Vodafone tendrá que indemnizar con 6.000 euros a un particular por "acoso telefónico"

Una mujer habla enfadada por teléfono

En más de una ocasión habrás recibido llamadas de un operador telefónico a horas intempestivas. Para colmo, estas suelen tener el único fin de intentar venderte los productos o tarifas de dicha empresa.

Son muchos los usuarios que están molestos con estas llamadas, sobre todo si son numerosas y se reciben en el momento en el que quieren descansar.

Uno de estos particulares optó denunciar a Vodafone en 2020 para dejar de recibirlas, pues consideraba que su descanso se estaba viendo perjudicado.

El Juzgado de Primera Instancia Número 11 de Zaragoza publicó la sentencia el pasado 10 de febrero, dándole la razón al usuario y obligando a Vodafone a indemnizarle con 6.000 euros.

La justicia absuelve a una empresa de pagar 70.000 euros de indemnización a una trabajadora: la sentencia considera que una cláusula de su contrato era abusiva

El fallo, al que ha tenido acceso El Confidencial, considera que Vodafone ha mantenido una actitud "avasalladora y acosadora" con el usuario, e incluso califica los hechos como "acoso telefónico".

El Confidencial también ha contactado con el demandante, un trabajador de supermercado de Zaragoza cuyo horario laboral es de 6.00 a 13.00, por lo que sus horas de descanso coinciden con los momentos del día en los que las operadoras efectúan más llamadas.

"Si me llamaban y me despertaban, no solo me cortaban el sueño, me entraba también un dolor de cabeza bestial. Se lo conté un día a mi médico y no se lo creía. Me preparó toda la documentación acreditativa y me dijo: 'demándalos", relata.

El usuario habló con Vodafone antes de poner la denuncia para tratar de llegar a una solución, pero la operadora continuó realizando llamadas con fines comerciales.

De hecho, la compañía no sólo contactaba a su móvil principal, sino que también lo hacía al teléfono fijo de casa y a una segunda línea que tenía contratada.

Para llevar a cabo la denuncia, el demandante reunió los correos electrónicos que había enviado a Vodafone, grabó las llamadas y utilizó la documentación que le había preparado su médico.

El abogado, letrado del despacho Averum Abogados, interpuso la demanda a través de la vía de la vulneración de la ley de protección civil del derecho al honor y a la intimidad personal.

"Incluso cuando Vodafone ya había recibido la demanda, me siguieron llamando. La situación me generó tal estrés que tuve que empezar a tomar más medicación para los dolores de cabeza", lamenta el usuario.

Un portavoz de la empresa explica a El Confidencial que están estudiando recurrir la sentencia, pues no todas las llamadas procedían de un número de Vodafone.

Sin embargo, el fallo señala que "la actividad de cesión, portabilidad, traslado o como se quiere definir la actividad que realizan las operadoras con los números de teléfono, se escapa al posible control del consumidor medio".

Es decir, la compañía siempre va a ser la responsable en estos casos de que no se produzcan tantas llamadas que resulten perjudiciales para el usuario.

Esta es la primera sentencia que condena a una operadora telefónica por vulnerar el derecho a la intimidad con sus llamadas comerciales.

"Si Vodafone recurre y la Audiencia Provincial nos da la razón, esto sentará jurisprudencia", adelanta el abogado del caso a El Confidencial.

Otros artículos interesantes:

Los pasajeros de vuelos adelantados más de una hora deberán ser compensados, según una sentencia del TJUE

Un juzgado deniega el derecho a teletrabajar todos los días a una mujer: como no tiene hijos su necesidad de conciliar es menor, según la sentencia

Cómo será la publicidad en el metaverso: podrás pasear por la Gran Vía de Madrid y ver anuncios con tus gafas de realidad aumentada

Te recomendamos