La industria cárnica sigue trabajando a un ritmo frenético para que puedas comprar alimentos en el supermercado: "La producción se ha disparado un 150%"

Centro de producción de productos avícolas en Sant Boi de Llobregat.
Centro de producción de productos avícolas en Sant Boi de Llobregat.
Grup Montaner
  • Business Insider España quiere presentarte a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención y que, quienes tienen que quedarse en casa para frenar la expansión del brote de coronavirus, tengan cubiertas sus necesidades básicas.
  • Médicos, enfermeros, auxiliares, administrativos, camioneros, cajeros de supermercados, reponedores, quiosqueros, conductores de autobús... La lista es larga y su labor merece un reconocimiento de toda la sociedad.
  • Acudiendo a su trabajando y desempeñando sus funciones con normalidad permiten que nuestro sistema funcione en este escenario inédito en España. A cambio, sólo piden una cosa: que te quedes en casa, que salgas a la calle únicamente lo imprescindible. Es la manera de conseguir frenar el COVID-19.
  • Si eres uno de ellos, nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria. 
  • Descubre más historias en Business Insider España
Cintillo especial Coronavirus

El coronavirus puso a todo el país en estado de alarma. La rueda se paralizó para ciertos negocios y se aceleró para otros. La compañía en la que trabaja Pepe Gómez es una de esas en las que, de repente, la rueda giró más deprisa. Esas que han dado en calificar “de primera necesidad”. Su tarea no es otra que la producción de pollo para su consumo en en alimentación. 

Su día a día ya había cambiado antes de ese sábado. Las rutinarias dinámicas de producción se habían vuelto más frenéticas de lo normal. Las manos que presas de la histeria colectiva se apresuran por ser las primeras en hacerse con una bandeja de pollo del lineal del supermercado o presionan las dinámicas productivas de este matadero de pollos de la localidad catalana de Sant Boi de Llobregat.

Gómez coordina 300 empleados en el centro de producción avícola en la localidad catalana de Sant Boi de Llobregat, donde también se hace el corte y envasado de dos líneas de producción de pollo que luego comercializan gigantes de la alimentación, tanto marcas como empresas de distribución . “La primera semana fue una locura”, relata Pepe Gómez, coordinador de operaciones de outsourcing del sector cárnico en TQ Servicios de Grup Montaner. 

“Los pedidos que recibió nuestro cliente se multiplicaron y tuvimos que hacer frente a sus demandas de incremento de plantilla de manera inmediata. Ahora parece que todo se está estabilizando, pero el problema es que las incorporaciones rápidas pueden tener la contrapartida de que son menos estables”, relata Gómez.

Pepe Gómez, coordinador de operaciones del sector cárnico en TQ Servicios, división de 'outsourcing' de Grup Montaner.
Pepe Gómez, coordinador de operaciones del sector cárnico en TQ Servicios, división de 'outsourcing' de Grup Montaner.
Grup Montaner

La producción se ha disparado un 150% en un centro que también se dedica al despiece, envasado, empaquetado y distribución de pollo y sus derivados. La dinámica de trabajo es la misma, pero es mucho más intensa, más estresante. Y la incertidumbre no ayuda. De su trabajo depende que haya pollo en el lineal del supermercado. “Es admirable la actitud de todos los trabajadores del Grup Montaner. Están cumpliendo con sus jornadas de forma puntual con una sonrisa”, indica Gómez.

Leer más: 3 farmacéuticos explican cómo se enfrentan al coronavirus, entre el orgullo por su responsabilidad y el miedo al contagio: "Deberían hacernos los tests"

Una sonrisa velada por una mascarilla, matiza Gómez. Las medidas de protección están ahí: guantes, mandiles, manguitos, desinfección de manos, lavabotas automático. Toda precaución es vital en un sector tan crítico. “Se han realizado turnos de descanso para que el personal pueda mantener la distancia de seguridad entre ellos, se ha flexibilizado el horario de entrada por problemas del transporte público”, relata Gómez. Medidas a las que se suman otras como tomar la temperatura o revisión de los motivos de ausencia. 

Las últimas jornadas de trabajo oscilan entre el cansancio y el agotamiento. Gómez coordina, junto con su compañera, un equipo de 300 personas. “Deseamos que esta situación se supere para poder volver a nuestro ritmo normal”, reconoce este empleado.

Lo cierto es que aún en épocas que se tildarían de normalidad, Gómez lo complejo y gratificante de trabajar con grandes equipos. “Conoces muchas indiosincrasias, muchas culturas”, resalta el coordinador del Grup Montaner que  incide en la importancia de seguir la normativa de Seguridad Alimentaria. 

Este testimonio es parte de una serie especial de Business Insider España que trata de poner cara a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención o cubriendo las necesidades básicas de la población con su trabajo. Son médicos, enfermeros, auxiliares y administrativos pero también limpiadoras, camioneros, cajeros de supermercados, reponedores o conductores de autobús. A cambio de su trabajo solo piden una cosa: que te quedes en casa y salgas a la calle solo lo imprescindible para frenar los contagios.

Si eres uno de ellos, nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del correo electrónico o mediante mensajes privados en nuestras redes sociales vía Twitter, Facebook, o Instagram. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria. 

Más héroes anónimos en Business Insider España:

Otros artículos interesantes:

Las 13 pandemias más letales de la historia de la humanidad

11 acertijos y problemas difíciles que solo podrán resolver personas inteligentes

Casi la mitad de los pacientes con coronavirus tienen náuseas, vómitos o diarrea antes de tener fiebre; podrían ser los primeros síntomas del contagio de COVID-19