Por qué los 7 millones que se gastó de su bolsillo The Weeknd en actuar en la Superbowl son una inversión: la pandemia marcará si acaba siendo rentable

The Weeknd gastó 7 millones de su bolsillo y no cobró en la Superbowl: el COVID-19 marcará si le sale rentable

Brian Snyder/Reuters

  • La Super Bowl, la final del campeonato de fútbol americano (NFL), es el mayor evento deportivo anual en Estados Unidos, pero también es un gran espectáculo y un negocio que mueve cantidades millonarias. 
  • Sin embargo, las estrellas que cantan en el intermedio no perciben dinero por su actuación, sino que cobran a través de sus efectos: visibilidad, seguidores en redes sociales, aumento de ventas e incremento del caché.
  • The Weeknd ha ido un paso más allá y ha puesto 7 millones de dólares de su bolsillo: una inversión que espera dar sus frutos... si no lo impide la pandemia.
  • Descubre más historias en Business Insider España

El dinero que mueve la NFL (liga de fútbol americano) va desde los casi 500.000 dólares que cobra un novato en su primer año hasta los 35 millones que se lleva la estrella mejor pagada, con un salario promedio de 2,7 millones de dólares para el conjunto de jugadores. 

Las cifras que se manejan en la Super Bowl, la gran final del campeonato, pertenecen a un nivel aún superior. Las marcas pagan 5,5 millones por un anuncio de apenas medio minuto. El espectáculo del intermedio supone más del doble de esa cantidad para las arcas de la NFL. 

Y los y las artistas que actúan en el descanso suelen tener un caché millonario: de 2,2 millones de dólares en el caso de Jennifer López, quien cuenta con una fortuna de unos 400 millones.

Sin embargo, y a pesar de todas estas cantidades mareantes, eso no significa que también cobren millonadas por su desempeño en el entretiempo de la Super Bowl. La espiral ascendente se interrumpe aquí con un dato sorprendente: no cobran nada.

Por qué ser el anfitrión de la Super Bowl no merece la pena, según un economista

Al menos, no directamente.

Según la política de la NFL, esta cubre todos los gastos de producción del espectáculo, y se encarga asimismo de los gastos de viaje, pero no realiza un pago a los artistas por su actuación, tal y como explican en Esquire.

Ni Jennifer López, ni Shakira, ni Bruno Mars, ni Justin Timberlake, ni Beyoncé han percibido dinero por actuar en el mayor de los escenarios deportivos. 

¿Han trabajado gratis? Tampoco exactamente. 

Han recibido una compensación por otras vías: exposición, visibilidad, descargas, seguidores, aumento de caché... Términos abstractos pero con consecuencias tangibles y generosas a final de mes, o de año.

El impacto de la Super Bowl, y los 100 millones de pares de ojos que la siguen, afecta a casi todos los niveles. 

Jennifer López y Shakira, que actuaron en el intermedio de la final el 2 de febrero del año pasado, vieron cómo sus canciones registraron un aumento de casi el 900% en las ventas de descargas en EEUU: 21.000 descargas ese día frente a las 2.000 de apenas el día anterior, compara Billboard

Además, López ganó 2,35 millones de nuevos seguidores en redes sociales durante la semana siguiente y Shakira, más de 600.000, según datos de ListenFirst recogidos por Forbes.

No son excepciones: la actuación de Justin Timberlake en 2018 llevó a su álbum Man of the Woods al número 1 e impulsó sus ventas un 534% ese mismo día, mientras que las de Lady Gaga (2017) de su catálogo digital se vieron incrementadas en un 1000% después de su espectáculo, según CNBC.

The Weeknd: ¿pérdida de dinero o inversión a futuro?

Este 2021 fue el turno de The Weeknd, en una Super Bowl sin apenas público en la que los Tampa Bay Buccaneers de Tom Brady vencieron a los Kansas City Chiefs.

En el intermedio, Abel Tesfaye (The Weeknd sobre los escenarios) actuó durante 15 minutos rodeado de dobles, con juegos de luces, en un impresionante decorado y bajo fuegos artificiales.

Él tampoco cobró por el espectáculo, pero fue incluso un paso más allá que sus antecesores y puso dinero de su bolsillo. 7 millones. 

"Abel gastó casi 7 millones de dólares de su propio dinero —más allá de los ya generosos presupuestos— para hacer que este espectáculo de medio tiempo fuera lo que imaginó", ha declarado un representante del artista al NY Post.

Los 13 millones de dólares que la NFL gastó en producir el espectáculo de la Super Bowl de 2020 no fueron considerados suficientes para The Weeknd, que añadió esos 7 millones de su cartera para hacer realidad lo que tenía en mente.

Lo que parece una locura —pagar una millonada en lugar de cobrar por una actuación— lo explica el analista Joseph Pompliano, fundador de Huddle Up, newsletter sobre negocios en el deporte, y se engloba en el contexto que ofrecen los datos de éxito de antecesores como Jennifer López, Lady Gaga o Justin Timberlake. 

Se trata de una inversión. Un pago de 7 millones por 15 minutos de publicidad sobre sí mismo, en forma de actuación en el mayor espectáculo deportivo del mundo. 

Hay que recordar que las marcas pagan solo 1,5 millones de dólares menos por un anuncio de apenas 30 segundos, y que 100 millones de espectadores están viendo la final en directo, sin contar el seguimiento de medios y redes sociales o la repercusión a posteriori.

El anuncio de Apple en la Super Bowl de 1984 no convencía a nadie en los test y estuvo a punto de no emitirse, pero hoy es un icono de la publicidad

Además, The Weeknd tiene planeado un intensivo tour en el que podría recoger ya los frutos de ese dinero y de su actuación... si no lo impide el COVID-19. Por ahora, ha tenido que posponerlo a 2022, ya sin los efectos inmediatos posSuperbowl.

"Vivimos en un mundo donde los artistas no ganan dinero con la música como lo hacíamos", explicó The Weeknd a Forbes en 2017. "En realidad, [ese dinero] no llega hasta que subes al escenario".

Falta por saber si el coronavirus le dejará pisar esos escenarios, y si no hay cambios en el 'cuándo', para determinar cómo de rentable le ha salido su apuesta de poner 7 millones de su bolsillo. 

La pandemia marcará si ha perdido dinero o si, como todo apunta cuando se trata de la Super Bowl, se ha tratado de una inteligente y beneficiosa inversión.

Otros artículos interesantes:

Por qué ser el anfitrión de la Super Bowl no merece la pena, según un economista

La criticada actuación de Justin Timberlake con Prince en la Super Bowl

Los anuncios de la Super Bowl 2018

Te recomendamos

Y además