Pasar al contenido principal

La fintech española Verse lanza transferencias instantáneas gratis por las que los bancos cobran hasta 8 euros: así quiere cambiar las reglas del negocio bancario

Bernardo Hernández, CEO de Verse.
Bernardo Hernández, CEO de Verse. Verse
  • Verse, la fintech española especializada en pagos entre amigos, acaba de lanzar un servicio de transferencias instantáneas gratuitas.
  • La estrategia de Verse pasa ahora por aumentar su base de clientes —tiene un millón de usuarios, sobre todo, jóvenes— y este nuevo servicio es un gancho para ello frente al coste que suponen estos traspasos en la banca tradicional. 
  • La gran banca tradicional lleva desde finales de 2017 ofreciendo esta funcionalidad, pero con precios que pueden llegar a los 6 u 8 euros por movimiento. 
  • "Nosotros lo que queremos hacer es redefinir lo que significa la palabra banco" dice Bernardo Hernández, CEO de Verse, en una entrevista con Business Insider España
  • La fintech cuenta con una licencia de dinero electrónico concedida por el Banco de Lituania en junio de 2019.
  • "El banco de dentro de 5 años no va a ganar dinero de dar préstamos y vender hipotecas, eso lo tendrá ahí, pero la sosteniblidad de la banca del futuro será a través de otro modelo de negocio que seguro va a aparecer", apunta Hernández.
  • El directivo explica que preguntar a las nuevas firmas de finanzas si van a lanzar uno u otro producto que actualmente tienen los bancos es como decirle a Google en 1998 si iban a tener como las páginas amarillas secciones de carpinteros o fontaneros; o preguntale si publicarían anuncios de media página.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Hacer transferencias en segundos a otro banco de la zona euro sin coste. Esta es la última funcionalidad que ha lanzado la fintech española Verse, una startup que busca hacerse un hueco en el mundo financiero que comenzó con los pagos entre amigos al estilo de la filial de PayPal Venmo o la británica Revolut. La estrategia de Verse pasa ahora por aumentar su base de clientes —tiene un millón de usuarios, sobre todo, jóvenes— y este nuevo servicio es un gancho para ello frente al coste que suponen estos traspasos en la banca tradicional. 

Las transferencias instantáneas se pueden realizar con bancos españoles desde finales de 2017, después de que CaixaBank fuera la primera entidad en probar este servicio, precisamente, para competir contras las nuevas empresas financieras digitales. De esta forma, es posible realizar traspasos de dinero entre diferentes bancos de la zona de pagos comunitarias (el conocido como SEPA) en segundos cuando hasta ese momento hacían falta 24 horas. 

Sin embargo, la gran mayoría de bancos tradicionales españoles ahora mismo las ofertan a sus clientes con un coste, que varía en función de la entidad. CaixaBank cobra un 0,6% sobre el importe transferido con un mínimo de 8 euros mientras que Santander, por ejemplo, estipula un coste de 6 euros. Por su parte, BBVA cobra 1,25 euros por operación. 

Leer más: Así es cómo la gran banca quiere evitar que Google o Facebook sean tu nuevo banco

Estas son transferencias que se realizan desde la banca online o física y no tienen que ver con Bizum, el sistema de pagos creado por la banca española, que permite pequeños pagos instantáneos gratuitos entre sus clientes dentro de España. 

El objetivo de Verse es crecer para ser una alternativa a la banca tradicional

Con un millón de clientes registrados en la app y 500.000 millones de euros transaccionados, Verse está ahora centrada en crecer para poder ser una alternativa a los bancos.Todavía le queda camino. Para poner su tamaño actual en contexto, basta con ver que las seis grandes entidades españolas cerraron 2019 con 73,9 millones de clientes digitales.

En este contexto, la oferta de este tipo de servicios gratuitos es un gancho para aumentar su base de usuarios, con un perfil eminentemente joven. Un 82% de los usuarios de la app tienen menos de 30 años y un 60% tiene menos de 25. El objetivo: convertirse en una alternativa a la banca, más sencilla de usar y con una relación más cercana. 

Desde Verse se muestran optimistas con su negocio y con la posibilidad de cambiar las reglas del juego. "Nosotros lo que queremos hacer es redefinir lo que significa la palabra banco" dice Bernardo Hernández, CEO de Verse en una entrevista con Business Insider España, y señala que su objetivo es realizar una actividad bancaria "distinta, social, desde el móvil". En definitiva, "hacerlo divertido", apunta.  

Leer más: Google, Facebook o Apple también son una amenaza para la banca privada: los ultrarricos están dispuestos a traspasar unos 11 billones de euros a las tecnológicas

Algo que, Hernández asume, es complicado. En primer lugar porque la fuerza de la banca tradicional es elevada. Pero también porque "se piensa que el banco del futuro va a ser el mismo banco, pero en el móvil y esto no va a ser así". 

Verse cuenta con una licencia de dinero electrónico emitida por el Banco de Lituania en junio de 2019, que es un paso anterior a la licencia bancaria, la que tienen los bancos para operar como tales.

Con este certificado, y un pasaporte europeo que le permite operar en el resto de la zona euro, la fintech puede hacer casi todo lo que hace un banco, menos prestar dinero, según señalan fuentes de la firma. Es decir, le permite disponer de números de cuentas, emitir tarjetas, ofrecer algunos servicios financieros, pero no realizar préstamos. 

Las hipotecas y los préstamos no serán un negocio clave de los bancos en 5 años

En sus próximos pasos, Hernández no descarta lanzar hipotecas o acabar llegando al terreno de los préstamos, aunque su licencia actualmente no lo permita. En cualquier caso, el directivo considera que esto no es una parte capital del negocio. 

"El banco de dentro de 5 años no va a ganar dinero de dar préstamos y vender hipotecas, eso lo tendrá ahí, pero la sosteniblidad de la banca del futuro será a través de otro modelo de negocio que seguro va a aparecer", apunta Hernández.

En este sentido, el directivo compara la nueva generación de servicios financieros con lo ocurrido cuando apareció Google. El directivo explica que preguntar a las nuevas firmas de finanzas si van a lanzar uno u otro producto que actualmente tienen los bancos es como decirle a Google en 1998 si iban a tener como las páginas amarillas secciones de carpinteros o fontaneros; o preguntale si publicarían anuncios de media página. 

Precisamente, Hernández ha sido anteriormente directivo de firmas como Google o Yahoo que revolucionaron el mundo digital. Entre los cargos dentro de Google, fue director de márketing de consumo y director mundial de productos emergentes para posteriormente ser nombrado director de producto en la sede de la tecnológica en Mountain View (California). 

Verse se concibió en 2015 y se lanzó al mercado en 2016, con una ronda de financiación de 1,8 millones de dólares (unos 1,6 millones de euros) en la que Hernández entró como business angel. En octubre de 2016, la startup logró una nueva ronda con una de Serie A de 8,3 millones de euros con lo que buscaban impulsar su crecimiento. 

La andadura de Verse, aunque todavía corta, no ha estado exenta de movimientos. En noviembre de 2017, se produjo el cese de sus fundadores que hasta el momento ostentaban los cargos de director general, director de operaciones y encargado de la parte tecnológica. Tras esta destitución, Hernández asumió el cargo como consejero delegado de la firma. 

Y además