Pasar al contenido principal

La vitamina D como potencial herramienta para reducir los factores de riesgo frente al COVID-19

La gente disfruta de un caluroso día de verano en una playa durante el brote de COVID-19 en Knokke-Heist.
La gente disfruta de un caluroso día de verano en una playa durante el brote de COVID-19 en Knokke-Heist. Reuters

Existen evidencias científicas que establecen que unos niveles adecuados de 25-OH vitamina D favorecen el mantenimiento del sistema inmune.

Así, según investigadores de la Universidad de Turín, Italia, la vitamina D podría ser una herramienta para reducir los factores de riesgo frente al COVID-19.

Recientemente el Comité Científico Asesor en Nutrición de Reino Unido (SACN), instó a los ciudadanos a asegurarse de que estaban consumiendo suficiente vitamina D según Financial Times.

Además, cada vez son más los llamamientos a que las personas tomen suplementos de vitamina D con el objetivo de reducir el riesgo de contraer COVID-19.

Sin embargo, según los expertos, todavía se necesitan más pruebas que sustenten esta teoría.

La vitamina D se sintetiza a través de la piel y solo una pequeña parte proviene de la dieta.

De esta manera, en los países de latitud media, como Reino Unido, las personas con piel pálida pueden producir suficiente durante el verano con tan solo exponerse al sol durante unos minutos al día.

Leer más: La vitamina D podría desempeñar un papel clave en la lucha contra el coronavirus: así es como puedes conseguirla a través de tu dieta

No obstante, para las personas con piel pigmentada el tiempo de exposición necesario —así como la frecuencia— aumenta entre 2 y 10 veces si quieren obtener el mismo nivel de vitamina D que las personas con piel clara.

La vitamina D ha sido reconocida desde hace mucho tiempo como esencial para la salud de los huesos y de los músculos.

Sin embargo, otros beneficios como la prevención de las infecciones y del cáncer todavía son controvertidos.

"Al principio mantuve una posición bastante escéptica, dudando de que la vitamina D fuera a desempeñar un papel importante en el COVID-19. Ahora estoy convencido de que hay pruebas contundentes que indican que las personas que tienen una deficiencia de vitamina D son más susceptibles a las infecciones agudas del tracto respiratorio", afirmó Charles Bangham, profesor de inmunología en el Imperial College de Londres y coautor del documento de The Royal Society acerca de la vitamina D y el COVID-19.

"Es posible que las tasas más altas de deficiencia de vitamina D sean una de las razones por las que las personas con piel más oscura se ven afectadas más gravemente por el COVID-19 pero hay muchos otros factores también, por lo que necesitamos recopilar estos datos", añadió.

Según recoge Financial Times, en Reino Unido las personas de raza negra y grupos étnicos minoritarios constituyen alrededor del 13% de la población.

Leer más: Así es como te puede afectar ingerir suplementos vitamínicos sin supervisión médica para combatir el coronavirus

No obstante, representan un tercio de los pacientes de COVID-19 que ingresan en las unidades de cuidados intensivos del país.

De la misma manera, las personas de piel negra constituyen alrededor del 14% de la población de los Estados Unidos pero el 30% de los ingresos hospitalarios por COVID-19.

Tras revisar las pruebas de los estudios clínicos con el objetivo de descubrir si la ingesta de suplementos de vitamina D reducía el riesgo de infecciones agudas del tracto respiratorio, la comisión asesora del gobierno sobre nutrición y el Instituto Nacional para la Excelencia en la Salud y los Cuidados en Reino Unido llegaron a la conclusión de que los resultados eran insuficientes. 

"Muchos quieren creer que la vitamina D funciona, pero tenemos que ser totalmente objetivos y buscar la mejor evidencia", dijo Naveed Sattar, profesor de medicina en la Universidad de Glasgow.

Por otro lado, Adrian Martineau, profesor de infección respiratoria e inmunidad en la Universidad Queen Mary de Londres, pretende aportar más pruebas.

Así, su equipo reunió datos de 25 estudios clínicos en 2017 y encontró un modesto efecto protector de la vitamina D contra las infecciones respiratorias, que eran más fuertes en las personas con bajos niveles de vitamina D en la sangre.

Actualmente, Martineau está ampliando su investigación.

Según los expertos, para aquellas personas que no tienen una exposición regular a la luz solar y tienen problemas para absorber la vitamina D, la ingesta diaria recomendada es de 400 unidades internacionales para los niños de hasta 12 meses, 600 unidades internacionales para las personas de entre 1 y 70 años, y 800 unidades internacionales para las personas mayores de 70 años.

Y además