Pasar al contenido principal

Xiaomi, la última gran tecnológica que sale a Bolsa

El vicepresidente de Xiaomi, Xiang Wang.
El vicepresidente de Xiaomi, Xiang Wang. Xiaomi

Xiaomi es la última gran tecnológica que dará el salto al parqué, con una previsión de captación de en torno los 5.000 millones de euros en la Bolsa de Hong Kong. De hecho, este mismo viernes 6 de julio la compañía registraba una sobredemanda de 9,5 veces la oferta de acciones.

El próximo lunes, Xiaomi debutará en Bolsa a un precio de 17 dólares de Hong Kong (2,17 dólares) por título, con lo que pretende recaudar una cifra de unos 4.700 millones de dólares.

De cumplirse las expectativas la empresa podría alcanzar una valoración de mercado cercana a los 55.000 millones de dólares, una cifra que se sitúa lejos de lo que se llegaba a publicar hace algunas semanas pero que aún así sigue siendo muy considerable para una empresa tecnológica que nacía hace apenas 8 años.

A continuación, repasamos las salidas a Bolsa más importantes de los últimos años dentro del sector tecnológico y su situación actual.

Spotify

Spotify
Pixabay

Cuando Spotify decidió a finales de febrero que comenzaría a cotizar, las principales Bolsas estadounidenses aún se estaba recuperando de la semana de pánico en la que los mercados se desplomaron sin causa aparente. En aquel momento, los expertos achacaron las fuertes caídas ─que llegaron al 4,6% en el caso del Dow Jones el 5 de febrero─ a una concatenación de ventas preprogramadas al llegar a una determinada cotización, evitando vincularlas directamente al fuerte retroceso del mercado de las criptomonedas.

Casi dos meses después del batacazo, el panorama no era muy alentador: el Facebookgate y la guerra comercial impulsada por Trump lastraban principalmente a las grandes tecnológicas. Por eso, Spotify empezó a cotizar en un período plagado de dudas respecto a las grandes tecnológicas a 132 dólares por acción. Tres meses después de aquel debut, Spotify cotizaba a 176,44 dólares por título al cierre de ayer, 5 de julio.

Facebook

Pantalla de inicio de Facebook
Pixabay

La red social por excelencia protagonizó en mayo de 2012 el mejor estreno en Bolsa de una compañía nativa digital. Lo hizo a través de una oferta pública de venta (OPV) que le sirvió para alcanzar un valor de 105.000 millones de dólares y superar así a otros mastodontes del sector como Amazon, que llevaba ya 15 años cotizando.

En los primeros intercambios en el parqué, las acciones subieron casi un 12%, aunque cerró su primera sesión con un incremento de apenas el 1% sobre los 38 dólares en los que empezó, logrando unas ganancias ese día de unos 18.000 millones de dólares.

Sin embargo, no corren buenos tiempos para Facebook tras el escándalo del Facebookgate, que supuso que el valor de sus acciones haya caído en picado en Nasdaq desde el pasado 16 de marzo desde los 185 dólares por participación hasta los 155 dólares de este lunes.

Google

Una usuaria de Google
Pixabay

El buscador de internet se estrenó ocho antes que Facebook en Bolsa. Tras varios meses de rumores e incertidumbres sobre su salida, lanzó su OPV el 19 de agosto de 2004 en Nasdaq, obteniendo una recaudación de 1.700 millones de dólares y disparando su valor hasta los 23.000 millones.

El caso de Google es, sin duda, el caso más representativo de las tecnológicas actuales, ya que el precio inicial de sus acciones ─fijado en 100 dólares por título─ ha multiplicado su valor por diez en estos 14 años, hasta llegar a los 1.012 con los que cerró este lunes. Un recorrido que refleja a la perfección la explosión de las puntocom.

No obstante, Google también arrastra caídas desde febrero y la semana pasada el precio de sus acciones alcanzó el valor mínimo en lo que va de año. A pesar del repunte de marzo, el gigante de internet ha perdido terreno especialmente desde el Facebookgate, que ha lastrado a la mayoría de las compañías que trabajan con big data.

Amazon

Ilustración con teléfonos y el logo de Amazon
Pixabay

La compañía de Jeff Bezos es, quizás, un caso aparte. Salió a Bolsa hace ya dos décadas ─dos años después de su fundación─ con un precio por acción de 1,73 dólares a través de una oferta pública inicial (OPI). Aquel 1997 generó 148 millones de dólares en ventas y registró unas pérdidas netas de 30 millones, con un valor fijado en los 438 millones.

Dos décadas después, sus acciones han llegado a superar los 1.500 dólares justo antes del Facebookgate, aunque arrastra caídas desde entonces y este mismo lunes retrocedía más de un 5% y se situaba en los 1371 dólares.

Sin embargo, la causa principal que los expertos atribuyen al desplome de Amazon es el conflicto que Trump mantiene con la compañía de Bezos desde el mes pasado. El presidente de EE.UU. ha extendido la guerra comercial contra China a Amazon, a la que acusa de beneficiarse de los bajos precios e impuestos del servicio de correos, así como de destruir miles de empleos y negocios minoristas. En cualquier caso, a día de hoy Amazon sigue siendo una de las siglas principales de los mercados en los que opera.

