Aula del Futuro: la digitalización (y transformación) de los espacios educativos es ya una realidad en tres comunidades autónomas

Aula del futuro - Samsung tecnología con propósito - La Rioja
  • La red de Aulas del Futuro promueve el uso de nuevas metodologías y tecnologías para transformar los espacios educativos.
  • Es un proyecto docente y competencial impulsado por el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del profesorado -perteneciente al Ministerio de Educación y Formación Profesional- y Samsung.
  • La inauguración más reciente ha sido en Logroño (La Rioja). El reto es convertirla en un espacio de experimentación docente, con todos los recursos disponibles para mejorar el aprendizaje de los alumnos.

Hacer que toda la red de docentes de España esté capacitada para las competencias del mañana. O lo que es lo mismo, que adopten las nuevas tecnologías como herramientas indispensables en la educación de las futuras generaciones. Este es uno de los principales retos del proyecto Aula del Futuro, que trabaja para la transformación de los espacios docentes de la mano de la tecnología y los recursos TIC. 

Y es que si los profesores y educadores no disponen de competencias digitales, difícilmente podrán avanzar, junto al alumnado, hacia una sociedad digitalmente competente. En esta línea se manifestaba José María Bar, secretario de Estado de Educación, al apuntar que el desarrollo de habilidades y conocimientos tecnológicos es indispensable “para dar respuesta a las necesidades del mundo en el que vivimos”. 

Aula del Futuro llega a La Rioja

José María Bar fue precisamente quien inauguraba en Logroño, junto al consejero de Educación, Cultura, Deporte y Juventud del Gobierno de la Rioja, Pedro Uruñuela; y Miguel Ángel Ruiz, Head of Brand and Innovation de Samsung Iberia, la más reciente de estas aulas tan especiales. 

Aula del futuro - tecnología con propósito - Samsung foto interior

Aula del Futuro es un proyecto gestionado por el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado (INTEF) y Samsung, impulsor del proyecto, además de otros colaboradores. Su rápida expansión es el claro ejemplo del éxito de una idea que persigue integrar la tecnología en las reformas educativas

“Va a ser un espacio educativo, formativo, flexible, totalmente reconfigurable, inspirador y facilitador”, explicaba Pedro Uruñuela. Todo con el objetivo de promover cambios metodológicos en la práctica docente. Es decir, “en el día a día”, añadía. Además, define a esta nueva Aula como el punto de referencia para la formación de los docentes riojanos, pero también la casilla de salida para otras acciones. 

Desde el Gobierno riojano recuerdan que el reto es convertirla en “un espacio de experimentación docente, con todos los recursos disponibles para mejorar el aprendizaje de los alumnos”. Talleres, seminarios, cursos… donde las tecnologías presentes y futuras mejoren la educación de los jóvenes talentos. 

Un aprendizaje hiperconectado

Precisamente, para proveer de toda esta tecnología y herramientas, Samsung es una pieza clave. En palabras de Miguel Ángel Ruiz, Head of Brand and Innovation de la firma, “esto no es el fin. Proveemos de estos productos para favorecer un cambio metodológico en la educación utilizando la tecnología como elemento vehicular que permita favorecer este cambio. Proporcionamos tabletas, smartphones, chromebooks y otros productos para asegurar que cada aula cuente con dispositivos que permitan estar permanentemente hiperconectados”. 

Se trata de un cambio metodológico. Así de sencillo, pero complejo a la vez. Gracias al esfuerzo de INTEF y Samsung -y el apoyo de las comunidades autónomas- esta iniciativa está poniendo el foco más allá del desarrollo competencial del alumnado: en la enseñanza del futuro, todo va más allá de la mera adquisición de contenidos. 

Por eso, Aula del Futuro es un espacio flexible que se basa en seis áreas principales: investiga, explora, interactúa, desarrolla, crea y presenta. Todo con la finalidad de estimular los procesos de enseñanza y aprendizaje. El alumno deja de ser un espectador, para ser protagonista. Y, por su parte, el docente se convierte en mentor, guía y orientador. Juntos caminan hacia la educación del mañana. 

Otros artículos interesantes:

Tecnología con Propósito, el portal de Samsung para mejorar la vida de las personas