Pasar al contenido principal

Zapatillas bajo suscripción: el innovador modelo de una empresa suiza para reciclar tus deportivas cada 400 kilómetros

La zapatilla Cyclon de On Running.

On Running

  • La firma suiza On Running está vendiendo zapatillas por suscripción, esto es, pagar por ellas todos los meses, devolverlas y cambiarlas por un modelo mejor.
  • Las deportivas, conocidas como Cyclon, son 100% reciclables, por lo que se utilizan para fabricar sus futuras generaciones.
  • Este innovador proceso surge a raíz de las nuevas economías de suscripción fomentadas por Netflix, Spotify y, recientemente, Apple o las aerolíneas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El futuro de la economía pasa por las suscripciones. 

La idea de inscribirse a un servicio y pagar por el todos los meses hace tiempo que dejó de ser cosa de Netflix, Spotify o tu compañía telefónica, sino que ya ocupa sectores tales como las aerolíneas o el ecosistema Apple. Lo que nadie podía intuir es que tardaría tan poco en llegar a la ropa.

La marca suiza On Running ya está desarrollando un modelo de zapatillas deportivas reciclables sólo estarán disponibles mediante una suscripción mensual. Las Cyclon, como se conoce a este zapato, costarán 35 francos (32 euros) al mes con un añadido: los abonados podrán cambiar sus zapatos por cada última versión que salga o, en su defecto, renovarlos cuando cumplan los 400 km.

Al ser 100% reciclables, cada suscriptor tendrá que entregar sus pares a On Running, que los utilizará para crear las siguientes generaciones. Así, al comercializar el Cyclon como una zapatilla que nunca "será tuya", el principal objetivo de la empresa es eliminar los residuos de la ropa con una producción circular en la que los zapatos salen y vuelven continuamente a las fábricas.

Leer más: Apple One es la declaración de guerra definitiva de Apple: por qué su apuesta por las suscripciones será clave para su futuro

Aunque los primeros envíos no se producirán hasta la segunda mitad de 2021, la suiza está recibiendo reservas para la primera remesa de Cyclon, actualmente disponibles en blanco y con acolchado de felpa.

"Hacer una zapatilla de deporte totalmente reciclable y de alto rendimiento es un gran logro del que estamos inmensamente orgullosos", señala el cofundador de On Running, Olivier Benhard, en un comunicado. "Queríamos mostrar que la sostenibilidad y el rendimiento también pueden ir de la mano".

El modelo de estas Cyclon no es tan diferente al prototipo circular de las Adidas Futurecraft Loop, otra zapatilla 100% reciclable que al devolverse se reconvierte en una versión mejor. El programa, iniciado en abril de 2019 con 200 deportivas antiguas, terminó por devolverlas ya convertidas en 200 pares de última generación. 

Leer más: La economía de la suscripción ha venido para quedarse: va mucho más allá de negocios de streaming como Netflix o Spotify y será tendencia durante décadas, según los expertos

Aunque no tan orientado a la sostenibilidad, Nike también tiene su propio servicio de suscripción de deportivas desde el año pasado. Desde 20 dólares al mes, el Nike Adventure Club permite a los suscriptores cambiar las zapatillas de los niños de 4 a 12 veces por año. Habida cuenta de que los pies de los más pequeños crecen con rapidez, la suscripción ofrece un método más asequible para asegurarse que los zapatos no se queden obsoletos antes de tiempo.

Un modelo que viene para quedarse

Los servicios de suscripción han pasado de ser una tendencia a convertirse en una realidad cada vez más presente en la economía mundial. Aunque todavía hay terreno por recorrer, expertos de todo el mundo coinciden en que los modelos de este tipo tendrán potencial "para los próximos 20, 30 o 50 años".

Las suscripciones, hoy por hoy, se han establecido como una nueva forma de consumir que se adapta perfectamente a "los hábitos de consumo de hoy en día". Todo está relacionado con un tipo de vida cada vez más frecuente, con nuevos contenidos que siempre se están modernizando, continuas actualizaciones y un ritmo cambiante que conforman, en esencia, el caldo de cultivo perfecto para este modelo.

Sólo así se explica el auge de negocios como Spotify o Netflix, que basaron su circulación en el bucle de renovaciones y, claro, en la capacidad del usuario para cambiar sus preferencias cuando quiera. Esto, al final, tiene más que ver con un cambio demográfico más profundo: la actitud de disfrutar de un servicio (activo) sin la necesidad de poseerlo. Esto es, ver una película sin tener un DVD (Netflix) o ir a un concierto sin pagar la entrada (Spotify).

Y además