Pasar al contenido principal

Las zonas más y menos dolorosas para hacerse un tatuaje: todo lo que debes saber antes de decidirte

Hombre siendo tatuado en el brazo
REUTERS / Thaier Al-Sudani
  • El dolor no se siente igual en todas las zonas del cuerpo y puede ser un factor importante a la hora de decidir dónde tatuarse.
  • La influencia de los huesos hace que las costillas y el empeine sean los lugares más dolorosos.
  • Sin embargo, los muslos y gemelos son áreas en las que esta dolencia es mínima gracias a su cantidad de grasa y músculo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No todo el mundo soporta el dolor de la misma forma. Algunos estudios apuntan a la genética como causante de que algunas personas sientan de forma más intensa el dolor. “Existen razones genéticas por las que ciertas personas son más sensibles al dolor", explica el Doctor Jon-Kar Zubieta de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) en una investigación publicada en la revista Science y recogida en The Healthy.

Teniendo en cuenta que no todo el mundo percibe esta sensación de la misma forma podría decirse que es complicado establecer qué zonas son las más y menos dolorosas para hacerse un tatuaje. Sin embargo, existe cierto consenso que señala algunas partes específicas para ambos casos.

El Doctor Stanley Kovak ha relacionado también la intensidad del dolor con otros dos aspectos. El primero de ellos es el tamaño del tatuaje. Es lógico pensar que cuanto más grande es el tatuaje, más se fuerza al cuerpo, y más le duele a este. También la edad es un factor que incrementa el dolor. La piel joven es más firme y absorbe mejor la tinta.

Leer más: Los científicos acaban de descubrir un nuevo órgano bajo nuestra piel que es sensible al dolor

Las zonas del cuerpo más dolorosas para tatuarse

Aquellas partes del cuerpo en las que priman la cantidad de huesos son las más dolorosas. Seguramente has escuchado a alguien decir que las costillas son uno de esos lugares en los que más duele hacerse un tatuaje. Esta es una zona con mucho hueso y una capa realmente fina de piel.

El codo y la rodilla, dos lugares donde priman un gran número de articulaciones y piel fina, son elecciones en las que el dolor está garantizado.

Y, aunque quede muy estético y últimamente se haya puesto especialmente de moda, tatuarse en los dedos —ya sea de los pies o de las manos— los que lo han realizado cuentan que han experimentado un intenso dolor debido a la gran cantidad de huesos que los conforman.

Las zonas donde menos duele hacerse un tatuaje

Como cabe de esperar, si las zonas en las que más duele hacerse un tatuaje son aquellas en las que predomina el músculo, los lugares en los que menos dolor se siente son aquellos donde hay más grasa nula.

Las piernas son zonas del cuerpo donde más áreas cubiertas de grasa hay, además de músculo, por lo que el dolor es bastante reducido. Estudios dicen que los muslos, gemelos y pantorrilla son los sitios menos dolorosos para hacerse un tatuaje.

Los glúteos también son una zona bastante llevadera para tatuar debido a la cantidad de grasa y músculo que se acumula. Sin embargo, para el tatuador puede que no sea el área más cómoda ya que las personas tienden a contraer ese lugar como acto reflejo.

Leer más: 13 curiosidades acerca del cuerpo humano que probablemente desconozcas

Este es el lugar más peligroso para hacerse un tatuaje

En una época en la que tatuarse se ha normalizado considerablemente, la necesidad de innovarse ha llevado a las personas a hacerse tatuajes en los sitios más inesperados. Sin embargo, no todo nuestro cuerpo es una buena opción para hacerlo.

Uno de los sitios que es mejor evitar a la hora de tatuarse es el globo ocular. Los ojos son muy sensibles y, por ello, la zona más peligrosa para hacerse un tatuaje.

"Con un tatuaje en el globo ocular existe un mayor riesgo de contraer una infección", ha dicho el Doctor Kovak. "Además, si padeces de una infección en el ojo, puede acarrearte serios problemas, incluida la pérdida de la visión".

Leer más: 9 trucos para engañar a tu cerebro y obtener las respuestas que deseas de tu organismo, según la ciencia

Quitarse un tatuaje también duele

El método que se emplea para retirar un tatuaje es el láser y, por supuesto, duele. Son varios los factores que determinan cuánto puede dolerte este proceso: tamaño del tatuaje, zona en la que se encuentra y tiempo que lleva en la piel, entre otros.

Así que antes de hacerte un tatuaje piensa si eres de las personas que soportan bien el dolor o, por el contrario, no aguantarías ni un ligero pinchazo.

Y además