La empresa sueca que ha ganado el concurso de patinetes de Sevilla: "El objetivo es hacernos grandes en España"

El CEO de la empresa sueca de micromovilidad Voi, Fredrik Hjelm.
El CEO de la empresa sueca de micromovilidad Voi, Fredrik Hjelm.
Voi
  • La empresa sueca Voi consiguió 160 millones de dólares en su última ronda de financiación, en diciembre, ahora ha ganado el concurso de patinetes de Sevilla e inicia así su vuelta a España.
  • "El objetivo con Sevilla era volver a entrar en el mercado español y hacernos grandes en España. Queremos trabajar con los reguladores y esperamos que muchas más ciudades sigan el mismo camino", ha explicado el director general para España de Voi Technology, Lucas Bornert, en conversación con Business Insider España.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La empresa sueca de patinetes Voi ha ganado, junto a la UTE de la española Reby y Maratunes Gestión, el concurso que había convocado el Ayuntamiento de Sevilla para organizar un proyecto piloto en la ciudad. 

La idea es que Voi y Reby desplieguen 1.000 patinetes eléctricos compartidos cada una a lo largo de los próximos 3 meses y que blos exploten en la ciudad durante 18 meses en total. Esto supone la vuelta a España de una de las mayores compañías de micromovilidad de Europa, tras salir del país en 2019. Entonces, Voi operaba en Madrid y Málaga. En Europa, su principal competencia son los gigantes  Bird —que se había presentado en una UTE con Glovalvia, accionista mayoritario de Metro de Sevilla—, Tier, Bolt y Lime. Precisamente en Sevilla Voi ha ganado a Bird, Lime, Wind o Dott, entre otras.

Voi, con sede en Estocolmo, fue fundada en 2018 y ahora está presente en 13 países y unas 50 ciudades con sus scooters y bicicletas eléctricas. En diciembre levantó 160 millones de dólares como parte de su última ronda, liderada por el fondo estadounidense centrado en tecnología The Raine Group y en la que participaron compañías como Amazon o la empresa de entregas a domicilio Delivery Hero, entre otras, según TechCrunch.

Ahora la empresa ha considerado que, habiendo probado que su modelo se sostiene, más capital era necesario para expandir el servicio comprando más vehículos, llegando así a más ciudades, como es el caso de Sevilla, donde presentó su proyecto este verano. Además, pretende alcanzar la rentabilidad este 2021, como Lime y Bird.

En conversación con este medio, el director general para España de Voi Technology, Lucas Bornert, ha explicado que la falta de regulación obligó a la empresa a salir de España, ya que, considera, no era buena "para la ciudad, para los ciudadanos ni para el negocio". Pero sí apunta que ahora las cosas han cambiado.

"El objetivo con Sevilla era volver a entrar en el mercado español y hacernos grandes en España. Queremos trabajar con los reguladores y esperamos que muchas más ciudades sigan el mismo camino". Por ahora, en Sevilla y a diferencia de otras ciudades, los patinetes solo se aparcarán en zonas especiales destinadas para ello. Por otro lado, Voi busca participar en el resto de concursos que otras ciudades españolas convoquen.

"Estamos volviendo en un buen momento", opina, apuntando a la nueva regulación en muchas ciudades —Madrid y Barcelona tienen pendiente anunciar nuevas normas— y de los cambios que ha hecho la empresa en los últimos dos años, con los que ha conseguido abaratar sus operaciones.

En Sevilla, Voi pretende contratar a un nutrido equipo. Aunque aún no ha hecho los números, Bornert explica que cuando desembarcaron en París con unos 1.000 patinetes, contrataron a entre 30 y 35 personas, por lo que en la capital hispalense la cifra podría ser parecida. A la vez, revela que crearán una sede en Barcelona con entre 10 y 15 personas para controlar sus operaciones en España, por lo que ahora mismo están buscando también un director general de operaciones en el país.

La empresa española de sharing Reby llega a 12 ciudades gracias a la apuesta de Italia por la micromovilidad ante el virus

Cada vez más ciudades en todo el mundo están siguiendo modelos similares al de Sevilla, llevando a cabo concursos en los que eligen a dos o tres operadores, a veces uno, para que desplieguen sus patinetes en la ciudad. Son concursos de los que Voi se ha venido beneficiando este año, a pensar de la pandemia, y con los que ha logrado expandirse en países como Reino Unido, donde recientemente ha ganado Birmingham, Liverpool, Bern y Cambridge. 

Se debe a que los patinetes eléctricos compartidos son vistos por muchos como una opción más segura que viajar en transporte público mientras dura la pandemia del coronavirus, a la vez que son poco contaminantes, por ser eléctricos, y ayudan a la creación de ciudades más ciclables, puesto que comparten espacio con las bicicletas. Por las empresas son considerados como útiles para llevar a cabo la "última milla" o el último kilómetro entre la parada del transporte público y el trabajo o el hogar —ya que si todo el camino se hace en patinete, es probable que el usuario adquiera el suyo propio—. 

Se trata de un sector que McKinsey prevé que en 2030 esté valorado en entre 300.000 y 500.000 millones de dólares, y opina que el coronavirus va a impulsar el negocio de estas compañías. Solo en 2019 en EEUU se realizaron 86 millones de desplazamientos en patinete, según la National Association of City Transportation. En España no existen datos públicos al respecto,

LEER TAMBIÉN: Las empresas de sharing no pagan por el uso que hacen del espacio público: la tasa de Barcelona abre el camino para que los ayuntamientos recauden millones de euros cada año

LEER TAMBIÉN: 17 cadáveres: el mapa de las empresas de patinetes que ya no están en España

LEER TAMBIÉN: El gigante del patinete Bird se repliega en España: cierra Scoot, su división de motos y bicicletas, y despide a 50 personas

VER AHORA: Los 10 vídeos más vistos en Youtube en España este año 2020