Ya es oficial: la economía de China se resquebraja

Una bandera china

Liu Liqun/Getty Images

George Glover,

| Traducido por: 
  • China ha publicado este lunes varios datos decepcionantes.
  • Su economía creció un 6,3% en el segundo trimestre, por debajo de las expectativas de los analistas.
  • Las ventas al por menor también se desplomaron, lo que indica que la recuperación del país tras la crisis económica se está desvaneciendo.

China ha publicado una nueva tanda de datos económicos, y la lectura es desalentadora para Pekín.

El país suma un crecimiento por debajo de lo esperado y unas ventas al por menor débiles a una creciente lista de señales de alarma que apuntan a que sus esperanzas de una reactivación económica tras el estallido de la crisis se han ido al traste.

Estos son los datos clave que la Oficina Nacional de Estadística ha dado a conocer este lunes:

  • El PIB de China creció un 6,3% en el trimestre finalizado el 30 de junio, frente al 4,5% del primer trimestre, pero muy por debajo del 7,3% que esperaban los economistas sondeados por Reuters.
  • El crecimiento de las ventas al por menor se redujo al 3,1% en junio, frente al 12,7% del mes anterior.
  • El índice de precios al consumo, que mide la inflación, subió sólo un 0,7% interanual en los seis primeros meses de 2023. (Aquí por qué es un mal dato).
  • El desempleo juvenil se ha disparado, con un 21% de jóvenes de entre 16 y 24 años sin trabajo a finales del mes pasado.
  • Las decepcionantes cifras comerciales revelan que las exportaciones, gran motor económico de China, cayeron un 8,3% interanual en junio, mientras que las importaciones retrocedieron un 2,6% en el mismo periodo.

A finales de 2022, Pekín levantó por fin su estricta política de covid cero, lo que despertó esperanzas de una rápida recuperación de la segunda economía mundial.

Sin embargo, estos datos sugieren que, de momento, no se está produciendo, ya que la reactivación económica del país tras la pandemia está muy por debajo de las expectativas.

Harry Murphy Cruise, economista de Moody's, afirma lo siguiente en una nota de investigación: "La resaca de la pandemia está lastrando la recuperación de China.

"Está cada vez más claro que 2023 se presenta como un año para olvidar para China".

Los inversores también parece que consideran preocupantes los datos publicados este lunes, ya que los índices bursátiles CSI 300 y SSE Composite Index cayeron algo menos de un 1% cada uno al cierre de la sesión.

El fin del milagro económico de China va a hacer caer las acciones en Wall Street, y subir los precios para todos.

El Gobierno chino tiene previsto reunirse a finales de este mes, y los economistas esperan que se debata la posibilidad de introducir un paquete de estímulo para impulsar el débil crecimiento del país.

El Banco Popular de China ya ha recortado los tipos de interés en un intento de impulsar el gasto, pero los responsables políticos podrían verse obligados a considerar medidas más drásticas para evitar que el Año del Conejo se convierta en 12 meses de pesadilla para la economía.

"El desvanecimiento del crecimiento del PIB y los débiles datos de junio deberían sumarse a la narrativa del mercado de que el impulso de la recuperación está perdiendo fuerza y que se justifica un apoyo político más contundente", afirma Mark Haefele, director de inversiones de UBS Global Wealth, en una nota a los clientes a la que ha tenido acceso Business Insider.

"No anticipamos una vuelta a la política de estímulos de los años anteriores a la crisis, pero sí prevemos más medidas en las próximas semanas", sentencia.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.