Pasar al contenido principal

MBFWM cambia: la moda española mira a la calle y a la tecnología

Una modelo desfila para la firma Celiavalverde en la MBFWM de primavera-verano 2018.
Una modelo desfila para la firma Celiavalverde en la MBFWM de primavera-verano 2018. Samuel de Román/Getty Images
  • Mercedes-Benz Fashion Week Madrid adelanta sus fechas para internacionalizar la cita y no coincidir con la pasarela de Londres.
  • La moda sale mucho más a la calle, incorpora nuevas tecnologías y le da la mano a la sostenibilidad.
  • Se implanta el modelo See now, buy now, que permite comprar automáticamente lo que se ve sobre la pasarela, sin tener que esperar un año.

Hace una década la pasarela de la moda de Madrid vivía el que era su cambio más radical: tomaba un nuevo nombre. Corría septiembre de 2008 cuando Cibeles dejó de ser Cibeles para convertirse en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (apodada MBFWM por obvias cuestiones de espacio). La marca de de coches alemanes de alta gama entraba en Madrid —como ya lo había hecho en Nueva York o en Londres— para rebautizar a la cita de moda, que con este cambio trataba de internacionalizarse y de acoger a más patrocinadores de distintos ámbitos.

En esta década, no son demasiados los cambios que ha vivido MBFWM, aunque en el último par de años es cuando más se está modernizando. Por primera vez desde su creación ha cambiado su directora, Cuca Solana, que le ha dado el relevo a Charo Izquierdo (exdirectora de cabeceras de moda como YoDona Grazia), y los desfiles también han variado, en ocasiones, de ubicación. Poco más.

Sin embargo, esta 67ª edición de MBFWM huele más a nuevo que nunca. Cambia el cuándo, cada vez más el dónde y sin ninguna duda cambia el quién, con nombres nuevos delante y detrás de la pasarela. Estas son algunas de las novedades que trae la pasarela de la moda madrileña.

- El cambio de fechas es el primer gran hit. Cibeles Mercedes-Benz Fashion Week Madrid se adelanta un mes con respecto a la edición de invierno de 2017: pasa de celebrarse entre el 16 al 21 de febrero a hacerlo, este año, del 24 al 29 de enero. El motivo: no coincidir con la pasarela de Londres, como ocurría hasta ahora, y así atraer a más prensa, diseñadores, modelos y compradores. La pasarela de Madrid se sitúa ya pasada la londinense y justo al final de la Alta Costura de París, perfecta para ser el colofón de las semanas de la moda europea.  El cambio será aún mayor en la siguiente edición, la 68ª, que se adelantará de su habitual fecha de septiembre hasta nada menos que el 5 de julio, pleno verano.

- Por primera vez MBFMW implementa el concepto See Now Buy Now, en tres desfiles: María Escoté (que ya hacía algo parecido), Roberto Verino y Oliva. Este concepto podría traducirse como "Lo ves, lo compras", y rompe completamente con el objetivo original de los desfiles: las pasarelas están concebidas para exhibir prendas que se producirán unos tres meses después y saldrán a la venta seis u ocho meses más allá. Sin embargo, lo que se ve sobre las pasarelas tiende a ser inspiración de marcas low cost, que no esperan todo ese tiempo para sacarlo a la venta. Incluso las propias marcas de alta gama muestran y venden algunas de esas prendas antes. Por tanto, y siguiendo la línea de Burberry, Ralph Lauren o Tom Ford, algunos creadores españoles pondrán a la venta sus prendas inmediatamente después de mostrarlas sobre la pasarela.

Una modelo en el 'backstage' de Maria Escoté
Una modelo en el 'backstage' de Maria Escoté. Juan Naharro Giménez/Getty Images

- Aunque tenga seis días de desarrollo (con eventos desde nada menos que cuatro antes de su estreno), sólo hay cuatro días puros de desfiles clásicos: jueves, viernes, sábado y domingo. El miércoles 24 todos los eventos tienen lugar fuera de IFEMA y el lunes 29 es el día de Samsung EGO, dedicado a nuevos talentos.

- En su primer día, MBFWM arranca con una conferencia de la mano de Facebook, llamada El nuevo escaparate de la moda. Aunque desde la red social no quieren aportar muchos datos sobre de qué va el evento, que relacionará redes y moda, es importante su incorporación como colaborador (ya estaba presente entre los patrocinadores y amigos de la pasarela en las dos últimas ediciones), pero sobre todo como agente activo.

 

- La primera jornada la moda no pisa Ifema. Es algo que ya se vio en la cita de septiembre y que cada vez va a más: habrá cinco desfiles fuera del recinto ferial de Madrid. Oteyza desfilará en el Matadero, Pilar Dalbat en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Jesús Lorenzo en el hotel Santo Mauro, Duarte en IKB 191 Studio y Pedro del Hierro —que vuelve a la pasarela de Madrid 16 años después de desfilar en ella—, en el Museo del Ferrocarril.

- Todos los días (excepto el jueves 25) hay al menos un desfile del calendario fuera de Ifema. El viernes La Condesa desfilará en el hotel Only You de Barquillo, 21; el sábado Moisés Nieto en el Club Matador; y el domingo 28 llegará el más esperado: Palomo Spain, que tras epatar a su paso por el Club Matador y por el hotel Wellington (además de por la pasarela parisina) se planta en el Teatro Real.

Desfile de Palomo en el Hotel Wellington.
Desfile de Palomo en el Hotel Wellington en septiembre de 2017. Juan Naharro Giménez/Getty Images

- Hay hasta seis desfiles en OFF. Este apartado de MBFWM refleja desfiles y eventos que se celebran fuera, aparte de su circuito clásico… pero es cierto que cada vez son más los desfiles y eventos con los que ocurre eso. En este OFF, que arranca el día 20, destaca especialmente la inauguración de la tienda de la diseñadora y Premio Nacional de Moda en 2015 Sybilla.  

- Samsung EGO también sale de Ifema. El último día de la pasarela siempre está dedicada a este certamen para jóvenes creadores, y siempre tiene lugar en la Feria. Esta vez, Chromosome Residence cerrará la jornada, el EGO y toda MBFWM trasladándose a El Instante Fundación, en Palos de la Frontera.

- La moda y sus teorías entran en la pasarela. Junto a la firma Desigual —que este año no desfila, aunque ha inaugurado la pasarela durante media docena de ediciones— hay un ciclo de jornadas, llamado UNDRESS by Desigual. Según explica la casa catalana en un comunicado, su esencia "reside en la ilusión por formular muchas dudas para debatir y compartir, entre todos, las respuestas sobre el futuro de la moda de nuestro país, con un mirada que nos permita encontrar caminos y soluciones creativas y diferentes para conseguir una moda española reconocida internacionalmente". Directores creativos, diseñadores, artesanos, periodistas… debatirán sobre moda en las cuatro jornadas centrales de la pasarela.

- En un recinto hipercalefactado, lleno de botellas, papeles y residuos, que se monta y se desmonta en seis días dejando un reguero de desechos tras de sí, la moda por fin piensa en verde. Por primera vez se presenta un comité de Moda y Sostenibilidad, en este caso de la mano de Ecoembes. El medio ambiente, el reciclaje y la preocupación por el futuro del planeta son un paso más y más innovador para una pasarela que ya es, cuanto menos, diferente.

Te puede interesar