Vodafone vuelve a los beneficios en el grupo, mientras que su filial en España reduce un 3% los ingresos en su año fiscal 2020 por el golpe de la pandemia al roaming

Colman Deegan, consejero delegado de Vodafone España.

Vodafone

  • El grupo Vodafone ganó 536 millones de euros a cierre de su año fiscal 2020, que terminó el 31 de marzo, frente a las pérdidas de 455 millones de un año antes. 
  • En el caso de su filial española, esta ingresó un 3% menos hasta 4.166 millones de euros debido a la reducción de los ingresos por roaming y la alta competencia en el mercado español. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El grupo Vodafone ganó 536 millones de euros a cierre de su año fiscal 2020, que terminó el 31 de marzo, frente a las pérdidas de 455 millones de un año antes, según los resultados presentados este martes 18 de mayo. 

El aumento de las ganancias fue en parte impulsado por un mayor beneficio operativo. Aunque esto se vio compensado por un mayor gasto por impuesto a las ganancias en el año en curso, principalmente debido a un cargo no en efectivo de 2.800 millones de euros tras una disminución en el valor en libros de los activos por impuestos diferidos, según explica la compañía en un comunicado. 

"El mundo ha cambiado. La pandemia ha mostrado cómo de crítica es la conectividad y los servicios digitales para nuestra sociedad. Vodafone está fuertemente posicionado y ha realizado importantes inversiones, estamos tomando medidas ahora para asegurarnos de que tenemos un papel de líderes y aprovechamos las oportunidades que los cambios crean", apunta Nick Read, CEO de Vodafone. 

En el caso de la filial española, esta ingresó 4.166 millones de euros, lo que supone una caída del 3% frente a las cifras de un ejercicio antes. Si se observan los datos de los ingresos por servicios este importe ascendió a 3.788 millones de euros, lo que supuso una caída del 3%. Por su parte, el ebitda (beneficio antes de impuestos y amortizaciones) creció un 3,4% respecto al año fiscal anterior reflejando una mejor gestión de los costes.

En un ejercicio marcado por las restricciones de movimiento debido a la pandemia del COVID-19, Vodafone España ha reducido sus ingresos, en parte, debido a unos menores ingresos por roaming. Aunque dentro de la UE, los consumidores no pagan una tarifa extra por utilizar su móvil en otros países, sí que las operadoras se pagan entre ellas por el uso de sus redes en el extranjero. En el caso de España, un país receptor de turismo, esta cuenta suele salirle a ingresar. 

Además de esta circunstancia, la operadora vuelve a insistir en la situación de alta competencia que vive el mercado español. "Si se tienen en cuenta los datos orgánicos, los ingresos por servicios cayeron un 2,8% mostrando la competencia en precio que existe en este mercado y los ingresos más bajos por roaming y visitantes", señala en un comunicado. 

Si se observan los datos de clientes de móviles, la operadora señala que sus clientes crecieron en 70.000 usuarios en España, pero destacan que la alta competencia sumada a la relajación de las restricciones en la segunda mitad del año llevaron a un aumento de la portabilidad. En este sentido, apuntan que el churn de tarifas móviles de la operadora se redujo en un punto porcentual situándose en el 20,2%. 

La compañía mantiene su apuesta por su segunda marca Lowi con la que sumó 236.000 clientes durante al año hasta alcanzar una base de usuarios de 1,2 millones. 

Entre los usuarios de banda ancha, la operadora sumó 21.000 clientes "a pesar de la alta competencia vivida en el segundo semestre del año" hasta 3,2 millones y la base de clientes de fibra se incrementó en 109.000 debido la transición a planes de mayor velocidad. 

El gran catálogo de películas y series de TV, así como la propuesta de TV boxless, respaldaron el crecimiento continuo en TV con 156.000 clientes en el año, hasta más de 1,6 millones.

La digitalización y el ahorro de costes 

El grupo señala en un comunicado que consiguieron en el ejercicio alcanzar la primera fase del plan previsto para remodelar Vodafone que plantearon en 2018 y "convertirlo en un proveedor de conectividad más fuerte". Esto se ha conseguido, señala el grupo, gracias a cuatro patas claves. Por un lado, un compromiso mayor de los clientes, una aceleración de la transformación digital, mejorar la utilización de activos y optimizar la cartera de servicios. 

Respecto a la digitalización, la compañía señala que han superado el objetivo que se marcaron hace tres años de lograr unos ahorros netos de 1.200 millones de euros en gastos operativos en Europa y Servicios Centrales, con una acumulación de ahorros de 1.300 millones, lo que equivale a un 15% de reducciones netas. 

Esto, señala la compañía en un comunicado, se produce gracias a una estandarización, integración y digitalización de las operaciones, lo que les permite un ajuste del margen del ebitda que consiguió ser resiliente durante la pandemia y mantenerse estable en un rango del 32,8%. 

En los últimos tres años, el grupo apunta que continúan apostando por la digitalización de procesos y la implantación de herramientas para llevarlos a cabo. En este sentido, señalan que han incrementado las ventas digitales hasta que estas supongan un 26% del total en Alemania, Italia, Reino Unido y España.  

LEER TAMBIÉN: Las telecos apuestan por aumentar sus servicios para generar ingresos y fidelidad del cliente: esto es lo que puedes contratar en Movistar, Orange, MásMóvil o Vodafone

LEER TAMBIÉN: Las telecos afrontan un 2021 marcado por la fuerte inversión que demanda el 5G mientras buscan nuevas vías de ingresos para poder ser viables en un mercado hipercompetitivo

LEER TAMBIÉN: La competencia en el sector de las telecos desploma los precios de las tarifas de telefonía

VER AHORA: Clubhouse desata la guerra de los audios: todas las claves de la exclusiva aplicación que te permite conversar con famosos y expertos