Pasar al contenido principal

Sánchez reúne más síes que noes y será investido en segunda votación: así han sido las negociaciones con los partidos decisivos

Pedro Sánchez festeja los resultados del 10-N.
Pedro Sánchez festeja los resultados del 10-N. REUTERS/Sergio Pérez
  • Tras la renuncia del PRC a apoyar la investidura, Sánchez ha visto su cuidada aritmética parlamentaria desmoronarse. Hasta que han aparecido los gallegos.
  • El BNG apoyará la investidura a cambio de un acuerdo de traspaso de competencias y varios beneficios, por lo que las cuentas vuelven a sumar a favor del PSOE.
  • Quien no ha aceptado el trueque ha sido Coalición Canaria, que decidirá su voto en las próximas horas. Tras el apoyo de los gallegos, la formación liderada por Ana Oramas se vuelve irrelevante.
  • Si todo sigue el plan, Sánchez e Iglesias salvarán la investidura con 167 votos a favor frente a 165 en contra el próximo 7 de enero.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A 48 horas del debate de investidura, la carrera de Pedro Sánchez hacia la Moncloa dependía de las abstenciones.

Una vez superado el principal escollo, el de las posturas de ERC y Bildu, la coronación socialista dependía de lo que decidieran los grupos minoritarios. En un principio tenían asegurados sus 120 votos, los 35 de Unidas Podemos, a los que se sumaron los 3 de Más País, los 6 del PNV y los 2 de Nueva Canarias y Teruel Existe. 166. Más el BNG, que se ha sumado en el descuento: 167 escaños.

Solo tres más de los 164 en contra de PP, Cs, Vox, Navarra Suma, JxCat, la CUP y PRC, pero eso no es todo. El verdadero cierre de la investidura se ha gestado, en el último suspiro, en las ejecutivas de Coalición Canaria y el Bloque Nacionalista Galego (BNG).

Leer más: 5 momentos cruciales que tienen que ocurrir para que Sánchez sea investido presidente el día 7 en una sesión exprés del Congreso

Aunque no era probable que sucediera, el peligro era alto si los diputados Ana Oramas (CC) y Néstor Rego (BNG) optaban —ambos— por el no, puesto que un empate a 166 haría imposible la elección de Sánchez y volvería inútiles los esfuerzos en obtener la trabajada abstención de ERC y Bildu (18).

El apoyo del segundo, por acción o por omisión, era el principal objetivo del PSOE, pero no sería gratis.

Así lo declaraba Rego la misma semana electoral, en la que anticipó que no habría "cheques en blanco" para aprobar la investidura.

Precisamente el escaño del gallego se disputó en A Coruña con Vox, que se quedaron a las puertas de una representación que, en estas circunstancias, les habrían dado la llave para bloquear la investidura.

Leer más: Qué medidas han pactado PSOE y Unidas Podemos para el nuevo Gobierno, ministerio a ministerio

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez sellan su programa de Gobierno de coalición
REUTERS/Susana Vera

En lo que respecta al grupo Coalición Canaria-Nueva Canarias, cabe mencionar que la formación está compuesta por dos parlamentarios, uno de cada partido.

Nueva Canarias, a favor. El partido isleño se declara progresista y su diputado, Pedro Quevedo, ya ha firmado un acuerdo con Sánchez que garantiza la distribución equilibrada de la financiación autonómica y la modificación la ley de estabilidad.

Pero la misma oferta no ha contentado a los socios de coalición, Coalición Canaria, que la han tildado de "ofensa" y previsiblemente votarán en contra, aunque todavía no han llegado a un acuerdo sobre qué posición tomar.

En ello se encuentran desde el mediodía de este viernes. Los canarios han puesto un precio muy alto para su abstención, o al menos más alto que el de los gallegos.

Entre sus exigencias se incluían bonificaciones del 60% en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y una rebaja del 50% en las cotizaciones sociales para todas las empresas. Demasiado para el PSOE.

Leer más: 7 grandes diferencias en las propuestas económicas entre PSOE y Unidas Podemos de cara a su Gobierno de coalición

Los nacionalistas del BNG, que en un principio se mostraron distantes con Sánchez, reabrieron su puerta al PSOE el 31 de diciembre. Y la puerta se abrió del todo en enero: un voto a favor a cambio de transferir a Galicia la AP-9, rebajar los peajes y modernizar la red ferroviaria

Junto a ello, los socialistas han firmado "una transición justa" para las comarcas gallegas de As Pontes y Cerceda, que en breve tendrán que cambiar su modelo industrial electro-intensivo. Sus trabajadores, que perderían los empleos ligados al sector, tendrán garantizada una reinserción laboral.

Y además