Pasar al contenido principal

Este gráfico muestra cómo las hipotecas a tipo fijo están en camino de igualarse a las de tipo variable

El Gobierno cambiará la ley hipotecaria
Getty Images
  • En España, las hipotecas a tipo fijo han dejado de ser minoritarias en los últimos años, especialmente desde 2016, aunque su crecimiento varía según el lugar de residencia.
  • Así, en 14 de las 17 comunidades autónomas la contratación a tipo de interés fijo ha ganado peso y en 2 de ellas, Murcia y Cataluña, ya supera a las de tipo variable.
  • Un gráfico del Colegio de Registradores muestra como en los últimos 15 años el tipo fijo ha ido ganando terreno al tipo variable.

El panorama de las hipotecas está viviendo un momento de cambio. Como adelantaron a finales de 2017 los ya entrañables Simón Pérez y Silvia Charro, el futuro está en las hipotecas a tipo fijo, que están comiendo terreno paulatinamente al que sigue siendo el formato más común de interés de préstamo hipotecario, el tipo variable, normalmente vinculado al índice euríbor.

En un panorama monetario internacional estancado en un escenario de bajos tipos de interés desde principios de 2016 y con la referencia del euríbor en negativo, los bancos han reaccionado resucitando las hipotecas a tipo fijo para recuperar ganancias en este terreno.

Especialmente, en un momento en el que la compraventa de viviendas vuelve a repuntar, sumando medio millón de operaciones en 2018, el mayor nivel en 10 años.

Leer más: 3 claves para elegir entre hipoteca a tipo fijo o tipo variable

A su favor juegan varios factores, especialmente que se trata de una inversión a salvo de los vaivenes de los mercados, algo especialmente importante si tenemos en cuenta que una hipoteca vincula a quien la solicita con la entidad que le concede el crédito durante varias décadas.

De hecho, el Colegio de Registradores de la Propiedad de España cifra la duración media de una hipoteca en España en 23 años y 7 meses tras varios años al alza.

Las hipotecas a tipo fijo crecen con fuerza desde 2016

De hecho, la última Estadística Registral Inmobiliaria del Colegio de Registradores incluye un gráfico que revela hasta qué punto las hipotecas a tipo variable suponían más de un 90% del total y como, a partir de inicios de 2016, la tendencia ha cambiado drásticamente en favor del tipo fijo.

Evolución de las hipotecas a tipo fijo y a tipo variable
Colegio de Registradores

Así, vemos como la línea ascendente de los préstamos hipotecarios a tipo fijo supera el 10% en el segundo trimestre de 2016 y, en menos de un año, asciende hasta el 35%, hasta colocarse en 2018 en torno al 40%. Por su parte, el tipo variable ha seguido en el mismo periodo una evolución pareja a la del euríbor, como muestra el gráfico anterior.

Los registradores señalan que, pese a que las líneas parecen destinadas a cruzarse en el futuro cercano, esta tendencia se ha ralentizado en 2018.

"Este menor recorrido de mejora parece mostrar un cierto grado de agotamiento, lo que puede estar suponiendo que la contratación a tipo de interés fijo puede estar próxima a sus niveles máximos", aseguran en el estudio.

Leer más: 8 cosas que tienes que saber cuando vas a comprar una vivienda en España

Sin embargo, consideran que el mantenimiento de la política de bajos tipos de interés por parte del BCE podría seguir espoleando al tipo fijo "en la medida que es una de las vías más clara para que las entidades financieras consigan mejorar su margen financiero". Por ello, estiman que se podrán "consolidar a corto plazo pesos próximos al 60% en contratación a tipo de interés variable y 40% a tipo de interés fijo".

Cataluña y Murcia, a la cabeza del tipo fijo

Pese a que la tendencia es generalizada, la Estadística Registral Inmobiliaria desvela que el crecimiento de las hipotecas a tipo fijo depende en gran parte del lugar de residencia de quien lo contrata. Así, los registradores destacan que en 14 de las 17 comunidades la contratación de hipotecas a tipo fijo ha crecido en el último año, especialmente en Castilla-La Mancha, Castilla y León y Aragón, todas ellas más de un 4%.

Leer más: Así puedes cambiar el tipo de interés de tu hipoteca de tipo variable a fijo y viceversa

Mientras, en dos comunidades, Murcia y Cataluña, el tipo fijo ya es mayoritario, con un 54,15 y un 50,49% del total de hipotecas de 2018, respectivamente. En otras autonomías, como Asturias, Comunidad Valenciana, Baleares o Galicia, su presencia ya supera el 40%. 

En lo que respecta al tipo variable, su presencia es especialmente mayoritaria en País Vasco, donde representan un 76,92% del total, tras crecer un 2,2% en 2018. Tras la comunidad vasca, los otros dos territorios especialmente apegados a las hipotecas variables son Extremadura y la Comunidad de Madrid, con un 76 y un 69,5%, respectivamente.