Pasar al contenido principal

La factura telefónica se ha disparado un 25% en los últimos dos años

Billetes euros
Getty Images/Manuel Breva

Internet va camino de convertirse en un servicio de lujo en España a la vista de la escalada de precios de las tarifas telefónicas durante los últimos años, una estrategia en la que han coincidido las tres grandes operadoras y que todo apunta se acentuará a lo largo del recién estrenado 2018, que llega con nuevos aumentos de precios para los clientes de Movistar y Orange.

Conectarse a internet sale muy caro en España. Lo piensan muchos a fin de mes con la factura telefónica de su operador en la mano y lo confirman los datos de la Unión Europea, que sitúan a España como el segundo país comunitario con la conexión a internet más cara si tenemos en cuenta el nivel de renta de los ciudadanos, una clasificación en la que (por ahora) solo nos supera Croacia.

Después de varios años de estabilidad a nivel de precios la escalada se ha hecho patente desde 2015 para la práctica totalidad de los españoles puesto que los tres grandes operadores en liza (Movistar, Orange y Vodafone) tras la concentración del sector han ido subiendo sucesivamente los precios de todas sus tarifas. A cambio, eso sí, tenemos conexiones más rápidas en casa, más megas para consumir en el móvil y nuevos canales premium para ver en la televisión.

¿De verdad necesitaban todos los españoles estas mejoras de velocidad, datos y canales o hubieran preferido mantener sus antiguas tarifas?

Difícil saberlo porque apenas ha existido alternativa durante este tiempo, algo que parece haber comenzado a cambiar tímidamente en los últimos meses con la entrada en escena del cuarto gran operador (Másmóvil-Yoigo) que intenta seducir al usuario a través de una estrategia centrada en los precios.

Y parece que funciona: la portabilidad de las líneas fijas (que son las que llevan casi siempre asociadas otros paquetes) se ha disparado en los últimos meses según datos de la CNMC. De cualquier manera las principales operadoras han conseguido mantener su cuota de mercado a pesar de las sucesivas subidas de precios.

 

¿Cuánto ha subido la factura telefónica en los últimos años?

Todos los indicadores reflejan la escalada de precios en el sector de las telecomunicaciones, empezando por el IPC. Si tenemos en cuenta el último dato disponible (noviembre de 2017) y lo comparamos con el registrado tres años atrás (noviembre de 2014) la conclusión es evidente: el segmento de las comunicaciones es el que más se ha encarecido, por delante del precio de las bebidas alcohólicas y el tabaco (3.5%) y por encima del doble de la media general para ese mismo período (2.1%).

 

 

 

 

Este aumento de precios ha afectado muy particularmente al denominado paquete quíntuple que integra los servicios de voz y banda ancha tanto por red fija como por red móvil con la televisión de pago, que es precisamente el que mayor crecimiento viene experimentando en los últimos meses.

Según datos del Panel de Hogares de la CNMC los suscriptores de este tipo de paquetes sufrieron una subida en las cuotas de nada menos que un 25% entre el segundo semestre de 2015 y el mismo período de 2017 debido al incremento de precios en las tarifas de Movistar, Orange y Vodafone.

Si tomamos, por ejemplo, como referencia el paquete Movistar Fusion+ que integra todos estos servicios ha pasado de costar 60 euros a principios de 2015 a los 80 de cuota que se pagarán a partir de febrero de 2018, una subida acumulada del 33% que no tiene nada que envidiar al aumento del precio del tabaco y alcohol durante ese mismo período de tiempo e incluso llega a rivalizar con lo que ha subido la luz en este tiempo, aunque aquí los indicadores llevan la subida hasta un .

 

 

 

 

La escalada de precios llega a cambio de mejoras en la velocidad máxima ofrecida las líneas fijas, lo que ha disparado el número de usuarios que navegan a más de 30 Mbps y de más datos para consumir en el móvil, algo que a menudo se encuentra bastante por encima de lo que necesita el usuario actualmente.

La situación también coincide en el tiempo con el salto de las antiguas líneas de cobre a los formatos más rápidos y modernos: España se ha convertido en un referente europeo en el despliegue de fibra óptica a nivel europeo, lo que tiene un coste significativo para los operadores y un retorno de la inversión a medio y largo plazo.

Subidas de precio en las facturas telefónicas para 2018

Para este recién estrenado 2018 ya hay dos operadoras que han confirmado subidas de precios:

  • Movistar Fusión subirá de precio (5 euros al mes) a cambio del doble de velocidad de la conexión de fibra y el aumento en gigas del bono de datos móviles.
  • Orange incrementará el precio de sus paquetes convergentes desde 25 de febrero entre 2 y 5 euros, con un incremento de entre 1 y 6 GB en los datos móviles.
  • Lowi aumenta el 10% el precio de las contrataciones y modifica su esquema de tarifas eliminando las tres modalidades hasta ahora más económicas.

"Si en telecomunicaciones cada año pagamos más, si no podemos enfrentarnos a las subidas porque el mercado está 100% liberalizado, quizá el gobierno tendría que valorar una fijación de tarifas máximas en voz y en datos para proteger al usuario", denuncia Rubén Sánchez, portavoz de FACUA

Te puede interesar