Pasar al contenido principal

Un desarrollador inmobiliario desvela el mayor error en la reventa de inmuebles

Sean Conlon
Según Sean Conlon la clave es con quién trabajas Sean Conlon

En 1990, Sean Conlon llegó a EE.UU. desde Irlanda con sólo 500 dólares (425 euros) en el bolsillo. Conlon se ganaba la vida como conserje, hasta que logró abrirse paso en el mercado inmobiliario.

Hoy en día, el desarrollador inmobiliario, prestamista y broker es la estrella del programa The Deed: Chicago, de la cadena estadounidense CNBC. La serie se centra en cómo Conlon ayuda a la gente a salvar sus negocios inmobiliarios frustrados.

Conlon habló con Business Insider sobre uno de los mayores errores que los novatos comenten en el llamado house-flipping (renovar las casas para revenderlas y sacar jugosos beneficios). Sorprendentemente, esos errores no tienen mucho que ver con las casas en sí mismas. Se trata de a quién eliges como compañero de trabajo.

"Tienes que elegir cuidadosamente a tu socio," dice Conlon. Es tan importante como elegir con quién te casas. El mayor riesgo que he afrontado en negocios fueron las situaciones de crisis en las que mis socios y yo no estábamos alineados", asegura.

Conlon comparó la relación entre socios de house-flipping con el hecho de compartir un bote salvavidas con otra persona. "Si no están remando contigo, están remando contra ti," dijo. "Si discutes con tu compañeros, estás atrapado en un bote salvavidas en el que te pueden apuñalar por la espalda. Estáis los dos en el mismo barco… y os hundiréis juntos".

Esta es una lección que Conlon aprendió de la forma más cruda: calcula haber elegido entre cuatro y seis malos socios en su vida. ¿Su consejo para los nuevos inversores? Elegir un socio que tenga una situación vital similar a la propia. Además, asegurarse de que los dos asumen el mismo riesgo.

"Si haces una compraventa y tu amigo es tu socio y él aporta la creatividad pero tu pones todo el dinero, te sorprenderá lo rápido que él se desentiende cuando las cosas se ponen feas," dice. "No tienen dinero invertido en el juego. Es mucho mejor tener una conversación incómoda de antemano que intentar negociar cuando la casa está ardiendo. El riego compartido es fundamental."

Por último, si terminas en una situación disfuncional con un socio, al menos no tropieces dos veces en la misma piedra. "Hay muy poco que se pueda aprender de la segunda patada de una mula," afirma Conlon.

Ver ahora:

Tags:

Compras, Mercados

Te puede interesar