Pasar al contenido principal

Volkswagen no quiere quedarse atrás en la carrera por el coche autónomo: acaba de completar su inversión de más de 2.300 millones de euros en la startup de conducción autónoma Argo AI

Un vehículo de prueba de Argo AI.
Un vehículo de prueba de Argo AI. Argo AI

  • La operación se anunció el pasado mes de julio, y acaba de completarse este mes de junio.
  • La inversión incluye una inyección de efectivo de 1.000 millones de dólares —cerca de 900 millones de euros— y la inmersión de la unidad de conducción inteligente del grupo alemán en la startup.
  • Argo AI presume en su blog de tener ya a más de 1.000 personas en plantilla y de incorporar una nueva sede: Múnich.
  • Con 5 centros en el mundo, Argo asegura que su diferenciación es su desarrollo, sus socios y sus acuerdos comerciales "tanto en Estados Unidos como en Europa".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Volkswagen ha completado su inversión de 2.600 millones de dólares (unos 2.335 millones en euros) en Argo AI, una startup que desarrolla tecnología de conducción autónoma y que ya superó la valoración de más de más de 7.000 millones solo 2 años después de ponerse en marcha.

Con esta operación, el grupo automovilístico alemán iguala los términos que suscribió con Ford, que también participa en esta startup. De este modo, según recoge Bloomberg, el primer y el sexto grupo automovilístico más grande del mundo han hecho una apuesta decidida por el futuro de la conducción autónoma, ante las amenazas de Waymo (Google) o Cruise (General Motors).

Business Insider ya destacó a finales de 2019 a Argo AI como una de las compañías que habían superado la valoración de 1.000 millones de dólares y que no existían hace una década.

En dólares, la inversión se divide en una inyección de 1.000 millones de efectivo y los 1.600 restantes irán a parar a la división de conducción inteligente de Argo. La firma alemana comprometió esta inversión ya en julio del año pasado, lo que permitió a Argo empezar a valorarse en más de 7.000 millones de dólares.

Leer más: El Supremo alemán obliga a Volkswagen a compensar a un cliente con 25.000 euros por el 'dieselgate' en un caso que puede abrir la puerta a nuevas indemnizaciones

Según ha explicado el CEO de la compañía, Bryan Salesky, en un post en el blog corporativo, el cierre de esta operación permite a Argo AI presumir de más números: 1.000 personas trabajan ya en la compañía, al incorporar personal de Volkswagen en la citada división de conducción inteligente.

"Con el cierre de la inversión de Volkswagen AG, nos convertimos en una compañía global y damos la bienvenida a nuevos compañeros a la familia de Argo AI. Esta noticia no solo consolida nuestra posición, sino que también nos ayuda a diferenciarnos como la única compañía de conducción autónoma con socios y acuerdos comerciales para su desarrollo tanto en Estados Unidos como en Europa", incidía en un artículo publicado hace unas horas.

Así, Argo AI cuenta en Múnich con su quinto centro de ingeniería. Fabrica en Pittsburgh y tiene plantas en Detroit, Palo Alto y Cranbury. "Mantenemos operaciones en Miami, Washington y Austin".

Leer más: Esta es la hoja de ruta de Volkswagen para convertirse en un fabricante únicamente de coches eléctricos

Por su parte, John Lawler, CEO de la unidad de conducción autónoma de Ford, el otro gran socio de Argo, ha asegurado que seguirán compartiendo "el coste del desarrollo de la tecnología de Argo AI", y "seguiremos siendo independientes y ferozmente competitivos". "Compartir los costes de desarrollo con Volkswagen no quiere decir que Ford reduzca su inversión total en el segmento de los vehículos autónomos. Al contrario, estamos reubicando inversiones para conseguir una experiencia única para nuestros clientes".

Y además