Vivo es "optimista con cautela" sobre el mercado europeo tras su difícil aterrizaje: pandemia, escasez de chips, inflación y crisis de consumo

vivo X80 Pro, el nuevo smartphone de gama alta de la marca china que llega a Europa.
vivo X80 Pro, el nuevo smartphone de gama alta de la marca china que llega a Europa.

En el mercado chino, la marca vivo es un gigante desde hace varios años, donde ocupa habitualmente el top 2 de ventas en este enorme país. Esta situación boyante contrasta enormemente con el aterrizaje tan complicado que está viviendo en Europa en sus menos de 2 años de presencia, repletos de obstáculos de todo tipo.

Primero la pandemia de COVID-19 y los confinamientos, después la crisis de componentes electrónicos como los procesadores y en la actualidad la inflación y la caída de la confianza de los consumidores son 3 grandes piedras en el camino para la empresa de origen asiático.

Aunque no por ello abandona sus planes de crecimiento, sino más bien todo lo contrario: de 10 países a finales de 2021, vivo pasará a tener presencia en 21 países europeos en este año.

Y, tras la presentación esta semana de su nuevo buque insignia, X80 Pro, también se muestra "optimista con cautela" con su posición en el mercado y las ventas en que espera conseguir, como asegura Ivan Polojac, responsable de Marca y Relaciones Corporativa de vivo Europa, durante una entrevista con Business Insider España.

Primer problema: el covid retrasa 8 meses su llegada a Europa en 2020

En febrero de 2020, cuando la pandemia de COVID-19 apenas había salido de China y pocos podían imaginar cuáles serían sus efectos en el resto del mundo, vivo estaba ultimando los preparativos para su desembarco en Europa.

La marca asiática había escogido precisamente como escenario el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, el evento de tecnología más destacado del componente. Los camiones con el material para montar su stand ya estaban cargados en Países Bajos... y entonces todos los planes se vinieron abajo.

He probado el vivo X80 Pro: 3 características que me han deslumbrado de su nuevo buque insignia en Europa

El MWC fue el primer gran evento internacional cancelado por motivos sanitarios en el continente, pocos días antes de su inicio a finales de febrero. Se sucedieron una oleada de confinamientos en todos los países para combatir una pandemia que ya se había extendido por todo el mundo y que golpeaba especialmente fuerte a Europa.

Ante la complicada situación, vivo sigue trabajando pero tiene que parar para "pensar bien las cosas", según Polojac. Finalmente, su llegada al continente europeo se produce 8 meses después: en octubre de 2020, con la primera ola ya doblegada pero aún sin vacunas y sin una puesta de largo en persona como esperaba hacer en la feria barcelonesa.

"Fuimos un poco más lentos, pero creo que lo hicimos de la manera correcta", valora el responsable de Marca de vivo Europa.

Segundo problema: la escasez global de componentes electrónicos

En el tramo final de 2020, con el consumo de productos electrónicos como móviles y ordenadores disparado por las necesidades del trabajo y la enseñanza en remoto, surgió un nuevo problema global que también frenó a vivo: la escasez de componentes electrónicos.

El crecimiento de la demanda generó una crisis de suministro para los fabricantes de componentes utilizados en los smartphones actuales, como los semiconductores con los que se elaboran los procesadores. Aunque los segmentos premium apenas se vieron afectados, gamas medias y de entrada como las que pueblan en catálogo de vivo comenzaron a tener problemas para encontrar chips.

Casi 2 años después, la escasez de semiconductores se ha ido moderando progresivamente pero aún no ha terminado del todo, como han reconocido varios fabricantes.

"Creo que tenemos un trabajo enorme ahora mismo para gestionar todo [lo relativo a la cadena de suministro]", reconoce Daniel Götz, responsable de producto de vivo Europa, en declaraciones a Business Insider España.

Tercer obstáculo: la inflación causa una caída de la confianza del consumidores que afecta a los smartphones

Y por si 2 obstáculos no fueran suficiente en menos de 2 años de recorrido para una compañía que acaba de llegar al mercado europeo, llega un tercer problema global: la inflación se dispara desde el primer trimestre de 2022 y, ante la inestabilidad, la confianza del consumidor desciende, y con ello el consumo.

En el mercado de smartphones mundial se vendieron un 11% menos de unidades durante el primer trimestre de 2022 en comparación con el año pasado debido al contexto económico ralentizado, según Canalys

Una caída que en España también fue del 11% interanual entre enero y marzo, como se desprende de datos de este analista a los que ha tenido acceso Business Insider España.

Pese a todo, la marca china es la quinta a nivel mundial, con un 8% de cuota global en el primer trimestre (en 2021 tenía un 10%). Y no pierde la intención de seguir ganando presencia: "Hay mucho margen de crecimiento ahora, así que esto es un gran objetivo para nosotros en ventas a nivel local", explica Götz.

La situación económica ya empieza a causar estragos en las compañías tecnológicas. Mientras que muchas startups de sectores como fintech o criptomonedas han tenido que hacer despidos de parte de su plantilla, gigantes como Meta ya han paralizado las nuevas contrataciones en algunas áreas.

Pero vivo parece estar haciendo todo lo contrario: con su lanzamiento en Europa ha llegado a más de 70 mercados recientemente. En 2020 tenía 10.500 trabajadores de investigación en desarrollo pero los ha aumentado hasta los 12.000 este año, con crecimientos también en los equipos locales en Europa.

"Estamos siendo muy pragmáticos y yendo paso a paso, no haciendo nada descabellado. La expansión a 21 mercados europeos es para ser bastante optimistas", apostilla Polojac.

Otros artículos interesantes:

Vivo se suma a la moda plegable con su X Fold con unas credenciales de gama alta impecables

El Vivo V23 5G llega a España: busca posicionarse en la gama media alta con su cámara delantera dual y su diseño que cambia de color

La industria de los semiconductores crecerá un 13,7% este año, pero la escasez se mantendrá hasta 2023, según un análisis de IDC

Te recomendamos