiosco a por la Hobby Consolas para poder comprarme alguno de sus especiales, en los que desentrañaban todos los movimientos y secretos de cada personaje. Aún no había Internet y era la única manera de sabérselos todos y dar la talla contra los amiguetes. 

La tercera planta está abierta a familias o niños, aunque solo los fines de semana. Los jueves y viernes ocurre como con la segunda, y solo pueden entrar mayores de 18 años.

Justo en la entrada de la última planta hay un pequeño bar donde también sirven comida, para satisfacer el apetito de todos los miembros del clan.

Alberto Payo

Tengo que decir que se nota un ambiente diferente respecto al otro nivel. Por una parte, resulta bonito y emocionante ver a padres con sus hijos disfrutando de juegos que acompañaron la infancia o la adolescencia de los primeros. 

Por otro, también se percibe el cambio generacional. Aunque un cartel lo prohíbe expresamente, algunos chavales se dedican a correr por los pasillos enmoquetados y gritar, como si tuvieran un auténtico subidón de azúcar. Se paran de vez en cuando en alguna máquina, la aporrean un rato y vuelven a correr, sin ningún rumbo fijo. Como si no supieran realmente lo que están haciendo, ni para qué. 

'¿Dónde está la pantalla táctil o el trackpad?' se preguntaban muchos de estos pequeños monstruos.

Alberto Payo

Casi sin darme cuenta, he pasado más de 3 horas en el club en pleno sábado a la hora de comer. La visita no se hace agobiante ni tienes que esperar a que alguien deje una máquina libre para poder jugar, como sí ocurre en el Next Level Arcade Bar, un pub en el centro de Madrid que cuenta con un número modesto de máquinas, pero que siempre está hasta arriba. 

En este ‘tugurio’ gamer próximo a Manchester podrás probar todo lo que quieras con un poco de paciencia. Hay máquinas suficientes para todos y, aunque hay público, no está masificado.

Alberto Payo

 

Aunque siempre hay algún personaje que no se despega de una máquina en cuestión en horas.

Alberto Payo

 

Pero esos especímenes siempre han existido... y siempre existirán.

Alberto Payo

Arcade Club ya se ha convertido en una pequeña franquicia. Además del centro de Bury, también han abierto recientemente otro espacio en la ciudad de Leeds. Corre a visitar cualquiera de los dos clubs, insensato, antes de que llegue el Brexit. 
 

LEER TAMBIÉN: 10 videojuegos tan buenos que cambiaron la historia de su género y que todo el mundo debería probar alguna vez

LEER TAMBIÉN: 17 gráficos que demuestran la buena salud de la industria de videojuegos en España

VER AHORA: José Miguel Aparicio, CEO de Audi España: “Los vehículos se van a transformar en plataformas de software que nos conectarán con nuestros clientes”

    Más:

  1. Videojuegos
  2. Storytelling
  3. Listas
  4. Trending