Pasar al contenido principal

6 sencillos trucos para ahorrar en la cesta de la compra cada mes

Hombre compra pañales en un supermercado
Getty Images
  • Si nos centramos en los gastos habituales, como cuando acudimos a hacer la compra, hay una serie de pautas que puedes tener en cuenta en aras de emplear menos dinero.
  • Uno de los puntos clave es que hagas una planificación de lo que necesitas o no, para evitar gastos innecesarios, al igual que establecer un presupuesto mensual.
  • Es muy importante que compares entre precios de diferentes establecimientos para seleccionar cuál es el lugar más adecuado en el que hacer compras.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ahorrar es un proceso complejo, no es nada que pille de sorpresa a nadie. Limar unos euros a cualquier factura se suele antojar un trabajo complicado, pero aún así se puede conseguir. 

La cesta de la compra es uno de los gastos recurrentes. De hecho, el 70% de los españoles gasta entre 150 y 450 euros en este hábito. Y el 53% compra marca blanca para ahorrar, según un informe sobre Alimentación, Sociedad y Decisión Alimentaria en la España del siglo XXI, elaborado por Fundación Mapfre y la Universidad CEU San Pablo de Madrid. 

Si nos centramos en los gastos habituales, como cuando acudimos al supermercado, hay una serie de trucos y pautas que puedes tener en cuenta para poder ahorrar cierto dinero en tu cesta de la compra.

Aunque algunos puntos parezcan obvios, en muchas ocasiones no caemos en ponerlos en práctica. Nos dejamos llevar por la marea y la lluvia de ofertas que nos plantean en los supermercados.

La elección de las cadenas de supermercados en los que se decide hacer la compra también es clave a la hora de ser más eficientes con nuestro dinero. Elegir las cadenas más baratas puede permitir ahorrar hasta 947 euros al año, que si vives en Madrid pueden llegar a los 3.000 euros, según un estudio de la OCU. 

Aquí van 6 consejos que puede seguir para ahorrar en la cesta de la compra. 
 

1. Antes de ir a comprar, establece un límite de gasto

Una mujer delante del ordenador calculando cómo ahorrar.
Getty Images

Para ahorrar dinero en tu cesta de la compra es muy importante que cada mes hagas un presupuesto en relación a lo que estás dispuesto a emplear en alimentación.

Hay muchas personas que echan a la cesta de la compra productos que no necesitan y que terminan caducando en el fondo del frigorífico. Por eso, márcate un máximo de dinero a gastar, ya sea tu compra semanal o diaria, y procura no salirte de este esquema

Y es que, una cosa es comprar un artículo imprescindible que no recordaste incluir en tu lista de la compra y otra muy distinta verse seducido por las promociones de las estanterías de productos que, por más baratos que te parezcan, realmente no tienes ningún tipo de necesidad.
 

2. Elabora una lista de la compra

Señora comprando galletas en el supermercado
RapidEye/Getty Images

Va un poco ligado al punto anterior. Dentro de esa planificación lo mejor es que te sientes con calma y seas preciso sobre las compras que tienes que hacer.

Ve a la despensa y mira qué te falta exactamente.

Te ayudará a ser más ordenado y es un truco con el que se puede llegar a ahorrar más de un 25% del gasto que tienes cada mes.

La lista te ayudará a comprar exclusivamente lo que necesites dentro del dinero que has presupuestado previamente.

3. Compra productos de temporada

Comprar productos locales puede reducir las emisiones de carbono
Comprar productos locales puede reducir las emisiones de carbono Andreas Rentz/Getty

Es otro de los métodos de ahorro en la cesta de la compra que son fáciles y sencillos de aplicar. Los productos de temporada son siempre más económicos y se encuentran en un mejor momento para ser consumidos.

Un ejemplo claro de esto son las frutas. No es lo mismo comprar fresas en primavera, cuando se desarrolla su maduración por naturaleza, que en otra estación. 

Con todo y con ellos, las épocas más adecuadas tienen variaciones en función de si quieres comprar determinados pescados o carnes.

Para ello, es esencial fijarse bien cuando compras cada uno de ellos, puesto que son menos caros los que son de temporada. 
 

4. Selecciona el supermercado que te ayude a ahorrar más

Mujer compra en un supermercado
97/Getty Images

No es lo mismo comprar en un establecimiento que en otro: la misma cesta nos puede costar mucho más en relación al que decidamos a hacer nuestras compras habituales. Esto es algo de carácter muy personal. Por el contrario, desde el punto de vista financiero no queda ningún margen de duda: hay tiendas más baratas que otras

Si lo que buscas es ahorrar la recomendación es que optes por el que es más económico y no el que tenga una cantidad de ofertas. No hay que confundir las gangas con el ahorro. Son conceptos completamente diferentes. 

Esta es la trampa en la que suelen caer muchos consumidores.

Marcas como Hipercor o Carrefour sacan habitualmente muchas ofertas como gancho y al final se tiende a gastar más dinero. Esto solo te será útil en el supuesto de que justo necesites un determinado tipo de producto que tiene un descuento importante. 
 

5. Elige comprar a granel

El Corte Inglés supermercado
El Corte Inglés

Parece lógico, y lo es, pero todavía mucha gente no tiene en cuenta este consejo para ahorrar en la compra.

Comprar fruta, verdura, carne o pescado, resulta mucho más barato cuando se hace a granel. Las bandejas envasadas siempre elevan el coste del producto y además, en muchas ocasiones, incluyen más cantidad de la que necesitamos realmente. 

Comprando a granel evitas el riesgo de comprar más de lo necesario, por lo que, al final, harás que lo que adquieras no termine en el cubo de la basura.

Esto se nota especialmente en los productos frescos y perecederos, que pueden estropearse antes de que te de tiempo a consumirlos.
 

6. No te fijes solo en el precio del producto, compara cuánto cuesta el kilo

Tendera en un supermercado
Una trabajadora en un supermercado Victoria, del grupo ruso Dixy Group, en Moscú. REUTERS/Maxim Zmeyev

Suele ser un medidor bastante fiable para comprar en diferentes supermercados y ahorrar dinero.

Es necesario fijarse a cuánto está el kilo o el litro de lo que compramos. En las cadenas de alimentación suelen indicar el precio por kilo o por litro en una esquina de ese gran recuadro donde se destaca en el centro el precio del producto y, junto a él, su código de barras.

En este sentido, no siempre el que parece más barato lo es realmente. Un ejemplo sería es que es bastante corriente encontrarse artículos a 0,99 euros y al observar el precio por kilo ver que se establece en 7,50 € y el mismo producto de otra marca a su lado valer 1,20 euros y el precio por kilo fijarse a 6,40 euros. Nada es lo que parece. 
 

Y además