Vuelve el hotel que se derrite: así son sus habitaciones de hielo y nieve esculpidas por artistas

Una de las habitaciones del Icehotel

Icehotel

  • Icehotel, en la Laponia sueca, está listo para recibir viajeros en el que sin duda es uno de los alojamientos más especiales del mundo.
  • Durará solo hasta abril, cuando el buen tiempo comience a derretir los 25.000 metros cúbicos de agua que, en forma de hielo y nieve, se han empleado en su construcción.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Como cada año -y van 32-, Icehotel, en la Laponia sueca, está listo para recibir viajeros en el que sin duda es uno de los alojamientos hoteleros más especiales del mundo.

Durará solo hasta abril, cuando el buen tiempo comience a derretir los 25.000 metros cúbicos de agua (alrededor de 10 piscinas olímpicas) que, en forma de hielo y nieve, se han empleado en su construcción y que este año toman formas tan espectaculares como una suite inspirada en el sueño de una noche de verano o un barrio que recrea el Londres victoriano.

Que sea efímero es quizás uno de los mayores atractivos de Icehotel. Su renovación anual permite diseñar desde cero este alojamiento, pionero en los hoteles de nieve, y contar con la imaginación y el talento de nuevos artistas que experimentan con estos materiales haciendo las delicias de los huéspedes.

Este año son 32 los creadores de todo el mundo que han viajado hasta Jukkasjärvi, 200 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, para trabajar en habitaciones y espacios comunes.

Suites para todos los gustos

Destaca la suite ideada por el príncipe Carlos Felipe de Suecia y su colega Oscar Kylberg. Desde su estudio Bernadotte & Kylberg, el galardonado dúo de diseñadores se enfrentaron al reto de Icehotel para crear un espacio mágico que ha sido bautizado como El sueño de una noche de verano y que tiene por objetivo trasladarnos al solsticio de verano sueco, cuya celebración es una de las tradiciones más queridas del país y cuyo ambiente han querido congelar, nunca mejor dicho.

En colaboración con los diseñadores de iluminación John Pettersson y Charlotte Tentau, y el diseñador de sonido Jonas Karlberg han dado forma a una suite que, por primera vez, integra un material distinto al hielo o la nieve. Son flores, cientos de flores y plantas que colonizan todo el mobiliario –este sí, construido en hielo-.

Así, las estructura que rodea la cama está llena de flores de abedul, mientras que la lámpara colgada en el techo simula una enorme corona de flores.

La experiencia se completa con un sonido envolvente diseñado expresamente y que recoge sonidos del viento, las abejas o el violín, así como una cuidada que realza “el misterio de esta noche de verano llena de mitos y leyendas”, apuntan sus creadores.

Otros 25 artistas han dejado también su huella en el hotel, que abrió por primera vez en 1889 y que celebra su 32ª edición.

Un hotel espectacular y efímero

Junto al equipo de construcción del hotel y el director creativo Luca Roncoroni han trabajado in situ durante dos semanas para dar forma a 12 suites y una sala especial para ceremonias (esta última a cargo de Marjolein Vonk y Maurizio Perron)

Entre las más espectaculares está la bautizada como Dickensian Street, obra de Jonathan y Marnie Green, que recrea un callejón del Londres victoriano con sus fachadas esculpidas y sus calles adoquinadas y en la que se adivina el perfil de la catedral de San Pablo.

Además, está la suite A la cama con las gallinas, creada por Edith Van de Wetering y Wilfred Stijger de los Países Bajos, y que anima a irse a la cama con las gallinas (sí, con el mismo sentido que tiene en España, esto es, irse a la cama temprano, quizás para disfrutar más tiempo de la habitación).

También impresionante es la habitación hexagonal y estilo art dèco Great Gatsby diseñada por los polacos Tomasz Czajkowski y Tomasz Jastrzebski.

Aunque no son españoles sí que llevan décadas residiendo en los alrededores de Frigiliana (Málaga) los escultores Robert y Timsam Harding, responsables de la suite Naturalezas Diferentes.

Tundra azul, Moléculas y Gigantes Sagrados son los nombres de otras de estas alucinantes suites.

Icehotel 32 solo estarán disponible durante la temporada de invierno, antes de que la primavera lo derrita y sus paredes, muebles y camas se reencuentren con el río Torne convertidas nuevamente en agua.

Sí queda Icehotel 365, una parte del complejo permanente con alojamiento, sala de cine y una exposición de figuras de nieve donde se ofrecen distintas experiencias durante todo el año.

Entre las propuestas se cuentan los paseos en trineos tirados por perros para ver la aurora boreal, baños en el hielo, aventuras en motos de nieve o disfrutar de la galardonada cocina del restaurante Icehotel.

Artículo en Tendencias hoy.

Otros artículos interesantes:

Esta empresa está convirtiendo remolques frigoríficos de camiones en habitaciones de hotel: así son por dentro

Un hotel con forma de moluscos marinos en una isla de China: así se inspiran los nuevos edificios en la naturaleza

Así es el hotel flotante de Dubái, un impresionante palacio ubicado en una de las playas más exclusivas de la ciudad

Te recomendamos