La larga sombra del fuego: vivir cerca de un incendio forestal aumenta el riesgo de varios tipos de cáncer

Incendio forestal

Reuters

Hasta la fecha no se había ahondado en cómo vivir cerca de un incendio forestal puede incrementar el riesgo de cáncer. Un innovador estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad McGill desvela la incógnita y señala con preocupación hacia los largos tentáculos que la exposición al humo y sustancias tóxicas puede tener en la salud.

Publicado en The Lancet Planetary Health, el informe confirma un vínculo entre residir cerca de una zona que ha sufrido un incendio y diversos tipos de cáncer. En concreto, los hallazgos revelaron tasas más altas de tumores cerebrales y cáncer de pulmón en poblaciones que viven en 50 kilómetros a la redonda de un incendio forestal que ocurrió en los últimos 10 años.

El estudio se centró en las desconocidas consecuencias para la salud a largo plazo

A corto plazo son bien conocidos los efectos agudos y perjudiciales que un incendio puede tener en la salud, como las tasas más altas de asma, las enfermedades cardiovasculares o resultados adversos en el embarazo como consecuencia de la mala calidad del aire.

Para explorar las consecuencias a largo plazo de un incendio en la salud, mucho más inexploradas, se estudiaron datos de dos millones de canadienses durante un período de 20 años. La investigación puso el foco en quienes viven en un radio de 20 kilómetros o 50 kilómetros de un incendio forestal, examinando a la vez la incidencia de varios tipos de cáncer. 

En comparación con las personas que no estuvieron expuestas a incendios forestales, los hallazgos apuntaron a que quienes viven a menos de 50 kilómetros de un incendio forestal mostraron una incidencia un 4,9 % mayor de cáncer de pulmón y una incidencia un 10 % mayor de tumores cerebrales. 

Dichas tasas más altas de cáncer fueron similares tanto en poblaciones que residían a 20 kilómetros del incendio como en las que vivían a 50 kilómetros. 

La flora intestinal y el sistema inmunitario de los niños cambian tras un mes jugando en la naturaleza: el descubrimiento de un fascinante experimento finlandés

Es importante destacar que se trata de un estudio observacional, por lo que no apunta a una relación causal específica. Se necesitarán más trabajos para conocer los factores del vínculo entre la proximidad a los incendios forestales y el incremento de estos tipos de cáncer.

Más allá de la exposición al humo, el estudio apunta a la contaminación del suelo y el agua, que permanece muchos años después del fuego, incluyendo partículas volátiles y metales pesados.

"Además, también existe la preocupación de que los contaminantes derivados de los incendios forestales puedan retenerse en ambientes interiores durante largos períodos de tiempo, pero pocos estudios han examinado esta cuestión", señalaron los investigadores.

Los autores pusieron el ejemplo de una reciente investigación que desveló concentraciones detectables de carbón en muestras de toallitas recolectadas de hogares de 3 a 8 meses después de un gran incendio forestal en Nuevo México (Estados Unidos). 

Dado que el cambio climático exacerba el riesgo, la virulencia y la frecuencia con la que los incendios forestales se están produciendo, esta es una cuestión que merece atención en los próximos años.  

"Se necesita más trabajo para refinar las métricas de exposición utilizadas para estimar los efectos crónicos en la salud de los incendios forestales, así como la replicación en diferentes ubicaciones geográficas y poblaciones", apunta el artículo. 

Otros artículos interesantes:

"Ha sido un salto increíble de la pizarra a la pantalla": cómo la app XeoCode usa tecnología de vanguardia para combatir los incendios a tiempo real en Galicia

7 sencillos cambios que hacer en tu estilo de vida para reducir el riesgo de sufrir cáncer

Bendita naturaleza: vivir cerca de espacios verdes reduce el riesgo de sufrir un derrame cerebral

Te recomendamos