Pasar al contenido principal

Los 'wearables' encuentran en la sanidad un filón de negocio de 60.000 millones de dólares

Aplicaciones web
Gettyimages
  • Gracias a la inteligencia artificial y al interés de médicos y firmas de seguros, la adopción de los wearables en el segmento sanitario se disparará en los próximos cinco años.
  • Se estima que 5 millones de personas estén monitorizadas remotamente en 2023, así como que las aseguradoras paguen hasta 855 millones de dólares al año por estos datos.

Hay un amplio consenso en la industria tecnológica de que los dispositivos vestibles (o wearables) no terminan de despegar, salvo en casos de uso muy puntuales como las pulseras deportivas.

Sin embargo, los analistas de Juniper Research anticipan la que puede ser su gran tabla de salvación (y muy lucrativa, todo sea dicho): la salud.

Así pues, esta casa de consultoría estima que los wearables usados para el registro de parámetros de salud y la monitorización remota de pacientes se convertirán en elementos "imprescindibles" en la prestación de asistencia sanitaria durante el próximo lustro.

Tanto es así que estos expertos estiman un mercado de nada menos que 20.000 millones de dólares para el año 2023, a sumar a otros 40.000 millones que facturarán los fabricantes asociados a los aparatos auxiliares o audífonos conectados.

Leer más: El mercado de los 'wearables' no termina de despegar y tampoco parece que vaya a mejorar

Eso en la capa superior del mercado, porque por debajo también se moverá mucho dinero. A medida que los wearables se extiendan en la sociedad y se consoliden como parte intrínseca de los tratamientos médicos, muchos proveedores de servicios se dedicarán a gestionarlos y ofrecer el tratamiento de la información necesario a los médicos o enfermeros... y a la industria aseguradora.

No en vano, las firmas de seguros (que verán en estos dispositivos una forma perfecta de calcular el riesgo de cada sujeto y adaptar así las primas que cobran) podrían generar a su vez un negocio de 855 millones de dólares dentro de cinco años solo por la compra de estos datos a terceros.

¿Cómo se explica semejante despegue de este nicho de actividad desde el punto de vista técnico? Siempre según estos analistas, "la adopción de dispositivos portátiles para el cuidado de la salud se verá impulsada por mejoras en la tecnología de monitorización remota del paciente, además de una mayor adopción por parte de instituciones médicas".

En ese sentido, Juniper pronostica que 5 millones de personas serán monitorizadas remotamente por proveedores de atención médica en el año 2023. 
 
La investigación pone el foco también en la inteligencia artificial, el verdadero secreto detrás del uso de los wearables, ya que permitirá identificar de manera proactiva a las personas en riesgo de que empeore su condición médica. A ello hemos de añadir mejoras sustanciales en la precisión de estos dispositivos, con lo que llegamos a la ecuación perfecta para este auge sin precedentes.

Pero no es oro todo lo que reluce. De hecho, Juniper Research alerta en su informe de que la privacidad y el consentimiento de los datos continuarán siendo una barrera importante en la adopción de 'wearables' en el segmento sanitario. 

Te puede interesar