Pasar al contenido principal

Hay una fórmula para ganar los Oscar y está todo en las estadísticas

Hay una fórmula para ganar los Oscars
Business Insider
  • Los Oscar han sido el evento más importante de Hollywood durante más de 90 años, pero la glamurosa ceremonia de premios está muriendo. Su criterio para elegir la Mejor Película podría ser el culpable de ello.
  • Hay una fórmula para ganar un Oscar, y todo está en las estadísticas.
  • Un increíble 93% de los ganadores en la nominación de mejores películas son dramas, mientras que solo el 2% son títulos de acción y fantasía.

1929. Hotel Hollywood Roosevelt. Este fue el lugar que acogía los primeros Premios de la Academia de Estados Unidos, o como se conoce más comúnmente, los Oscar. Conocidos por su brillo y glamour, los Oscar también representan lo mejor de lo mejor en la industria del cine, lo que hace que sea aún más trágico verlos morir.

Los Oscar de 2018 tuvieron calificaciones de descenso récord, de casi un 20% con respecto al año anterior, e incluso si ignoramos los inevitables desaires y dramas que rodean al anfitrión cada año, es evidente que los Oscar tienen un problema. Están amañados.

Entonces, ¿por qué los Oscar son tan importantes? Una investigación reciente ha descubierto que los estudios gastan una media de 10 millones de dólares adicionales únicamente en una campaña para los Oscar. Ahora, puede parecer mucho, pero en realidad no es una mala inversión. En los últimos cuatro años, los ganadores de las mejores películas generaron 19 millones de dólares extra en la taquilla. Eso es más del 42% de las ventas totales de entradas. El discurso del rey, por ejemplo, fue inicialmente proyectada para recaudar solo 30 millones de dólares, tras su posterior nominación y victoria, ganó más de 400 millones de dólares en taquilla.

Hoy en día, los Oscar no son solo una ceremonia de premios. También son un evento de marketing, aunque no siempre fue así. El Cazador, (The Deer Hunter), una de las mejores películas de 1978, fue la primera película en utilizar los Oscar como estrategia de marketing. A Universal Studios le preocupaba que la película fuera un fracaso comercial debido a su tono serio y deprimente, llegando a la conclusión de que la única forma de atraer a una multitud era ganando el Oscar. Y funcionó.

Otra figura que se aprovechó de este sistema no es otra que Harvey Weinstein. El polémico productor de cine ha sido conocido por sus agresivas estrategias de marketing para ganar el premio a la mejor película. Así es como Shakespeare in Love se llevó a casa el premio en 1999 frente a Salvar al soldado Ryan  de Spielberg, obvia favorita en aquel momento.

No es de extrañar que Hollywood dedique tanta atención y dinero al evento, pero hay otro secreto. Los Oscar no son tan difíciles de ganar. Es decir, siempre que entiendas las reglas del juego y la clave está en las estadísticas.

La fórmula para ganar los Oscar

Por ejemplo, si quieres hacer películas más largas, idealmente de una duración de dos horas. Si se analizan los datos de los títulos premiados como  mejores películas desde 1929, se comprueba que aunque no ha patrones establecidos, en términos de probabilidad, las películas más largas tienen más posibilidades de ganar. Solo tres de los 90 ganadores ha tenido un tiempo de duración inferior a 100 minutos, mientras que 28 eran inferiores a las dos horas. Y el 76% de todos los ganadores desde 1960 han durado más de dos horas.

¿Y por qué a los Oscars les gustan tanto las películas largas? La respuesta es simple: debido a que las películas de mayor duración tienden a concebirse como más importantes, y si hay algo en lo que podemos estar de acuerdo es que a los Oscar les encantan las películas importantes, casi por completo.

Leer más: Esta es la lista completa de las nominaciones al Oscar 2019

En esto no nos referimos a películas importantes en el contexto de logros cinematográficos, sino el zumbido que rodea a una película. Es la misma razón por la que los creadores trabajan arduamente para generar ese ruido de Oscar, como la forma en que actores tuvieron que prepararse para un papel o las dificultades detrás de una escena. No hay ninguna razón por la que el tiempo de duración tenga un efecto en sí sobre si una película ganará o no la mejor película, sin embargo, claramente lo tiene.

