Pasar al contenido principal

ZTE firma un acuerdo preliminar para levantar la prohibición comercial de EEUU

Logo de ZTE
Karlis Dambrans / Flickr
  • La compañía china de teléfonos móviles ha firmado un acuerdo para levantar la prohibición de suministro de componentes de sus proveedores estadounidenses.

La compañía china de teléfonos móviles ZTE ha firmado un acuerdo que, en un principio, permitiría levantar la prohibición establecida por el Departamento de Comercio estadounidense por la cual se ordenaba que a las empresas estadounidenses que dejaran de comprar componentes a la empresa durante 7 años, según informa la agencia Reuters. Ese acuerdo permitiría que el segundo mayor fabricante de teléfonos móviles de China volviera a entrar en el negocio. 

ZTE paralizó todas sus operaciones a raíz de que el pasado abril se impusiera una prohibición de siete años a la compañía por incumplir un pacto alcanzado en 2017, tras la captura ilegal y envío de mercancías a Irán y Corea del Norte. 

Uno de los portavoces del Departamento de Comercio ha señalado que "el acuerdo aún no es definitivo". Aún así, este acuerdo preliminar contempla una multa de 1.000 millones de dólares a ZTE a lo que se sumarían 400 millones de dólares en fideicomiso para cubrir futuras infracciones, según explica la citada fuente

Además, el Departamento de Comercio estadounidense tiene previsto enmendar su acuerdo de liquidación de 2017 y contar los 361 millones de dólares que ZTE había pagado como parte del acuerdo. En resumen: Estados Unidos podría reclamar una multa de hasta 1.700 millones  de dólares. 

Como parte del pacto, ZTE prometió reemplazar a su junta directiva y su equipo ejecutivo en el plazo de un mes y contempla visitas para asegurarse de que efectivamente los componentes importados por ZTE se están utilizando de la forma en que la empresa había explicado. 

La supervivencia de ZTE ha sido uno de los temas sobre la mesa en las conversaciones comerciales entre EEUU y China. Trump tiene previsto reunirse con sus asesores comerciales para analizar la oferta de China de importar 70.000 millones adicionales de productos estadounidenses, como forma de desactivar una posible guerra comercial entre ambas economías. 

Leer más: Las razones de China a favor y en contra para la guerra comercial con Estados Unidos

La vuelta de ZTE con la ayuda de Estados Unidos ha suscitado grandes resistencias en el Congreso, donde demócratas y republicanos acusaron a Trump de ceder ante la presión de Pekín para ayudar a una empresa que ha sido marcada como amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. 

Las compañías estadounidenses suministran entre un 25 % y un 30% de los componentes de los equipos de ZTE, entre los que se incluyen teléfonos móviles y equipos de redes de telecomunicaciones. Entre estos proveedores se encuentran Qualcomm, Broadcom o Intel.

El Gobierno estadounidense inició la investigación de ZTE después de que saliera a la luz que la compañía había firmado acuerdos en 2012 para enviar hardware y software a Irán, por un alto valor económico. La investigación reveló que ZTE había conspirado para evadir los embargos fijados por Estados Unidos, con esquemas elaborados para ocultar la actividad ilegal. 

Te puede interesar

Lo más popular