Twitter

Un smartphone con el logo de Twitter
Pixabay

Por su parte, Twitter protagonizó en 2013 la mayor salida a Bolsa después de la de Facebook: recaudó más de 1.600 millones de dólares con una cotización por acción de 45,1 dólares, un 73% más del precio fijado sólo una semana antes.

Sin embargo, el entusiasmo inicial ─el valor de sus acciones llegó a los 69 dólares en enero de 2014─ pronto se evaporó y, desde entonces, ha caído en picado año a año. Resulta ilustrativo que el pasado 16 de marzo, coincidiendo con el Facebookgate, el precio por título, de 35 dólares, alcanzase el máximo desde julio de 2015.

Leer más: Los entramados de las multinacionales tecnológicas para pagar menos impuestos

Snapchat

Un smartphone con la app de Snapchat
Pixabay

Otra compañía que arrancó con éxito Bolsa y ha terminado desinflándose es Snap ─la matriz de Snapchat─. Debutó en marzo de 2017 con 27 dólares por acción y una recaudación de más de 3.600 millones de dólares, situando el valor de la compañía en más de 28.000 millones.

Sin embargo, sólo tres meses después de su estreno en el parqué, Snap comenzó a caer en picado después de anunciar más de 2.200 millones en pérdidas. Los inversores perdieron paulatinamente la confianza hasta el punto de que la compañía cerró este lunes con una cotización de 14 dólares por título, la mitad que hace un año.

Roku

Un mando y un USB Roku
Flickr / BagoGames

Distinto es el caso de Roku. El pasado 28 de septiembre salía a Bolsa con un valor de 14 dólares por acción que, al final del día, se convirtieron en 23,50. Un aumento del 67% en su estreno en Nasdaq que supuso el mejor debut de una tecnológica en 2017.

Y es que los más de 15 millones de acciones de la pionera en la fabricación de dispositivos para ver vídeo en streaming volaron en sus primeras horas de cotización, reflejando la confianza de los inversores como rival natural de gigantes como Netflix, Amazon o Google.

El valor de Roku en Nasdaq ha mantenido un crecimiento sostenido en los últimos meses y a cierre de este lunes sus acciones cotizaban a 30 dólares por título.

Etsy

Un cartel con el motivo de Etsy
Flickr / Charles&Hudson

Dos años antes, Etsy también deslumbró en su salida a Bolsa. plataforma de comercio electrónico para artesanos y firmas independientes debutó con un precio por acción de 16 euros. Al cierre de la primera sesión, su valor alcanzaba los 34,08 dólares por título, lo que supuso un 113% más.

En un solo día, Etsy se embolsó 267 millones de dólares. Sin embargo, la confianza inicial de los inversores no duró mucho y en febrero de 2016 alcanzó su mínimo histórico: 6,90 dólares por acción.

Y en estos dos últimos años ha permanecido prácticamente olvidada hasta que en febrero de este año comenzó a despuntar de nuevo. En los dos últimos meses, su tendencia al alza ha vuelto a situar a Etsy como un activo importante y al cierre de este lunes el valor de sus acciones estaba en los 28 dólares.

Dropbox

Logo de la app de Dropbox en un iPhone
Pixabay

Por su parte, Dropbox es el precedente inmediato de Spotify. Aunque su valoración era de menos de la mitad ─9.200 millones─ que la de ésta, la compañía de servicios de almacenamiento en la nube tuvo una gran acogida el pasado 23 de marzo y comenzó a cotizar a 28 dólares por acción.

Con una recaudación de más de 800 millones de dólares, Dropbox logró embolsarse casi 1.000 millones en su estreno en el parqué, después de la venta de acciones por valor de 100 millones de dólares que había acordado previamente con Salesforce.

En los tres últimos años, la compañía ha pasado de facturar 604 millones de dólares a 1.100 millones y ahora, tras dos semanas en el mercado de valores, Dropbox se mantiene estable en los 30 dólares por acción, a cierre de este lunes.

MongoDB

Una taza de MongoDB
Flickr / crodas

Otra de las grandes salidas a Bolsa de los últimos tiempos la llevó a cabo MongoDB, que saltó al parqué en octubre de 2017 con un precio de apertura de 24 dólares, que se disparó un 33% al final del día.

En total, la compañía de bases de datos de código abierto aumentó su valor hasta los 1.600 millones de dólares tras lanzar su OPI. Además, desde febrero el precio por participación no ha parado de subir y a cierre de este lunes, se sitúa por encima de los 44 dólares.

Blue Apron

Productos de Blue Apron
Wikimedia

Por último, otro de los estrenos más sonados en Bolsa de 2017 fue el de Blue Apron. La startup de reparto de comida a domicilio apuntaba bastante alto con un precio de salida de 10 dólares por acción. Sin embargo, del entusiasmo inicial en la Bolsa de Nueva York se pasó rápidamente a la indiferencia y acabó esa misma jornada con la misma cotización con la que empezó.

Desde el pasado julio Blue Apron ha sufrido una lenta caída que ha devaluado su valor por cinco y este lunes el precio de sus acciones se situaba en 1,88 dólares. Una compañía llamada a ser el próximo unicornio, pero que de momento no termina de despegar.

Te puede interesar