Esta obsesión con las películas importantes es la misma razón por la cual los dramas son los reyes de los premios. Un increíble 93% de los ganadores de mejor película son dramas, mientras que solo el 2% son acción y fantasía. Este patrón se extiende más allá de la categoría a mejor película. Un estudio ha encontrado que los actores tenían nueve veces más probabilidades de recibir una nominación por su trabajo cuando se trataba de un drama.

Durante los 90 años de historia, películas de ciencia ficción y de terror nunca han ganado el premio a mejor película. Es por eso que obras monumentales del cine, como 2001: Odisea del espacio de Stanley Kubrick o Psicosis de Alfred Hitchcock, ni siquiera fueron nominadas, y aquí es donde empezamos a ver el problema. Hay una fórmula para ganar los Oscar, y es una fórmula que no debería existir en primer lugar, especialmente en una ceremonia dedicada a premiar el buen arte.

Comerciales y poco arriesgadas

El concepto de elegir la mejor película que saldrá en un año dado es ridículo, considerando lo subjetivas que son las películas. Los Oscar son muy conscientes de eso, y en su lugar, eligen una aproximación diferente, recompensando a la más importante sobre las mejores. Es un esfuerzo admirable, pero tiene sus límites. Ignora por completo la subjetividad y promueve un criterio que hace que una película sea importante. Es posible que haya oído este criterio conocido como carne de Oscar.

Una película carne de Oscar intenta apelar a esta fórmula específica para ganar, proporcionando una inversión más segura para los estudios. Estas películas a menudo se adaptan a partir de una fuente famosa, basándose por ejemplo en una historia real. Mejor aún, incluyen dramas de época con majestuoso vestuario, y biografías históricas de figuras importantes, puntos extra los personajes con discapacidades. Desde 1980, el 89% de los ganadores de las mejores películas encajan en al menos una de estas categorías.

Estas películas también cumplen con un criterio similar: una llamada a la masa. Los votantes de los Oscar aman las películas de éxito tanto de crítica como de público. De cada ganador de la mejor película, el 82% tiene una calificación de crítica que supera el 80 sobre 100 mientras que el 78% de ellos tiene una calificación de audiencia que también supera el 80. Esta es una representación perfecta de cómo la Academia vota por la mejor película. Utilizan un sistema de votación preferencial donde a los votantes se les pide clasificar a los nominados en línea con premiar las preferencias colectivas. Esto significa que las películas que más han gustado siempre ganarán sobre películas más pequeñas y especializadas con seguidores entusiastas. También significa que los Oscar casi siempre serán una apuesta segura en lugar de proponer películas que intentan algo diferente.

Leer más: Las 15 mejores películas que deberían haber estado nominadas al Óscar a la mejor película, según la crítica

Esto causa otro problema: la fatiga. Debido a que los Oscar prefieren ciertas películas sobre otras, sus nominaciones y ganadores se ven todos los años casi, ya sea que se trata de una película sobre periodistas que intentan descubrir la verdad o una epopeya histórica sobre un hombre contra una nación, es algo que todos hemos visto ya.

Y lo mismo ocurre con el talento. Desde 1970, alrededor del 71% de los ganadores de las mejores películas tenían un director o un miembro del reparto que anteriormente había sido nominado para un Oscar, una tendencia que continúa hasta hoy. Claro que resulta genial ver a DiCaprio ganar un Oscar que se merece, pero ver a los mismos una y otra vez cada año significa que no se escuchan otras voces creativas independientes. Los Oscar están dominados por enormes estudios. El 52% de los ganadores de las mejores películas provienen de los seis estudios de cine más importantes de Hollywood, pero ese número aumenta al 81% si se incluyen muchos otros estudios de cine importantes como MGM.

Los Oscar están muriendo, y no tienen a nadie a quien culpar sino a sí mismos. Lo que comenzó como una celebración de grandes logros en el cine se ha convertido en una estrategia empresarial para los estudios que compiten por obtener ganancias. Y los que más lo sufren no es nadie más que tú, los espectadores, que ya no consiguen la imagen o el entretenimiento prometido. Y todo el drama, los problemas y los desaires continuarán hasta que los Oscar se den cuenta de lo que realmente trata su evento: las películas.

Te puede interesar