Volava, el Netflix español del fitness en casa: suscripciones, clases en streaming, un estudio de televisión y bicicletas conectadas

Los 3 mejores rodillos para convertir tu bicicleta en una estática

GettyImages

  • Volava es una startup española de fitness para el hogar que vende hardware, es decir, bicicletas estáticas y kits de boxeo, y software el contenido o, lo que es lo mismo, una suscripción mensual a sus clases en directo.
  • En esto último es en lo que se centra su modelo de negocio, principalmente.
  • Los entrenamientos se retransmiten gracias a un estudio de televisión, múltiples cámaras, salas de realización, cableado, audio profesional y realizadores. 
  • Al poco de iniciarse la pandemia, la empresa, que vendía 60 bicicletas al mes, cuadriplicó la demanda. 
  • Detrás de la startup está uno de los inversores de Glovo, The Crowd Angel, el fondo de capital riesgo Inveready o Rakuten TV. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Para muchos, la idea de hacer ejercicio en casa surgió, por primera vez, durante el confinamiento. Entonces, comenzaban las búsquedas en internet para comprar mancuernas, esterillas e incluso bicicletas estáticas. Fuera de stock fue, entonces, el mensaje que encontraron muchos nuevos deportistas. 

Entre esas marcas que agotaron existencias estaba la startup catalana Volava. Esta empresa emergente puede describirse como el Netflix español del fitness en casa: su negocio son las suscripciones, no la venta de hardware, es decir, de material deportivo.

Como las series y películas de las plataformas de vídeo bajo demanda, el core es el contenido, los entrenamientos virtuales. "No es una webcam que pones y grabas la clase. Esto, realmente, es un estudio de televisión y sala de gimnasio. Las 2 cosas a la vez", explica Joel Balagué, fundador y CEO de la compañía, a Business Insider España

"El contenido es muy profesional. No solo las clases, sino la edición", añade. Tienen varias cámaras —una se desplaza por un carrito que cuelga del techo—, salas de realización, cableado, audio profesional, mesas de mezcla y productores.  

Leer más: De YouTube a Paypal: 5 empresas que comenzaron con ideas de negocio totalmente diferentes a las que las hicieron triunfar

El coronavirus ha sido un catalizador de crecimiento para esta startup, que nació hace más de 3 años, pero que cogió ritmo a finales de 2019, coincidiendo con el Black Friday. Su fundador resume así el concepto de Volava: "El proyecto tiene muchas capas. La parte de hardware, la bici y la tablet. Pero luego, también está la parte de software y de contenido. El software lo hemos hecho desde 0, aquí en Barcelona. Y, el contenido, son las clases que dirigimos". 

Por eso, su modelo de negocio —aunque venden 2 tipos de bicicleta estática y un kit de boxeo— son las suscripciones mensuales para poder acceder a las clases. Tienen 500 cuentas dadas de alta, lo que supone 1.100 usuarios, ya que un perfil sirve para 2 personas, de promedio.

La cuota mensual es de 39 euros. "Un Netflix o un HBO valen 5, 8 o 9 euros", comenta el fundador de Volava, consciente de que la cantidad por el gimnasio virtual es alta si se compara con esas plataformas. A pesar de ello, el número de adeptos va en aumento.

Volava

"Tenemos una renovación de suscripciones altísima, más del 80%", detalla. Otra de las claves que hacen que esta propuesta sea diferente es que los equipos están conectados, las bicis y los kits de boxeo. Las cuentas de sus usuarios incluyen todos los datos relacionados con el entrenamiento, como la clasificación, la resistencia y otros niveles de referencia. 

Los monitores, entrenados para dar las instrucciones a cámara, también usan esa información para hacer seguimiento personal y para animar a los grupos. "Saben cuándo se conecta cada uno. Es la sensación de estar en casa, pero conectado. Hay retos, resultados. La sensación de pertenecer a un grupo que está haciendo deporte al mismo tiempo que tú. El resto de modelos son unidireccionales", dice Balagué, en referencia a los youtubers o influencers de Instagram que también imparten rutinas deportivas.

