Pasar al contenido principal

Apple confirma la teoría de la conspiración: sabotea el rendimiento de los iPhone antiguos

El CEO de Apple, Tim Cook
El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, tiene mucho que explicar. AP Images / J. Scott Applewhite
  • Apple admite que reduce el rendimiento de los modelos antiguos de iPhone.
  • Reconocerlo ha indignado incluso a los fans más acérrimos de la marca. 
  • Los compradores tienen ahora una buena razón para desconfiar de la compañía y sospechar sobre sus verdaderos motivos.

Apple, la empresa creadora del iPhone, ha generado prácticamente una devoción casi religiosa entre los clientes y los aficionados a la tecnología. Sin embargo, acaba de minar seriamente la lealtad y fe de sus propios seguidores.

La compañía admitió el miércoles pasado lo que algunas personas sospechan desde hace tiempo: reduce en secreto el rendimiento de los antiguos modelos de iPhone

Hace tiempo que los críticos y detractores acusan, aunque siempre a partir de pruebas anecdóticas, a la compañía de minar a propósito el rendimiento de sus teléfonos para lograr que los usuarios compren las versiones más nuevas. Aunque Apple ha admitido la práctica este miércoles, ha resaltado que lo hace por razones altruistas: prevenir que los dispositivos más antiguos dejen de funcionar de repente.

La explicación no ha tranquilizado sin embargo a los seguidores de la marca. En todo caso, el comunicado de la compañía ha alimentado aún más las teorías conspirativas, y con razón.

Apple, con las manos en la masa

La compañía de Cupertino, según admite la propia empresa, ha saboteado el rendimiento de los iPhone antiguos desde el año pasado.

Sin embargo, Apple no ha explicado por qué no había revelado la práctica hasta ahora, justo después de que GeekBench publicara varios gráficos a partir de sus propios datos en los que se comprueba la caída del rendimiento de los iPhone en comparación con el momento de su lanzamiento.

Un usuario compra iPhone en uno de los lanzamientos
AP

El secretismo de Apple, utilizado como una insignia de la compañía a la hora de lanzar nuevos productos, puede alentar la desconfianza en este momento. Ahora mismo, Apple es vista como una empresa que ocultaba algo a sabiendas, algo que solo ha comunicado después de ser cazada in fraganti.

Si la compañía no ha reconocido que ralentizaba los modelos más antiguos del iPhone hasta un año después de empezar a hacerlo, ¿qué más puede estar ocultando a los clientes? ¿Por qué deberían creerse los usuarios de iPhone la explicación dada por los de Cupertino? ¿Por qué deberían creer que solo lo hacen desde hace un año?

Este tipo de preguntas pueden parecer ls cábalas de cualquier teórico de la conspiración, pero, en este caso, los rumores son ciertos: Apple ralentiza sus propios teléfonos. Existen dudas razonables para pensar que la compañía no está contado toda la verdad.

Apple tiene buenos motivos para alentar la compra de nuevos modelos

La realidad es que Apple tiene incentivos claros para empujar y alentar a los usuarios a que compren nuevos modelos de sus dispositivos. Después de todo, la empresa vive de vender nuevos dispositivos. La compañía, además, tiene un conocido historial de fomentar que los dispositivos anteriores parezcan peores que los nuevos. El iPhone 4, por ejemplo, podía soportar sin problema Siri, pero Apple prefirió reservar esa funcionalidad para el modelo siguiente, el iPhone 4s. Del mismo, la cámara del iPhone 3G podía grabar vídeo, pero la empresa optó por esperar al iPhone 3GS, el siguiente modelo, para activar la posibilidad.

La obsolescencia programada es una práctica muy extendida en la industria tecnológica y otras industrias manufactureras. Puede que Apple haya sido realmente honesta al explicar por qué ralentiza los teléfonos y desde cuándo. Pero mucha gente simplemente no se lo van a creer.

"Hemos asegurado durante años que no lo hacemos, que Apple no ralentiza en secreto la velocidad de los modelos antiguos de iPhone para que se compren nuevos", dijo en un tuit el pasado miércoles el bloguero y programador de iPhone Marco Arment. "El daño a la reputación por ralentizar los iPhone antiguos, independientemente de la razón, durará al menos una década", añadió en un post de Twitter posterior.

Fuera cual fuera la razón de la compañía para ralentizar los iPhone, debería haber explicado, aunque solo fuera por razones de comunicación, que lo hacía hace bastante tiempo. Si hubiera comunicado a los usuarios que reducía el rendimiento de los iPhone justo cuando empezó a hacerlo —o mejor: cuando empezó a plantear incluir esa posibilidad en el sistema operativo—, podría haber liderado el debate e incluso mejorar la funcionalidad.

No lo hizo y ahora cuenta con la ira, la desconfianza y las críticas de sus propios clientes. Y no, no tiene a nadie a quien reprochárselo salvo a ella misma.

  • ACTUALIZACIÓN 21/12/2017 (19:00): Apple, en declaraciones a Business Insider, ha justificado la pérdida de rendimiento de los iPhone debido a una fórmula desarrollada para garantizar el funcionamiento de las baterías de los modelos antiguos. Según la compañía, el desgaste de las baterías de iones de litio provoca que, ante un pico de energía, el teléfono se apague de repente. La empresa, siempre según su explicación, decidió entonces regular la energía utilizada por las baterías para asegurar su funcionamiento. Puedes leer toda la explicación aquí.

Te puede interesar