Pasar al contenido principal

He probado el patinete “pro” de Xiaomi durante 2 semanas: es un transporte divertido para moverse por ciudad, pero debes estar dispuesto a pagar por ello y no lo podrás llevar siempre a cuestas

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
M. R. H.
  • Los patinetes eléctricos suponen una forma divertida, rápida y sin emisiones (entre comillas) de desplazarse.
  • Su principal inconveniente tiene que ver con su integración en las ciudades: muchas han prohibido que circulen por las aceras, y faltan carriles apropiados para desplazarse seguro con ellos.
  • Más allá de eso, el patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi me ha parecido excesivamente caro (500 euros) y pesado, así como un peligroso aliado para conseguir que camine menos de lo que lo hago.
  • Aunque en situaciones concretas puede resultar útil.
  • Te cuento mi opinión tras unas semanas de uso.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando viajé hace unos meses a Estocolmo para la presentación de los nuevos patinetes y bicicletas de la sueca Voi, probé por primera vez un patinete eléctrico.

Fue divertidísimo y lo disfruté, sobre todo porque me encontré con una ciudad que ha integrado perfectamente los carriles bici en todo su esplendor: anchos (de unos 3 metros), que recorren toda la urbe y no presentaban baches ni se cortaban inesperadamente, así que era un lujo circular por ellos (en bici, patinete, patines...).

No ha sido mi experiencia en Madrid, aunque esto no tenga nada que ver con Xiaomi.

Los patinetes eléctricos suponen una forma divertida, rápida y "sin emisiones" de desplazarse, eso es un hecho (las comillas tienen que ver con la contaminación que genera su fabricación y con su tiempo de vida), pero su principal inconveniente tiene que ver con su complicada integración en las ciudades, ya que algunas han prohibido su circulación por las aceras, y faltan carriles apropiados para desplazarse seguro con ellos.

Por lo demás, estos patinetes privados sin duda representan un medio de transporte privado mucho más barato que un coche o una moto, que operan con batería, por lo que no es necesario echarles gasolina ni emiten CO2.

Tampoco hace falta que te preocupes en buscar dónde aparcarlo, porque son lo suficientemente pequeños como para que puedas subirlo a la oficina y a casa, y dependiendo del bar, incluso para que te acompañen cuando has quedado para cenar o tomar un café. En la calle, su tamaño hace que puedas dejarlos en casi cualquier sitio (dependiendo de la normativa local), aunque no he visto apenas por la ciudad.

Más allá de eso, y ya hablando en concreto del patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi, me ha parecido divertido, cómodo de conducir y rápido, como los demás que he probado, pero también excesivamente caro (vale 500 euros), pesado... y un peligroso aliado para conseguir que camine menos de lo que lo hago (que ya es poco).

Te cuento mi opinión tras unas semanas de uso del Mi Electric Scooter Pro:

Este es el Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi, un patinete eléctrico que mide 113 centímetros de largo, 118 de alto y pesa 14,2 kilogramos

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
A. A.

Unas medidas que lo convierten en un peso pesado si debes subir escaleras con él, o si necesitas transportarlo a cuestas, y que a mí me han resultado incómodas, a pesar de que entiendo que cuanto más pese, más estable resulta el patinete. En mi ascensor, por ejemplo, cabe desplegado por milímetros, y vivo en un cuarto.

Sobre todo, la base es especialmente pesada y eso hace que se balancee cuando lo transportas sujetándolo del manilla, pudiendo llevarte un espinillazo o un golpe en el talón si no lo controlas del todo bien, como me ha pasado.

Su altura es de 43 centímetros, así que no me ha parecido muy bajo ni muy alto, y es plegable, por lo que puedes reducir su tamaño con tan solo abrir una llave si lo quieres transportar en el maletero de un coche.

Es muy fácil de conducir: con solo un pequeño impulso de pie, podrás acelerarlo pulsando el botón rojo

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
A. A.

A mí me ha resultado fácil de manejar y cambiar de dirección, así como conducirlo en cualquiera de sus tres modos de funcionamiento: el ECO o ahorro de energía, donde puede alcanzar una velocidad máxima de 15 kilómetros por hora; el normal, que llega a 20, y el sport, no apto para principiantes por su gran aceleración en segundos, que alcanza los 25 kilómetros por hora.

La velocidad viene indicada en la pantalla, y así es fácil comprobar que no supera los 10 kilómetros por hora si la pendiente es ligeramente inclinada. 

También en la pantalla aparecen 5 barras de batería, cada una representando aproximadamente un 20% de la carga.

Leer más: El Xiaomi Mi 9T vale 329 euros y me hace pensar que sé algo que los que gastan 800 euros en un móvil no saben

Todo esto lo convierte en un dispositivo tremendamente divertido y que por supuesto me ha ahorrado tiempo y esfuerzo de desplazamiento, principalmente para hacer la compra o llegar a otros sitios más o menos cerca de casa, por eso resulta sencillo engancharse a él y dejar de hacer caminando los pequeños trayectos, de 10, 15 o 20 minutos para hacerlos en patinete. 

Es mi experiencia personal, porque no me he atrevido a utilizarlo en medio de todo el tráfico urbano, pero a otros puede facilitarles desplazamientos mucho mayores de los que he hecho yo (para lo que deben llevar casco, como mínimo, e idealmente también rodilleras y coderas, especifica Xiaomi en las instrucciones).

