Las yemas de tus dedos son fábricas de sudor 24/7, y este wearable las aprovecha para generar electricidad hasta cuando duermes

Wearable sudor

UC San Diego

  • Los wearables sacan cada vez más partido de los fluidos corporales para generar electricidad casi por arte de magia. 
  • El último, bajo la firma de un grupo de ingenieros de la Universidad de California (UC) en San Diego, se trata de un wearable que aprovecha la sudoración de las yemas de los dedos para obtener energía, incluso mientras su portador duerme.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El sudor es el líquido transparente que el organismo expulsa a través de los poros, tanto para regular la temperatura corporal como para eliminar toxinas. Pero además, esta sustancia puede aprovecharse para alimentar dispositivos tecnológicos, gracias a inventos de vanguardia tan espectaculares como el presentado por un equipo de ingenieros de la Universidad de California (UC) en San Diego: un wearable que convierte el sudor de las yemas de los dedos en energía eléctrica.

El descubrimiento se anunciaba en New Sciencist, con un gran potencial para el futuro. No es el primer sensor portátil que bebe del sudor para funcionar desarrollado en los últimos años por este equipo, que en 2014 creó un tatuaje temporal que funcionaba como batería biológica, mientras que en 2020 vio la luz un sensor de vitamina C portátil, así como una reciente camiseta inteligente para generar electricidad a partir del movimiento y el sudor.

24 horas del día obteniendo energía del sudor de las yemas de tus dedos

El estudio, que aparece publicado en la revista Joule, describe este dispositivo portátil que se beneficia del sorprendente volumen de sudoración de las yemas de los dedos para obtener energía eléctrica durante las 24 horas del día. El wearable no se limita a los momentos de movimiento, sino que abarca el día completo: también obtiene electricidad en los momentos sedentarios o durante la franja de sueño. 

¿Cómo funciona? El aparato descompone un compuesto disuelto en el sudor llamado lactato. a través de células de biocombustible que encajan en almohadillas delgadas que se adhieren a las yemas de los dedos, al estilo de tiritas. Estas absorben el sudor en una fina capa de espuma, donde una enzima oxida el lactato en el sudor para crear una carga eléctrica, almacenada en un pequeño condensador. 

El wearable se centra en sacar partido a las yemas de los dedos, que tienen la mayor concentración de glándulas sudoríparas en el cuerpo y producen una carga continua incluso si el usuario no está haciendo ejercicio. Es más, las yemas generan entre 100 y 1.000 veces más sudor que la mayoría de las otras partes del cuerpo, siendo descritas por los autores como "fábricas de sudor" las 24 horas del día.

Según los datos recabados por el equipo, cada dedo puede generar de 20 a 40 microvatios de potencia y recolectar 300 milijulios de energía por centímetro cuadrado durante 10 horas de sueño. Esto no es suficiente para ejecutar dispositivos que consumen mucha energía como un teléfono móvil, pero sí podría abastecer la demanda de sensores livianos que detectan una variedad de métricas como la frecuencia cardíaca, las deficiencias de vitaminas y los niveles de glucosa.

Sensores sudor

Lu Yin

Es una tecnología pionera de este tipo y abre un fructífero abanico de posibilidades para tener energía potencial las 24 horas del día en cualquier momento y lugar. 

"A diferencia de otros dispositivos portátiles que funcionan con el sudor, este no requiere ejercicio ni intervención física del usuario para ser útil", apostilla el coautor principal de la investigación, Lu Yin. "Es un paso adelante para que los dispositivos portátiles sean más prácticos, convenientes y accesibles".

Como ventaja, bajo los electrodos del aparato existe material piezoeléctrico que genera electricidad adicional en respuesta a la presión. Al escribir, teclear en el smartphone o tocar el piano también pueden puede generarse energía. 

En el experimento realizado, 10 horas de sueño bastaron para generar alrededor de 400 milijulios de energía, suficiente para alimentar un reloj electrónico durante 24 horas. Una hora de escritura casual o  de hacer clic con ratón permitió que el dispositivo generara casi 30 milijulios. En otras pruebas separadas, se pudieron alimentar con eficacia sensores como el de vitamina C anteriormente mencionado. 

El próximo paso de los investigadores será sacar todavía más partida al sudor y juntar su invento puntero con otros recolectores de energía para crear nuevos dispositivos portátiles autosuficientes.

Otros artículos interesantes:

Desarrollan una camiseta que permite cargar dispositivos con el sudor de tu cuerpo

Detectan infecciones y te mandan la información al móvil, así son las tiritas inteligentes del futuro

Una estudiante de 17 años ha desarrollado un hilo quirúrgico que cambia de color al contacto con heridas infectadas y tiene como objetivo luchar contra el racismo

Te recomendamos

Y además