Cree que las clases que han surgido durante la cuarentena en redes sociales son "iniciativas de corazón" para mantener a la gente activa y motivada. "Nuestro negocio no se basa en eso. No puedes montarlo de la noche a la mañana. Hemos estado 2 años en perfeccionándolo", puntualiza.

En abril lanzaron el kit de boxeo con machine learnning, que detecta el tipo de golpe y todas las métricas del ejercicio gracias a sensores y a un pulsómetro.

Joel Balagué, fundador y CEO de Volava.Joel Balagué, fundador y CEO de Volava.
Joel Balagué, fundador y CEO de Volava.

Volava

Volava se quedó sin existencias a las 2 semanas de iniciarse la pandemia

"A principios de abril rompimos stock, es decir, a las 2 semanas ya nos quedamos sin nada. Ha sido muy exagerado. Luego hemos ido dando plazos de entrega de un mes y la demanda no ha bajado. El plan de negocio lo tiramos a la papelera. Vendimos muchísimo, todo lo que nos pudieron enviar, lo que podían fabricar", explica el CEO de la firma. Entonces, vendían 60 bicicletas al mes y la demanda se cuadruplicó. 

Además de vender los equipos, han logrado incrementar su base de usuarios: "Después de haber pasado el punto más álgido del coronavirus, hay una parte de gente que ya se ha convencido". Actualmente, las ventas siguen siendo altas. Balagué cree que el home fitness es una tendencia a largo plazo.

Levantaron 750.000 euros en abril que destinaron casi íntegramente a aprovisionamiento

"Todos los fabricantes de material de fitness están en Asia. Están dando fechas de entrega muy, muy altas. No es España. No somos solo nosotros. Todo el mundo está pidiendo material. Entonces, ahí había que ser un poco audaz. Yo lo pido y ya está", explica.

"La paradoja es que, si no lo haces, te puedes encontrar con que, cuando tienes la demanda encima de la mesa, no tienes stock que servir", añade. Los pedidos tardan en llegar entre 2 y 3 meses.

En febrero, Volava estaba preparando una ronda de financiación que se cerró con éxito en abril. Los inversores no dudaron de la oportunidad. Entre todos, aportaron 750.000 euros. Inveready, un fondo especializado en primeras fases, puso una tercera parte y, el medio millón restante vino del capital riesgo The Crowd Angel (socio de Glovo, entre otros) y de Jacinto Roca, el CEO de Rakuten TV

Leer más: La inversión en startups se concentrará en pocos sectores por el impacto del coronavirus y, aunque se espera un "septiembre caliente", la normalidad no volverá hasta 2021

"Hemos cogido el capital y nos hemos aprovisionado de material. Tú ves un buen momento y pones toda la carne en el asador, aunque creo que eso también va en el ADN de las startups", dice el CEO de Volava.

Hace 1 año, en julio de 2019, levantaron su primera ronda de financiación, también de 750.000 euros. En ella ya estaba Inveready. El primer millón de euros inicial lo pusieron Balagué y su mujer, emprendedores, ya que "se enamoraron del proyecto" y vendieron otra de sus empresas. 

¿Cómo surgió la idea? De Peloton, su homóloga estadounidense. Balagué intentó comprar una de sus bicis, pero no distribuían fuera del país. Ahora, esta compañía cotiza en la Bolsa de Nueva York con una capitalización de 15.500 millones de euros. "Eso te dice que las ideas buenas, da igual que nazcan en Winsconsin, en Berlín o Barcelona. Algo que se ajusta al mercado, funciona en cualquier sitio".

LEER TAMBIÉN: Estas son las 16 startups que va a respaldar Juan Roig a través de su aceleradora

LEER TAMBIÉN: Apple elimina Fortnite de su App Store: la trampa antimonopolio de Epic Games en la que ha caído Tim Cook

LEER TAMBIÉN: El coronavirus hunde la recaudación fiscal: los impuestos que más dinero han dejado de recaudar durante la pandemia

VER AHORA: Joan Jordi Vallverdú, CEO de OmnicomMediaGroup: “La principal herramienta que tenemos es el talento de las personas”

    Más:

  1. Fitness
  2. Ejercicio
  3. Netflix