El freno me ha parecido muy potente

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
A. A.

Solo tiene uno, en la mano izquierda, lo que se me hace algo raro y obliga a tener cuidado a la hora de usarlo, porque frenar demasiado bruscamente, si vas rápido, puede llevarte a una experiencia desagradable.

También incorpora un timbre de campana, como el de una bici

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
A. A.

Y una pequeña pata de cabra para apoyarlo

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
A. A.

La caja también incluye una llave Allen, 5 tornillos, una boquilla de extensión para inflarle las ruedas y un cargador.

Así como unas luces para conducir de noche, aunque no lo recomiendo

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
A. A.

Porque tanto la delantera como la roja trasera son muy tenues, así que de usarlo de noche incorporaría reflectantes en mi ropa y una luz mejor, tanto delantera como trasera, que pueda darme más visibilidad antes los coches y que puedan permitirme ver mejor qué me encuentro en la carretera.

Esto es porque al utilizarlo de noche no solo me he sentido insegura e invisible para el resto de vehículos, sino que no alcanzaba a apreciar lar irregularidades de la carretera y he temido caerme al no ver un bache o un resalte.

Por otro lado, no incorpora un candado para atarlo, algo imprescindible si piensas dejarlo en la calle.

De la batería no tengo quejas: tarda unas 8 horas en cargarse pero con ella dura unos 45 kilómetros, más que de sobra para todos mis trayectos

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
A. A.

No he sabido comprobar, en kilómetros, cuánto tarda en gastarse el Mi Electric Scooter Pro con una carga completa, pero la marca asegura que son 45 kilómetros.

Leer más: El Xiaomi Redmi Note 8 Pro sin duda es mi móvil ideal y va a causarte remordimientos si has gastado más de 270 euros en otro smartphone

Eso sí, me resultó difícil encontrar dónde se cargaba... fallos del principiante. El puerto de carga está en la parte delantera de la base, como se ve en la foto.

Ni tampoco del motor ni de las ruedas, aunque temía que se pinchasen

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
A. A.

Pero no ha sucedido en el tiempo que lo he probado. Sí que he lamentado lo mucho que se notan los defectos, baches y resaltos, del asfalto, que hacen temblar a toda la estructura y a ti con ella. Tampoco es apto para subir o bajar escalones, por mínimos que sean, así que cuidado con eso.

El patinete soporta unos 100 kilos, según Xiaomi, y no puede llevar a dos personas, algo que seguramente sea un inconveniente para muchos, que ven un patinete y ya están deseando disfrutarlo en pareja o con amigos (no sé a qué están esperando para fabricar patinetes de dos).

En relación al peso, he echado de menos que incorpore una cestita o superficie en lo que cargar peso en él: bolsas de la compra, mi bolso, mochila...sobre todo, porque es un dispositivo útil para recorrer distancias que me resultaría pesado hacer andando, y una bastante útil sería el trayecto del supermercado a casa.

No es posible darle este uso y en las mismas especificaciones Xiaomi ruega que no se cargue peso en él, sobre todo de su manillar, porque podría desestabilizarse fácilmente.

Es un patinete divertido y robusto, pero difícil de transportar y de utilizar en el contexto actual de las ciudades

Patinete Mi Electric Scooter Pro de Xiaomi
A. A.

Para mí, el Mi Electric Scooter Pro te será sobre todo útil para llegar al transporte público si en tu día a día este te pilla lejos: puedes conducir el patinete hasta tu estación, atarlo ahí (en un aparcamiento para bicicletas, por ejemplo) y recogerlo a tu vuelta del trabajo.

También puedes llevarlo contigo en el cercanías o metro, dependiendo de cómo de cómodo te pueda resultar, aunque a mí me ha parecido un engorro cuando para acceder a mi tren he tenido que bajar o subir escaleras, porque son 14 kilos. 

Eso sí, no puede utilizarse con lluvia.

Personalmente, yo no he encontrado demasiados momentos para usarlo: el trabajo me queda a 40 minutos en metro, una hora y 20 andando, y no hay carril bici en ninguna de las calles por las que llegar allí, así que debería ir junto a los coches, algo potencialmente peligroso, o incumplir la normativa e ir por la acera, una opción engorrosa dado que las aceras del trayecto son más bien pequeñas.

Por todo ello, lo he terminado relegando a pequeños trayectos que normalmente hago andando, lo que me hace temer que más que una ayuda acabe siendo un juguete perjudicial para mi salud.

Pero eso no quita que el dispositivo de Xiaomi sea divertido, cómodo de utilizar (salvo si encuentras muchos baches) y robusto, que a otros pueda salvar de recorrer largas distancias o servir simplemente para pasarlo bien en algunos trayectos concretos. Si merece la pena pagar 500 euros para un dispositivo así es algo que deberás valorar tú mismo, pero si estás pensando en hacerte con uno, sin duda, este gadget es de las mejores opciones del mercado.

Aviso: En Business Insider trabajamos para ofrecerte recomendaciones que te resulten interesantes y útiles. En ciertos casos, gracias a nuestros acuerdos con distintos socios, percibimos un porcentaje por las compras que realices, sin un coste adicional para ti.

Y además